La disputa era sobre el territorio, fronteras que fueron trazadas hace casi un siglo por un dictador ruso, Joseph Stalin, y Azerbaiyán había perdido la última guerra y mucha tierra.

Así que los azerbaiyanos gastaron mucho dinero (tienen petróleo), compraron algunas armas clave (aviones teledirigidos baratos construidos por los turcos) y recuperaron la mayor parte de la tierra. Costo humano: alrededor de 5.000 muertos en ambos lados, y un gran número de refugiados. Pero al menos se trataba de algo real.

Ahora el Reino Unido está dispuesto a comprar algunos de esos drones turcos TB-2, porque son muy baratos (1-2 millones de dólares por copia), y son muy buenos para eliminar tanques. Armenia perdió 224 tanques; Azerbaiyán perdió 36. Pero, ¿de quiénes son los tanques que Gran Bretaña planea eliminar? ¿Los de Rusia?

Son 2.500 km. de Londres a Moscú, y la mayoría de los países que se encuentran en medio forman parte de la misma alianza de la OTAN a la que pertenece el Reino Unido. Los países de la OTAN tienen seis veces la población de Rusia y diez veces el PIB, y por cierto, no hay disputas territoriales entre los países de la OTAN y Rusia. ¿A qué están jugando todos ellos?

Se puede ver la misma irracionalidad en la actual disputa por el grado de armamento entre el Congreso de los EE.UU. y la Casa Blanca sobre el presupuesto de defensa del próximo año. Es de 740.000 millones de dólares, o 2.235 dólares por cada hombre, mujer o niño americano.

Es más que los presupuestos de defensa de los diez países con mayores gastos combinados, aunque no hay pruebas de que el gobierno estadounidense tema un ataque simultáneo de Rusia, China, India, Alemania, Francia, el Reino Unido, Brasil, Arabia Saudita, Japón y Corea del Sur.

De hecho, ninguna de esas capitales nacionales está a menos de 5.000 km. de los Estados Unidos, y la mayor parte de la distancia en todos los casos es mar abierto. Sólo México y Canadá son físicamente capaces de invadir los Estados Unidos, y podrían ser detenidos con unas pocas palabras duras, o en el peor de los casos por la patrulla de carreteras.

¿Pero qué pasa con las armas nucleares? No tenemos tiempo para entrar en la filosofía arcana de la disuasión nuclear, y luchar en una guerra nuclear sería en realidad un suicidio nacional, así que vamos a ignorar todo el establecimiento nuclear de los Estados Unidos. El material nuclear en el presupuesto de defensa de EE.UU. cuesta 98 mil millones de dólares, así que ¿cómo justifica los otros 642 mil millones de dólares?

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, explicó que el controvertido proyecto de ley de créditos de defensa "cimentará nuestra ventaja en los mares, la tierra, el aire, el ciberespacio y el espacio", pero hay que preguntarse: ¿una ventaja que permita a los Estados Unidos hacer qué?

¿Quedarse en Afganistán otro año? Los Estados Unidos no pudieron ganar allí en diecinueve años, pero sólo un año más hará el cambio? ¿Detener a China de militarizar algunos arrecifes en el Mar de la China Meridional? Bueno, no tanto disuadir a los chinos (porque las pistas de aterrizaje van adelante en esos arrecifes, China también está jugando el "Gran Juego"), como acosarlos y molestarlos por ello.

Se puede ver por qué Armenia y Azerbaiyán gastan dinero preparándose para la guerra, pero para las grandes potencias es una tontería. No tienen disputas por las que valga la pena ir a la guerra, y la conquista de cualquiera de ellas ha sido imposible desde la llegada de las armas nucleares hace 75 años. ¿Por qué siguen haciéndolo?

Existe el "complejo militar-industrial" en todos los países desarrollados, por supuesto: millones de empleos y miles de millones de beneficios. Pero eso todavía depende de la percepción de la amenaza, incluso si la amenaza no existe realmente. Lo que realmente hace que esta tontería sea plausible es una mentalidad muy antigua.

En la década de 1960 un antropólogo estadounidense, Napoleón Chagnon, fue a la Amazonia brasileña para estudiar a los yanomamos, unos 25.000 "horticultores" (agricultura de tala y quema más la caza) que vivían en muchas aldeas de alrededor de un centenar de personas cada una. Cada aldea era absolutamente independiente, completamente responsable de su propia supervivencia, y siempre potencialmente en guerra con todas las demás aldeas.

Había suficiente tierra y comida para todos ellos, y no se ganaba nada con la apropiación de más territorio. De hecho, dejaron enormes zonas de amortiguación entre las aldeas para desalentar las incursiones.

Invitaron a otras aldeas a fiestas, se casaron entre sí, comerciaron entre ellas, hicieron complicadas alianzas, todo para reducir el riesgo de las crónicas y devastadoras guerras que podrían aniquilar aldeas enteras. Y aún así las guerras ocurrieron.

Así que la única seguridad estaba en estar fuertemente armado e implacablemente listo para tomar venganza, aunque realmente no había nada en juego por lo que valiera la pena luchar. Disuasión, en otras palabras.

Es exactamente lo mismo para las grandes potencias de hoy, aunque los ministros de guerra y los secretarios de estado de defensa ya no llevan plumas en el pelo y huesos en la nariz. Excepto en ocasiones de Estado, por supuesto.