Este valor (a precios corrientes) se refiere a la primera entrega de esta reserva post-Brexit, cuya distribución aún debe ser aprobada por los Estados miembros y el Parlamento Europeo.

Tras el anuncio de la creación de esta reserva el pasado mes de diciembre, la Comisaria Europea de Cohesión y Reformas, la portuguesa Elisa Ferreira, viene a precisar los importes asignados a cada país.

En una publicación en Twitter, la comisaria europea habla de una reserva de adaptación de unos 5.000 millones de euros para el total de los 27 Estados miembros, que tiene como objetivo "apoyar a los países, regiones y sectores más afectados".

Según el documento, se espera que este año se paguen unos 4.245 millones de euros a precios corrientes (4.000 millones de euros a precios constantes) y que los 1.100 millones de euros restantes (1.000 millones de euros a precios constantes) se distribuyan en 2024.

También sobre la base de este cuadro publicado en Internet, Irlanda y los Países Bajos deberían ser los principales beneficiarios de la reserva de adaptación, en una lista que también encabezan Alemania, Francia y Bélgica.

Al igual que Portugal, en este primer plazo, se espera que Irlanda reciba 1.052 millones de euros, los Países Bajos 757,4 millones de euros, Alemania 455,4 millones de euros, Francia 420,8 millones de euros y Bélgica 324,1 millones de euros.

En la propuesta presentada a finales de diciembre, la Comisión Europea declaró que la asignación de fondos tendría en cuenta "la importancia del comercio con el Reino Unido y la importancia de la pesca en la zona económica exclusiva del Reino Unido".

El acuerdo posterior a Brexit entre la UE y el Reino Unido, que entró en vigor el 1º de enero de 2021, permite a ambos seguir negociando sin cuotas ni aranceles.