El viernes pasado, el sucesor de la OTAN apareció tímidamente en el escenario a través de un sistema de zoom.

Se llama Diálogo Cuadrilateral de Seguridad, la "Cuadrilateral", para abreviar. Pretende ser para China lo que la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) era para la antigua Unión Soviética: una alianza para disuadir y contener al "régimen del mal", ahora ubicado en Pekín, hasta que finalmente se derrumbe.

Los cuatro principales de la Cuadrilateral son países que han combatido a China en los últimos 75 años: Estados Unidos y Australia (en la Guerra de Corea), Japón (antes y durante la Segunda Guerra Mundial) e India (guerras fronterizas esporádicas).

Fue el militarista primer ministro japonés Shinzo Abe quien propuso originalmente la Quad 1.0 en 2007, pero los nuevos dirigentes australianos, estadounidenses y japoneses la archivaron en 2008. Donald Trump la relanzó como parte de su política antichina en 2017, y esta vez los otros antiguos protagonistas también se apuntaron a ella. Joe Biden acaba de avisar de que también está a bordo del Quad 2.0.

La mayoría de los "sospechosos habituales" (los otros miembros de la OTAN) también quieren unirse al equipo como jugadores, o al menos como sustitutos: un buque de guerra canadiense navegó por el estrecho de Taiwán en enero, y Gran Bretaña, Francia, Alemania y los Países Bajos desplegarán buques de guerra en la región del Indo-Pacífico a finales de año.

¿Se está preparando realmente la "OTAN en Asia" para otra guerra fría de décadas y/o una posible guerra caliente? Todas las potencias con armas nucleares, excepto Israel y quizás Rusia, participarían en esta confrontación, y hay muchos más puntos potenciales de inflamación en la región de Asia-Pacífico de los que había en Europa.

Esta nueva alianza proporcionará empleo a una generación de profesionales militares en muchos países y una justificación estratégica para verter dinero en sus industrias armamentísticas. Pero lo que lo impulsa no son sólo las habituales y exageradas "evaluaciones de amenaza" de los militares.

No hay absolutamente ninguna prueba de que China planee invadir ningún lugar (excepto Taiwán, que todos los miembros de la Cuadrilateral reconocen que es técnicamente parte de China). De hecho, aparte de pequeños enfrentamientos fronterizos, ningún régimen chino, comunista o no, ha invadido ningún lugar durante siglos. Entonces, ¿por qué preocuparse?

Hay algo más antiguo y profundo en juego. Se trata de la antigua estrategia de "equilibrio de poder" que apareció entre las ciudades-estado sumerias hacia el año 2500 a.C., y que ha dominado la política internacional durante la mayor parte del tiempo desde entonces.

Todas las grandes potencias de una región determinada (Mesopotamia hace 3.500 años), o de un continente (Europa hace 350 años) o incluso del mundo entero (la OTAN frente a la Unión Soviética hace 35 años) ven a cualquier otra gran potencia como un enemigo potencial. Y la historia enseña que el amigo de hoy puede ser el enemigo de mañana, por lo que siempre hay que ser más fuerte.

En particular, los países se preocupan por una gran potencia emergente que pueda ser lo suficientemente grande como para alterar todo el carro de manzanas -España en el siglo XVII, Francia en el XVIII, Gran Bretaña en el XIX, Alemania a principios del siglo XX, Rusia a finales del XX- y establecen alianzas contra ella.

Estos acuerdos han terminado normalmente en grandes guerras, pero recientemente no tanto: cuarenta años de Guerra Fría contra la Unión Soviética terminaron sin una "guerra mundial". Ahora, la creciente fuerza de China es lo suficientemente grande como para poner la rueda en movimiento de nuevo, y su comportamiento tendría que ser totalmente santo para evitar que los demás se unan a ella de la forma acostumbrada.

Hay aspectos del régimen comunista chino que son realmente "malvados": su comportamiento hacia las minorías étnicas en Xinjiang y el Tíbet, por ejemplo, y de hecho hacia los disidentes entre su propio pueblo chino. El incumplimiento de los tratados en Hong Kong y la construcción de bases militares en islas disputadas en el Mar de China Meridional, desafiando el derecho internacional, tampoco son "medidas de confianza".

Pero esta alianza cuádruple no es necesaria. Es tan inverosímil creer que China vaya a invadir algún país más allá de sus fronteras ahora (excepto Taiwán, por supuesto) como lo era pensar que la Unión Soviética hubiera considerado seriamente invadir Alemania Occidental. La Cuadrilateral es una pérdida de tiempo y recursos, y (dadas las armas nucleares con muchos detonantes) un riesgo innecesario.

Sin embargo, un pensamiento de escalera. ¿Son los asesores de Biden lo suficientemente astutos como para darse cuenta de que (a) China, bajo la gestión actual, acabará invadiendo Taiwán y está destinada a ganar; (b) que sería suicidamente peligroso que Estados Unidos interviniera; y (c) que todos los aliados actuales y futuros de Estados Unidos piensan lo mismo?

En ese caso, su verdadero objetivo podría ser repartir la culpa: preferirían ser uno más del grupo de la Cuadrilateral que abandona a Taiwán, en lugar de cargar con la culpa en solitario...
Pero sospecho que no son tan listos.