El planeta "4 R" de A Rocha

Por Jake Cleaver, in Renature, Noticias · 12-02-2021 01:00:00 · 0 Comentarios

¿Cómo puede algo desechable estar hecho de algo indestructible?

Esta es la frase que se me quedó grabada después de asistir a una llamada Zoom entre la rama portuguesa de la asociación medioambiental cristiana A Rocha y la Capellanía Anglicana de San Vicente en el Algarve a finales del mes pasado.

La videollamada contó con la participación de más de 100 personas de todo el mundo y fue creada para difundir el proyecto "Febrero sin plástico" de A Rocha. La celebración del evento en este mes coincide perfectamente con la tradición cristiana de renunciar a algo durante la Cuaresma, y tengo que decir que me parece una idea excelente, ya que no sólo estás haciendo algo que beneficia al planeta, sino que además puedes comer chocolate. Yo sé a qué prefiero renunciar.

El evento comenzó con un vídeo de David Attenborough, y luego Chris Wells (el guardián de la congregación de la Iglesia de San Vicente en Praia da Luz) tomó el relevo y dirigió los procedimientos. Escuchamos a varios oradores de A Rocha, como Robert Sluka, Marcial Felgueiras y la coordinadora de educación medioambiental de A Rocha, Isabel Soares, sobre el problema del plástico y cómo la basura está empezando a invadir rápidamente nuestro perfecto planeta. Un momento destacado de la velada fue cuando el reverendo Reid Hamilton nos dio una serenata con una versión de la canción de Joni Mitchell "Big Yellow Taxi", cantando "pavimentaron el paraíso para poner un aparcamiento", lo cual fue especialmente conmovedor después de todo lo que habíamos hablado esa noche sobre el "paraíso perdido". A continuación, se abrió el turno de preguntas y respuestas.

Aquella noche aprendí algunos hechos solemnes que me hicieron reflexionar. Por ejemplo, el plástico sólo se inventó hace unos 100 años y desde entonces la cantidad de plástico producido ha aumentado exponencialmente y no muestra signos de desaceleración. Ya en este siglo se ha producido más plástico que en el siglo pasado. No es de extrañar. El plástico es barato, estéril y cómodo: evita que los alimentos se estropeen, facilita la fontanería y aligera el peso de los coches, además de una infinidad de usos útiles. Ha sido una solución milagrosa para muchos de nuestros problemas, pero se nos ha ido de las manos. El problema es que es muy duradero y nunca desaparece, y aunque pensemos que está "fuera de la vista, fuera de la mente", cada pieza de plástico que se ha fabricado sigue existiendo en algún lugar de una forma u otra.

Es como explicó uno de los ponentes, el reverendo Dave Bookless, que espero me perdone por encontrarlo divertido, tiene de hecho "un libro" llamado "Dios no hace residuos": Dios hizo todas sus creaciones "infinitamente reciclables", pero a diferencia de los animales y las plantas, que se descomponen y vuelven a la tierra, el plástico no se "descompone", sino que se "rompe".

La mayor parte del mundo es azul e inevitablemente la mayor parte del plástico llega a nuestros océanos, y Chris Wells llamó la atención de todos sobre un estudio que estima que para el año 2050 habrá más plástico en el océano que peces. Es un pensamiento aterrador, e inevitablemente ambos se enredarán. Esto ocurre con frecuencia, y seguro que todos hemos visto esas terribles imágenes de aves marinas con plástico enrollado en el pico. Pero no es sólo eso: significa que todo el mundo empezará a convertirse en "parte de plástico". Las ballenas, por ejemplo, recogen masas de este material pensando que es krill, y ¿cómo se puede esperar que una pobre tortuga marina sospeche que una bolsa de plástico flotante no es otra cosa que una deliciosa medusa?) La abundancia de basura hace que sea muy probable que los animales marinos la ingieran por error, y como es imposible de digerir, se queda en su estómago para siempre, a veces sin dejar espacio para ningún alimento real y mueren de hambre.

Ni siquiera nosotros podemos escapar de "convertirnos en plástico". Como dijo el reverendo Bookless antes, "el plástico no se descompone, se rompe", y los océanos también están llenos de pequeños trozos de lo que se llama 'microplásticos'. Los microplásticos son el resultado de cosas como las botellas de agua que están constantemente expuestas a la luz solar mientras flotan sin cesar en la superficie del océano, la radiación UV hace que se desprendan estos hilos de plástico casi invisibles. Pequeñas cosas como el zooplancton se comen estos trozos de plástico, los peces pequeños se comen el zooplancton y, por supuesto, los peces grandes se comen a los pequeños. Así, el plástico sube por la cadena alimentaria y llega a nuestros platos.

El reverendo Bookless dejó claro que el plástico no es intrínsecamente malo, sino que, como la mayoría de las tecnologías revolucionarias, el problema es cómo lo usamos. El verdadero problema son los plásticos de un solo uso y aquí es donde volvemos a esa frase asesina: "¿Cómo puede algo desechable estar hecho de algo indestructible?". Por eso, A Rocha anima a la gente a participar en este reto y a intentar no utilizar plásticos este febrero. Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo, ya que la mayoría de las cosas de los supermercados están envueltas en plástico de una forma u otra, por lo que también animan a la gente a documentar sus esfuerzos, ya sea en vídeo o simplemente escribiéndolos y enviándolos a: portugal@arocha.org. De este modo, pueden ver las dificultades con las que se encuentra la gente, hacer una lluvia de ideas y difundir las posibles soluciones.

Los principales consejos de A Rocha para superar el mes incluyen no sólo llevar tus propias bolsas para la compra en general, sino ir un paso más allá y llevar también tus propias bolsas de tela para las verduras y el pan. También dicen que hay que evitar los dobles envases (es decir, cosas como las galletas que están envueltas en plástico dos veces), intentar comprar detergentes multiusos y, por supuesto, comprar productos en vidrio siempre que sea posible.

Un documental que nos recomendaron ver en Netflix, titulado "El océano de plástico", terminaba diciendo: "Conocer el problema es el primer paso, del conocimiento surge el cuidado y del cuidado surge el cambio". Al fin y al cabo, los seres humanos somos bastante inteligentes cuando juntamos nuestras cabezas, así que es estupendo que todos hablemos del problema. Todo puede parecer bastante abrumador cuando se observa la magnitud de la contaminación por plásticos, y uno se pregunta qué podría hacer el "pequeño y viejo yo" para marcar la diferencia. Pero justo cuando la llamada de Zoom estaba llegando a su fin, una señora nos recordó otra gran frase: "Es sólo una pajita de plástico, dijeron 8.000 millones de personas". Lo único que podemos hacer es cambiar nosotros mismos, y si todos ponemos nuestro granito de arena, quién sabe lo que puede pasar.

A lo largo de la reunión se habló mucho de las famosas 3 R: "Reducir, reutilizar y reciclar", pero también hubo una cuarta que no había oído antes: "rechazar". Obviamente, es importante intentar presionar al gobierno y a las grandes empresas para que dejen de producir tanto plástico sin sentido. Pero, al fin y al cabo, sólo producen lo que creen que "nosotros" queremos, y si nosotros, los consumidores, dejamos de comprarlo, sería un buen punto de partida.



Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.