Uno de los aspectos más destacados de la exposición "Untie a Torment", que estará abierta al público hasta el 20 de junio, es "Maman", una araña de acero y bronce con patas de unos 10 metros de largo. "Maman" es una de las obras "más representativas" de la carrera de la artista y quizás "la más emblemática" de sus "famosas arañas", según un comunicado del museo.

Según la coorganizadora de la exposición, Paula Fernandes, la araña de acero y bronce, con ocho patas, lleva en su abdomen una "bolsa con 20 huevos en mármol" y es una "oda a su madre", a la que consideraba su mejor amiga y que era tejedora. La obra, que se puede ver en el "parterre" central del Parque Serralves, es una especie de "metáfora de la reparación", ya que teje su techo y lo repara cuando se daña. "Así como la araña protege sus huevos que llevan el abdomen, una madre tiene que proteger a sus hijos", explica el comunicado de prensa, señalando que Louise Bourgeois veía a la araña como un "autorretrato", que construye su propia arquitectura a partir de su cuerpo, de la misma manera que creaba esculturas a partir de su interior psicológico. La exposición está comisariada por la directora del museo de Glenstone, Emily Wei Rales, y cuenta con un total de 32 obras, entre esculturas, textiles, dibujos, libros e instalaciones arquitectónicas.

Una de las instalaciones que el director del Museo de Serralves, Philippe Vergne, destacó fue "La destrucción del padre", 1974. La obra, en la que una cueva está habitada por formas redondas de látex moldeado y sumergido en luz roja, se considera la "primera instalación" de Louise Bourgeois y aborda el "canibalismo", un tema reincidente en la obra de la artista, dice Philipe Vergne. "La escena representa el resultado de una fantasía de la infancia, en la que Bourgeois, con la ayuda de su madre y sus hermanos, se venga de su padre adúltero y tirano, masacrándolo y devorándolo en la mesa durante la cena", explica el comunicado de prensa, refiriéndose al sentimiento de la artista "a menudo traicionado y abandonado por él", dando lugar a "una profunda ira contra su padre y el opresivo patriarcado en sus múltiples formas".”

La exposición "Louise Bourgeois - Untie a Torment" revela experiencias y acontecimientos traumáticos de la infancia de la artista, como la sexualidad, el cuerpo, la muerte y el inconsciente, pero aunque es autobiográfica, la obra de Bourgeois también es capaz de "transmitir emociones universales y la vulnerabilidad de nuestra vida cotidiana", describe el museo, refiriéndose a que sentimientos como el "fracaso", los "miedos", la "envidia" o la "opresión", encuentran en sus obras una "forma física". La exposición fue organizada por la Fundación Serralves y el Museo Glenstone de los Estados Unidos, en colaboración con la Fundación Easton, y coproducida con el Museo y Jardines Voorlinden de los Países Bajos.