Primero tendrían que encerrar a Bolsonaro porque se niega rotundamente a hacer cualquier tipo de encierro. También considera que las vacunas son una mariconada y no apoyará un programa nacional para vacunar a la población. Algunos gobernadores estatales están tratando de comprar vacunas para sus propias poblaciones locales, pero él los reprende públicamente como cobardes por preocuparse por "una pequeña gripe".

Bolsonaro es Donald Trump con zancos, y es en gran parte responsable de la altísima tasa de mortalidad de Brasil por el Covid-19: más de un cuarto de millón de muertos. Estados Unidos sigue a la cabeza con medio millón de muertes - 1.600 por millón frente a los 1.250 por millón de Brasil - pero la tasa de mortalidad por Covid de Estados Unidos está descendiendo rápidamente desde que el presidente Biden asumió el cargo, mientras que la de Brasil sigue disparándose.

Como la tasa de infección de Brasil es tan alta, es una olla a presión ideal para nuevas y a veces más peligrosas versiones del coronavirus. Ya cuenta con dos "variantes" preocupantes. La más reciente y preocupante, la P.1, surgió probablemente en Manaos, y ahora está extendida por toda la Amazonia brasileña.

La P.1 también está empezando a extenderse por el resto del mundo. Recientemente, seis casos bajaron del mismo avión procedente de Brasil en Londres, lo que provocó un susto nacional hasta que fueron localizados. Lo que hace que sea tan aterrador es que se propaga dos veces más rápido que las versiones anteriores de Covid, y parece que puede reinfectar a personas que ya han tenido Covid una vez.

Si puede hacer eso, probablemente también pueda burlar la inmunidad que confieren las vacunas existentes. Todavía no hay pruebas de la "propagación comunitaria" de P.1 en otros países -es decir, de infecciones que se transmiten entre personas locales que no han viajado al extranjero-, pero es sólo cuestión de tiempo a menos que la gente deje de viajar hacia y desde Brasil.

¿Y qué dice Jair Bolsonaro? El jueves pasado, cuando Brasil registró el mayor número de muertes por Covid, dijo: "Dejen de quejarse. ¿Cuánto tiempo vas a seguir llorando por ello? ¿Cuánto tiempo más se quedarán en casa y cerrarán todo? Ya no hay quien lo aguante. Lamentamos las muertes, pero necesitamos una solución".

Y su "solución" es ser hombre, aceptar medio millón o incluso un millón de muertes - e

imponer esa solución a todos los demás en el mundo también, porque ciertamente no va a cerrar los viajes al extranjero.

No se puede razonar con Bolsonaro, y no se puede esperar realmente que los brasileños lo destituyan. Al igual que la mayoría estadounidense sensata bajo Trump, prefieren aguantar las meteduras de pata y los crímenes del loco hasta el final de su mandato que usar la fuerza contra él y destrozar la Constitución. Pero si el P.1 se extiende, eso podría significar que todos los demás en el mundo tengan bloqueos hasta el final del año por lo menos.

Nadie va a invadir Brasil para destituir a Bolsonaro, aunque éste supone una gran amenaza muy real. Pero lo que sí pueden hacer todos los demás es poner a Brasil en cuarentena. Ninguna ley nacional o internacional impide que otros países prohíban que los vuelos que salen de Brasil aterricen en su territorio. Así que háganlo. Ahora. Sin excepciones.

Afortunadamente, hay muy pocas rutas de carretera muy transitadas que salgan de Brasil, y los vecinos del país tienen todos los incentivos para cerrarlas. El comercio marítimo podría continuar, siempre y cuando todos los barcos que salgan de Brasil pasen al menos dos semanas en el mar antes de hacer escala en otro puerto (o más, si alguna tripulación desarrolla síntomas de Covid).

Incluso podría permitirse la carga aérea, especialmente si los gobernadores de los estados pueden comprar algunas vacunas en el extranjero, siempre que no se permita la entrada de pasajeros y la tripulación esté estrictamente en cuarentena en ambos extremos del vuelo. Nadie quiere castigar a los brasileños, que ya están sufriendo mucho con Bolsonaro. Simplemente no queremos que mate también a nuestros padres.

¿Cuánto debería durar la cuarentena? Al menos hasta que comprendamos la amenaza real de la P.1 y otras variantes emergentes brasileñas, hayamos desarrollado vacunas que funcionen contra ellas y hayamos tenido tiempo de inocular a nuestras propias poblaciones en otros lugares. Así que al menos hasta finales de año, pero bastante más si los brasileños no consiguen controlar su propia tasa de infección.

Está empezando a surgir un debate legítimo sobre si debemos tratar de erradicar este coronavirus por completo (como el SARS y el MERS) o simplemente aspirar a la "contención" a largo plazo (como la gripe). No se trata de eso. Se trata de evitar una escalada mortal del peligro. El mundo puede hacer esto con bastante facilidad, si así lo decide, y Bolsonaro no recibe ningún voto.