Por qué ahora es el momento perfecto para hacer tu propia mermelada

Por PA/TPN, in Estilo de Vida, Comida y Vinos · 29-01-2021 01:00:00 · 0 Comentarios

¿Has hecho alguna vez tu propia mermelada? Ella Walker acepta el reto por primera vez y descubre que es un placer nostálgico y relajante.

Hay que reconocer que la mermelada no es del gusto de todos. Demasiado amarga, demasiado grumosa, demasiado masticable, demasiado astringente. Podría decirse que Paddington tiene bastante que responder.

Él (y su creador, Michael Bond), como Winnie the Pooh, A. A. Milne y la miel antes que él, hicieron que el producto pareciera mágico, esencial y delicioso. Sacaba un sándwich tras otro de debajo de su sombrero rojo, haciéndonos desear un bocado. Pero muchos niños han mordido uno de esos bocadillos y se han sentido traicionados por el oso de Perú.

A menudo, como me ocurrió a mí, la amarga atracción empieza a tener sentido, e incluso entonces, es un gran obstáculo al principio pasar de la mantequilla de cacahuete y la mermelada, o (horror) la Nutella, al lodo ámbar de la mermelada (una gruesa rebanada de mantequilla real entre el pan y la conserva ayuda definitivamente a mantener el hábito).

Así que este mes de enero, en plena temporada de naranjas de Sevilla (de diciembre a febrero), decidí que era el momento de preparar un lote yo misma.

Se podría pensar que es relativamente sencillo: elegir una receta, hervir algunas naranjas y meterlas en tarros. Pero una vez que empiezas a leer sobre la mermelada y a comparar recetas, y luego a compararlas con tu propia idea (muy específica) de lo que debería ser la mermelada, todo el proceso se vuelve un soplo de nostalgia, investigación y esperanza.

Sin embargo, la esencia es siempre la misma: 1,5 kg de naranjas de Sevilla, dos limones, 2 kg de azúcar granulada, un gran chorro de agua y mucha paciencia, para terminar con seis u ocho tarros de oro líquido.

Algunos utilizan el método de la fruta entera (las naranjas se cuecen enteras antes de trocearlas), mientras que otros desmenuzan la piel y la médula minuciosamente a mano (esto resulta ser muy concienzudo). Algunos dejan reposar las naranjas durante toda la noche, otros no tienen paciencia (entre ellos, yo) y siguen adelante en un solo día.

Sin embargo, una vez que se ha conseguido una enorme cacerola de naranja fundida y se ha decantado en esos tarros, el orgullo y la sensación de logro es otra cosa. La alquimia de la conservación y la mermelada tiene esa extraña capacidad de cargar la memoria.

Comer mermelada es una cosa fácil, pero tener el tiempo, la energía y los ingredientes para hacer la tuya propia es un privilegio, si puedes, hazlo. Paddington siempre tuvo la idea correcta.

Receta de mermelada de Home Cookery Year por Claire Thomson
Ingredientes:
(Hace 2,5kg)
900g de naranjas de Sevilla
3 limones
2kg de azúcar granulada
Método:
1. Poner las naranjas y los limones en una cacerola grande y verter dos litros de agua. Llevar a ebullición a fuego fuerte, luego reducir el fuego y cocer a fuego lento durante dos horas. Retirar del fuego y dejar reposar la fruta en el líquido de la cacerola durante al menos seis horas, o toda la noche.
3. Retirar las frutas, dejando el líquido en la olla, y partirlas por la mitad, sacando la pulpa y las pepitas y reservándolas en un bol. Picar las pieles de naranja y limón como se quiera, en tiras gordas o finas.
4. Atar bien la pulpa y las pepitas de la fruta en una tela de queso o muselina (o utilizar cualquier tela limpia). Añadir el azúcar y las pieles picadas a la cacerola con el líquido, junto con el paño atado con la pulpa y las pepitas. Llevar el cazo a ebullición rápida a fuego fuerte, tener cuidado de que hierva de forma volcánica, así que se debe estar atento, y luego hervir de forma constante hasta que la mermelada alcance el punto mágico de ajuste de 105°C/221°F. Cuando alcance esta temperatura, hervir la mermelada durante un minuto más.
5. Retirar el cazo del fuego y deje que la mermelada repose y se asiente durante al menos 30 minutos antes de introducirla con una cuchara en tarros limpios y esterilizados y cerrarlos herméticamente. La mermelada puede durar hasta un año o más.

Receta de budín de pan y mantequilla con mermelada
Ingredientes:
(para 4-6 personas)
6 rebanadas de pan blanco, cortadas de una barra grande
75g de mantequilla, lo suficientemente blanda como para extenderla
3 cucharadas (colmadas) de mermelada de naranja
3 huevos grandes
500ml de leche

50g de azúcar en polvo
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharadas de azúcar demerara
Método:
1. Precalentar el horno a 180 grados C/Gas mark 4
2. Unte tres rebanadas de pan con mantequilla, luego con mermelada y cubra con las otras tres rebanadas. Untar cada sándwich con un poco de mantequilla y cortar cada uno en cuatro.
3. Colocar los cuadrados, con la mantequilla hacia arriba, ligeramente superpuestos, en una fuente de horno untada con mantequilla.
4. Batir los huevos, la leche, el azúcar glas y el extracto de vainilla y verterlos sobre la fuente. Dejar reposar durante media hora para que la mezcla se absorba.
5. Espolvorear el azúcar sobre la superficie.
6. Hornear durante unos 45 minutos, hasta que esté hinchado y la parte superior esté dorada.
7. Servir con nata o helado.

Pastel de ron y mermelada de Citrus por Catherine Phipps
Ingredientes:
(Para 10-12 personas)
175g más 1 cucharadita de mantequilla, ablandada, más una cantidad extra para engrasar
100g de pasas
100ml/ 7 cucharadas de ron
175g de harina de espelta integral
2 cucharaditas de levadura en polvo
1 cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de especias mixtas molidas
175g más 2 cucharadas de azúcar muscovado oscuro
Ralladura fina de 1 lima
150g de mermelada
50g de jengibre de tallo finamente picado
3 huevos
Para el glaseado:
2 cucharadas de mermelada
1 cucharada de ron (opcional)
Método:
1. Precalentar el horno a 180°C/350°F/marca 4. Untar con mantequilla y forrar un molde para pan de 1 kg.
2. Poner las pasas en un cazo pequeño y añadir el ron. Llevar a ebullición, retirar inmediatamente del fuego y dejar reposar mientras se prepara el resto del pastel.
3. Poner la harina en un bol con la levadura en polvo y las especias. Batir para combinar y eliminar los grumos. Batir la mantequilla y el azúcar en otro bol con la ralladura de lima hasta que estén muy suaves y tengan el color del caramelo. Se bate la mermelada y el jengibre y se añaden los huevos de uno en uno, añadiendo un par de cucharadas de la mezcla de harina en cada adición. Incorporar las pasas con ron y el líquido que no se haya absorbido. Colocar la mezcla en el molde preparado y hornear durante una hora aproximadamente, hasta que haya subido bien y esté bien dorado.
4. Para el glaseado, derretir la mermelada y el ron, si se utiliza, en un cazo pequeño y pincelar sobre el pastel mientras está caliente. Dejar enfriar en el molde. Si se puede, envolverlo y dejarlo durante un par de días, y será mucho mejor.




Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.