Rehabilitación no castigo; ¿por qué más países deberían seguir el ejemplo de Portugal?

in Noticias · 13-11-2020 01:00:00 · 0 Comentarios

Por Tom Biggart
En lugar de rehuir las drogas, Portugal fue el primer país de Occidente en abordar el tema de frente.

Esta forma de "abordar" se refiere al enfoque único adoptado por Portugal con respecto a las drogas en el año 2000. Si lo miramos 20 años después, la lección portuguesa podría ser aprendida por países de todo el mundo.

Durante años Portugal estuvo estancado económicamente, especialmente en comparación con sus vecinos europeos más cercanos. Además de una economía enferma, Portugal tenía un problema de drogas muy extendido. La heroína, la sustancia en boga de la época, era tan popular que en un momento dado se informó que el 1 por ciento de la población portuguesa la consumía, según Time.com. Esto llevó naturalmente a la propagación del VIH y el SIDA entre los usuarios; y para el 2001 la CIA estimaba que más de 22.000 personas había contraído la enfermedad, según leafly.com.

La heroína se había normalizado en Portugal, y era necesario actuar.

Es en esta oportuna coyuntura que la 'Comisión para la Estrategia Nacional de Control de Drogas', encabezada por el Dr. João Goulão, se pronunció con la Ley 30/2000'. La ley, la primera de este tipo en el mundo occidental, despenalizó todos los estupefacientes, haciendo de Portugal un valiente atípico en Europa.

Crucialmente la ley convirtió la posesión y el uso de drogas de una cuestión criminal a una cuestión de salud pública. Con la ley del 2000, la responsabilidad de tratar con los drogadictos era alejarlos "de las prisiones y los castigos" y empujarlos "hacia los médicos y la curación". El enfoque funcionó, ya que desde la decisión histórica, "el número de heroinómanos... las muertes por sobredosis relacionadas con las drogas y las tasas de VIH han disminuido constantemente". En un intento por aumentar la eficacia de su nueva ley Portugal también invirtió esencialmente la forma en que gastaba su dinero en la lucha contra la drogadicción. Así pues, desde el año 2000, el 10% de los fondos de la policía se han gastado en la aplicación de la ley, y el 90% restante en atención de la salud y tratamiento.

La ley formaba parte de un intento más amplio de dar un giro a la percepción de las drogas. Si se mira hacia atrás hoy en día, se ve el éxito que ha tenido.

La posesión de cantidades personales de cualquier droga, es decir, cualquier cantidad menor para consumir en 10 días, hace que el "poseedor" se presente ante la misma Comisión mencionada anteriormente, en lugar de un tribunal penal. También es importante que esta "Comisión" esté compuesta por un abogado, un psicólogo y un trabajador social. No forma parte del sistema de justicia penal y no tiene nadie con poderes de enjuiciamiento.

Hacer transparente el comercio de drogas también trae consigo una serie de efectos secundarios positivos. Junto con un mercado de drogas "más limpias", de mayor pureza y que no contienen sustancias peligrosas, el control estatal del comercio de drogas hace que el mercado negro sea obsoleto.

Esa legislación progresista también pone efectivamente fin a la violencia relacionada con las drogas.

Hable con cualquier persona en Brasil sobre si la gente puede no estár bajo la influencia de las guerras de drogas en su país, y le llamarán "sonhador" / "soñador". (Partes enormes de las ciudades brasileñas están completamente "gobernadas" por facciones de la droga, que a menudo tienen más poder e influencia que la policía).

Volviendo al Portugal ejemplar, las tasas de infección por VIH y las muertes relacionadas con las drogas han caído en picada desde el año 2000, y el país tiene ahora tanto los niveles más bajos de consumo de drogas como la tasa de mortalidad por drogas más baja de Europa occidental, según un informe de The Independent. En un sentido de salud pública, la ley no podría haber funcionado mejor.

Lo que no debe pasarse por alto es la medida en que el enfoque inconformista de Portugal con respecto a las drogas ha desempeñado un papel en su resurrección como país. Desde la decisión histórica del año 2000, Portugal ha disfrutado de un enorme progreso, tanto social como económico. En términos de turismo, Portugal ha experimentado año tras año un aumento en el número de turistas extranjeros desde 2000, según el INE. Claramente la apertura de la nación y la actitud de aceptación hacia las drogas no ha alejado a los turistas, sino todo lo contrario. En términos económicos, a excepción de los efectos de la crisis financiera mundial que se conocieron a principios de 2010, la economía ha mejorado constantemente desde que Portugal se unió a la UE en los años 80.

Sólo la pandemia mundial de 2020 ha podido frenar esta reactivación.

Por último, el efecto de la ley en las tasas de delincuencia ha sido enormemente positivo. Un "mercado negro" de drogas más insignificante se traduce en que hoy en día hay muchas menos personas detenidas y procesadas por cargos de estupefacientes. Las comparaciones pueden ser inútiles, pero en este caso no se puede dejar de considerar las lecciones que podrían aprender los Estados Unidos en donde están experimentando actualmente la peor crisis de drogas de su historia; y los opiáceos han cobrado hasta ahora más vidas estadounidenses que los conflictos de Vietnam, Iraq y Afganistán juntos, según statista.com.

Parece claro; los EE.UU., y muchos otros países, están pidiendo a gritos un João Goulão. Incluso mientras la devastación de los últimos 7 meses continúa, Portugal puede estar seguro de que ya ha sabido manejar el flajelo de la droga.




Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.