Los chiffchaffs son un amplio grupo de currucas, todos de plumaje bastante similar, siendo principalmente de color marrón oliva sin marcas evidentes y de patas oscuras. Están presentes en varios "sabores" en toda Europa y el norte de Asia en hábitats de bosques y formas estrechamente relacionadas también se reproducen en las Islas Canarias. El nombre es onomatopéyico, pero el clásico "chiff-chiff-chaff" es pronunciado sólo por las formas del norte.

En Portugal tenemos una especie separada, el Chiffchaff ibérico, que es un visitante de verano y tiene una canción muy diferente: una serie de "chaffs" seguidas de un par de "sweets" altos y un trino corto y rápido. Un pájaro excéntrico en el valle debajo de mi casa acaba de producir una larga serie de "chaffs"... ¡diecisiete contadas en una sola ocasión! En la temporada de cría muestra más amarillo en las partes inferiores que su pariente del norte y tiene patas de color rojo oscuro, por lo que está entre el Chiffchaff y el Willow Warbler de patas pálidas, un migrante común, en apariencia general.

El área de reproducción del chiffchaff común se extiende tan lejos como el norte de España y la especie se ha reproducido en el extremo noreste de Portugal. Las aves cantoras a veces se escuchan en otros lugares en verano, pero pueden estar desparejadas. Es uno de los visitantes invernales más numerosos de Portugal, y se encuentra en una amplia gama de hábitats, desde bosques, matorrales y jardines hasta praderas y pantanos, donde a veces se le puede ver en bandadas considerables. Menos arbóreo que la mayoría de los "carricerines" verdes, el Chiffchaff a menudo se alimenta en el suelo o en la vegetación baja, pero también toma insectos atraídos por los eucaliptos de floración tardía. Los migrantes del norte llegan en octubre y, aunque los pájaros cantan ocasionalmente en invierno, el sonido que se escucha con más frecuencia es un simple "pweet" de contacto.

Una forma más gris del noreste de Europa con un patrón facial más pronunciado también llega a Iberia en menor número. Tiene un llamado "weeet" monosilábico más fuerte que es muy similar al emitido por dos formas siberianas (a veces consideradas como una especie separada). Estos también pueden estar como vagabundos en el suroeste de Europa. Una de estas últimas tiene una barra alar estrecha y pálida, que ayuda a la identificación en el campo, pero la determinación de estas sutiles variantes es mejor dejarla a los ornitólogos experimentados que atrapan aves para anillarlas.

Alan Vittery