En una declaración al país, desde el Palacio de Belém, en Lisboa, tras renovar el estado de emergencia hasta el 1 de marzo, Marcelo Rebelo de Sousa dijo que en las últimas dos semanas se han producido "noticias ocasionales de favoritismo en el suministro de vacunas".

Según el jefe de Estado, los portugueses también deben saber que "los responsables de favoritismo en el suministro de vacunas serán castigados".

Marcelo Rebelo de Sousa también se refirió a la ayuda de la Unión Europea en esta coyuntura de la pandemia del covid-19, afirmando que este asunto genera "sentimientos divididos".