Tras una prolongada ausencia, vuelve la tradición, aunque ahora se trata de una amenaza china en el Pacífico, no de una amenaza rusa en el Caribe. La semana pasada, el almirante Philip Davidson, de la Marina estadounidense, declaró ante el Comité de Servicios Armados del Senado que los chinos se están preparando para invadir Taiwán en los próximos seis años.

"Me preocupa que estén acelerando sus ambiciones para suplantar a EE.UU. y nuestro papel de liderazgo en el orden internacional basado en normas... para 2050", dijo el almirante. "Taiwán es una de sus ambiciones antes de eso, y creo que la amenaza se manifiesta durante esta década, de hecho, en los próximos seis años".

Guerra con China en 2027, pues. Y como la Armada estadounidense no podría detener una invasión anfibia china de Taiwán sólo con armas convencionales -está demasiado lejos de Estados Unidos, demasiado cerca de China, y China tiene muchos misiles que matan barcos-, tendría que ser necesariamente una guerra nuclear.

El almirante Davidson no entró en esos incómodos detalles, por supuesto. Sólo trataba de asustar a los senadores para que dieran más barcos a la Marina. Y no podía competir con el general Lord Richards, antiguo jefe de las fuerzas armadas británicas, que salió a batear el fin de semana para argumentar en contra de los recortes en el ejército británico (que se redujo en 10.000 soldados a sólo 72.000).

"No me creo que estén a punto de iniciar la Tercera Guerra Mundial con nosotros, pero siguen teniendo un gran número de efectivos. Si todo lo que tenemos es material de alta tecnología, y ellos tienen medio millón de soldados que pueden cruzar la frontera hacia ti, entonces las capacidades de alta tecnología no van a servir de mucho."

¿Pero qué frontera es esa? La frontera occidental de Rusia está a casi 2.000 km, y Gran Bretaña es una isla. El territorio chino más cercano está a 3.500 km. Pero entonces el Primer Ministro Boris Johnson cerró a Richards explicando que los soldados no importarán tanto porque el Reino Unido está consiguiendo más armas nucleares.

Johnson anula la promesa británica de no poseer más de 180 armas nucleares (suficientes para todas las ciudades de más de un millón de habitantes tanto en Rusia como en China), y eleva su límite declarado en un 40%, hasta 260 ojivas. El Reino Unido también se "reservará el derecho" de utilizar armas nucleares contra "tecnologías emergentes" no especificadas que no sean necesariamente nucleares, incluidas las "amenazas cibernéticas".

Davidson y Richards no hacen más que revivir un tradicional ritual de primavera y tratar a la opinión pública como si fuera tonta. Nos estamos deslizando hacia una nueva Guerra Fría, y esto es lo que esperan de ellos las instituciones a las que han dedicado su vida. El primer ministro británico es tonto y descuidado, pero no está planeando lanzar bombas termonucleares reales sobre varios cientos de millones de seres humanos reales.

Johnson simplemente no entiende que declarar su disposición a usar primero las armas nucleares contra una amenaza no nuclear -o dar la impresión de que eso es lo que quiere decir- es una profunda ruptura con la doctrina de la disuasión nuclear que ha mantenido a raya la guerra de las grandes potencias durante tres cuartos de siglo. A él le parece bien.

En la fase final de la Guerra Fría, los estamentos políticos y militares de ambos bandos se habían serenado y eran muy cuidadosos en la elección de sus palabras. No lanzaron amenazas vacías, dejaron de fabricar "sorpresas de primavera" y no dieron por sentado que el otro bando sabría cuándo se trataba de un golpe de pecho con fines políticos internos.

Esa generación, que finalmente logró apagar la monstruosa máquina del Juicio Final, ya no existe. En su lugar hay una generación de políticos y militares de alto nivel que no temen realmente una guerra importante. No ha sucedido desde que se tiene memoria, y no creen realmente que todavía pueda suceder. Sus homólogos en China y Rusia son menos expresivos, pero casi seguro que son los mismos.

Comparados con los que ocupaban sus puestos en ambos bandos al final de la Guerra Fría, son niños pequeños jugando, pero es el mismo juego de siempre. La guerra entre potencias con armas nucleares sería una locura, pero no es imposible. Y lo hacen en medio de una pandemia mundial.

Además, están hablando así en la fase inicial de una enorme crisis climática y medioambiental que requerirá un alto nivel de cooperación global para sobrevivir. Hay un ciclo de aprendizaje y olvido de nuevo en los asuntos militares y políticos, y estamos llegando a la fase de "olvido" justo en el momento equivocado.