Una compleja combinación de ser irreverente, caprichoso, ingenioso, travieso, humilde, grandioso, poco educado, pero con un maravilloso talento lingüístico, así es como describiría a Peter Alliss.

Hay muchas historias interesantes que forman parte de su carrera, él podía hacer que ver el golf un jueves por la tarde fuera lo más divertido de la televisión.

Por ejemplo, hablando de Carol Vorderman de Countdown, dijo una vez que la estaba viendo y se "excitó" .... 6 letras, nada mal para alguien que dejó la escuela a los 15 años". El maestro del tiempo sabía cuándo decir algo y cuando dejar hacer silencio, mientras sus colegas comentaristas se reían histéricamente en el fondo.

Su entrada en el Salón de la Fama del Golf Mundial es legendaria, estuvo 15 minutos hablando de su vida, el amor y la pérdida de su virginidad.

Fue el bebé más grande que nacido en Inglaterra con 14 libras y 11 onzas, y bromeó al respecto: "mi madre no montó en su bicicleta durante siete meses después del nacimiento". Cuando era adolescente "rayaba en lo bello" según sus palabras, pronunció la frase con humildad y burlándose de sí mismo.

Jugó en ocho Copas Ryder, ganó más de 30 veces en el Tour Europeo, recaudó más de 7.000.000 de libras esterlinas para niños desfavorecidos que necesitaban sillas de ruedas. Un hombre enormemente generoso con su tiempo y un maravilloso amigo del juego.

Los homenajes han llegado de todo el mundo describiendo a este hombre que fue capaz, como dijo Kipling, de "caminar con los reyes y no perder el toque común". Es famoso por tener placas de matrícula personalizadas en su coche que decían "PUT 3" que se referían a su condición de los yips que pusieron fin a su carrera como jugador profesional. La ironía era que estaba en su Rolls Royce.

La gente se reunía por montones para intentar conseguir entradas para "Una audiencia con Alliss", él caminaba por el escenario, se acomodaba en un asiento de cuero y hablaba de golf, vida y humor durante cuatro horas. Rara vez alguien se ha visto más cómodo frente a una audiencia o detrás de un micrófono que el Sr. Alliss.

John Cleese dijo sombre su fallecimiento: "La voz más sana y reconfortante que he oído nunca. Siempre pensé que podría afrontar el fin del mundo si Peter lo comentaba." Tal era su alcance, no estoy seguro de que John Cleese juegue al golf.

Trabajó el mes pasado cubriendo del Masters, falleció a los 89 años. Por alguna razón su humor se volvió un poco más arriesgado después del almuerzo, sus colegas comentaristas lo atribuyeron a un pícaro burdeos que tomaba para arrasar con todo en su plato.

Fue un orgulloso y jocoso británico, recuerdo lo que comentó en el Open cuando se celebró por última vez el Royal St Georges. Las cámaras habían enfocado una enorme tormenta que estaba a punto de llegar por el Canal de la Mancha, él dijo, "Ah bueno, hay buenas y malas noticias, la mala noticia es que viene hacia aquí y va a afectar al torneo, la buena noticia es que los franceses están a cargo actualmente".

Crecí viendo a Peter comentar sobre el golf pro-celebridades, cuando yo era adolescente hambriento de golf. Fue grandioso poder ver a Seve, Trevino, Watson y Crenshaw jugar con celebridades, normalmente en Glen Eagles.

Esencialmente británico, sin duda el mejor comentarista de golf de todos los tiempos, y podría decirse que nadie lo ha superado en ningún otro deporte.

Si quieres recordarlo, sólo tienes que ir a YouTube y ver su discurso en el Salón de la Fama. Valdrán la pena esos 15 minutos de tu tiempo.