Hoy (26 de febrero), en Portimão, el tribunal escuchó el testimonio de Maria Malveiro ante el juez de instrucción.

En su testimonio dijo que el crimen tuvo lugar tras un intento de abuso sexual por parte de Diogo, meses antes del asesinato que se cometió el 20 de marzo.

La acusada dijo que la idea inicial era vengarse de la supuesta tentativa de abuso sexual, pero que no era su intención que la situación acabara en homicidio. La acusada admite que quería humillar a la víctima, pero negó que el asesinato fuera premeditado.

Sin embargo, confirma que la otra acusada, Mariana, no tenía ninguna relación con la víctima y desconocía el supuesto intento de violación.

Además, admite haber tirado el cuerpo en Sagres y Tavira, con la ayuda de Mariana, quien, sin embargo, afirmó que se limitó a conducir el vehículo alternativamente con María y a actuar como vigía mientras ésta se deshacía del cuerpo descuartizado.

María también declaró que el motivo del crimen no estaba relacionado con la indemnización de 70.000 euros que recibió la víctima por la muerte de su madre, que había recibido en febrero.

Las dos acusadas, comparecieron juntas en el juzgado, pero no se miraron durante todo el proceso.

El 24 de febrero, Mariana declaró que María, su ahora ex novia, había sido la autora del crimen y que Marinana, la había seguido en el crimen por amor ciego.

El juicio continúa esta tarde.