Primero, tenemos una transcripción de la llamada telefónica hecha a uno de los oficiales del FSB involucrados en el complot para envenenar al líder de la oposición rusa Alexei Navalny. (El FSB es el sucesor moderno de la KGB, la principal agencia de policía secreta e inteligencia de la era soviética).

El sitio web de investigación Bellingcat localizó los números de teléfono móvil de ocho miembros del equipo del FSB que envenenó a Navalny (la policía secreta rusa aparentemente no puede permitirse ni siquiera teléfonos desechables), y dio dos de ellos al líder disidente, que está convaleciente en Alemania.

Navalny llamó a cada número, fingiendo ser el ayudante de un alto general del FSB tratando de averiguar qué fue lo que falló en el golpe, mientras Bellingcat grababa las llamadas. Uno de los agentes descubrió el engaño de inmediato y colgó, pero el otro, un tal Konstantin Borisovich Kudryavtsev (conocido por sus amigos como "Blockhead"), cayó en la trampa.

Kudryavtsev había sido enviado a Omsk (la escena del crimen) para eliminar los rastros del veneno de la ropa de Navalny antes de que se le enviaran de vuelta a Alemania.

Navalny: "En su opinión, ¿cómo descubrieron todo esto los alemanes?"

Kudryavtsev: "Bueno, ellos involucraron a la Bundeswehr. Tienen químicos militares trabajando allí. Tal vez tengan algún medio de detección".

Navalny: "¿En qué trozo de tela se centró? ¿Qué prenda tenía el mayor factor de riesgo?"

Kudryavtsev: "Los calzoncillos".

N: "¿Los calzoncillos? ¿Quieres decir desde el interior o desde el exterior?"

K: "Estábamos procesando la parte interna. Esto es lo que estábamos haciendo."

N: "Bueno, imagina unos calzoncillos delante de ti. ¿Qué parte procesaste?"

K: "El interior, donde está la ingle."

N: "¿La ingle?"

K: "Bueno, la entrepierna, como la llaman. Hay una especie de costuras allí."

N: "Espera, esto es importante. ¿Quién te dio la orden de procesar la bragueta de los calzoncillos?"

K: "Lo resolvimos por nuestra cuenta. Nos dijeron que trabajáramos en el interior de los calzoncillos."

N: "Espera. Lo estoy escribiendo. OK... ¿Crees que esto fue un error, el método de administración?"

K: "Bueno, esta no es mi decisión."

N: "¿Cuál es tu opinión?"

K: "Esto es lo que mis superiores han decidido, por lo tanto es probablemente correcto. El método es bueno."

N: "Bueno, él sigue vivo. Por lo tanto, no es tan bueno..." Y así sucesivamente.

De lo ridículo a lo sublime: un estudio sobre el valor de las barbas de dos académicos de Texas, Sarah Mittal y David H. Silvera. Fue publicado el mes pasado en el "Journal of Business Research", y el título es (por supuesto) "It Grows on You": Percepciones del personal de ventas/servicio con vello facial'.

El artículo demuestra a entera satisfacción de los autores que los hombres con barba "se perciben como más expertos; además, el aumento de las percepciones de los expertos predice mayores calificaciones de confiabilidad y, por consiguiente, aumenta la probabilidad de compra de los consumidores".

Podría habérselo dicho gratis. Tengo barba desde que tenía 25 años, y esta es una de las columnas más confiables sobre asuntos internacionales en el universo. QED.

Por fin, una ingeniosa forma de frenar la propagación del coronavirus. Debemos esta innovación al traductor jubilado Peter Prowse de Surrey en Inglaterra, quien insta a que ciertos sonidos y letras del alfabeto sean prohibidos durante la pandemia porque al decirlos se proyecta el virus covid-19 mucho más lejos que otros.

Las peores son las consonantes 'plosivas' P, T y C, que cuando se usan al principio de una sílaba pueden lanzar gotas que contienen el virus tres veces más lejos que las consonantes más suaves como la F, la N y la L. Propone que el gobierno comience reemplazando el sonido 'puh' por 'fuh'.

Una vez que la "feofle" se haya acostumbrado a esto, el sonido "tuh" comenzará a ser pronunciado "nuh", y después de un nuevo periodo de nimeo el sonido "cuh" en el arranque de las palabras será reflejado por "luh". Como Flowse se va, toda la "fofulación" tendrá que despellejar su enredo en esto o habrá una gran fusión, por lo que debe haber "henales" para aquellos que no quieran volar.

Fener Flowse admite libremente que tomó la idea de un lomediano francés, pero funciona igual de bien en inglés. El video se puede ver en "YouNube".