¿Fiebre de primavera?

Por Marilyn Sheridan, in Noticias, Curiosidad · 26-03-2021 01:00:00 · 0 Comentarios

Por fin, después de un invierno que parece eterno, parece que la primavera ha llegado y podemos empezar a pensar en el verano.

Uno de los primeros presagios de la primavera es adelantar los relojes una hora en primavera para ahorrar luz diurna aprovechable, normalmente el último domingo de marzo, que este año es el 28. Perdemos una hora de sueño, lo que para algunos es difícil de aceptar, debido a la alteración de nuestro ritmo circadiano.

¿Qué es el ritmo circadiano? Por si aún no lo sabías, se trata del reloj natural de tu cuerpo, y tiene varios ciclos de 24 horas, y uno de los más conocidos es el ciclo sueño-vigilia. Las investigaciones han revelado que los ritmos circadianos desempeñan un papel integral en muchos aspectos de la salud física y mental. De ahí que le resulte difícil adaptarse a las mañanas más ligeras, sobre todo a los que ya están privados de sueño.

El horario de verano es la razón por la que nos entrometemos en nuestros relojes dos veces al año, la segunda en octubre, cuando retrocedemos la hora a donde estaba en primavera. Fue una idea propuesta originalmente en 1895 por un entomólogo neozelandés llamado George Hudson, que quería tener más horas de sol por las tardes para ir a cazar bichos.

Obviamente, el mundo entero no dijo "sí, podemos hacer eso por ti, George", pero fue una idea que acabó tomando alas, por así decirlo. Pero, en contra de la creencia popular, no se puso en marcha para ayudar a los agricultores, sino que les proporcionó una hora menos para llevar sus cosechas al mercado, y a día de hoy los productores de leche están en contra porque altera los horarios de ordeño de sus vacas. Se cree que los primeros experimentos reales con el horario de verano comenzaron durante la Primera Guerra Mundial, y en 1916 Alemania y Austria implantaron un cambio de hora en el reloj como forma de conservar la electricidad necesaria para el esfuerzo bélico. El Reino Unido y otros países europeos adoptaron el horario de verano poco después, y Estados Unidos hizo lo propio en 1918. Curiosamente, algunos países sólo lo observan en algunas regiones, por ejemplo, algunas partes de Australia lo hacen y otras no, y la mayoría de los Estados de EE.UU. lo hacen, pero Arizona y Hawai no.

Cuanto más cerca del ecuador está un país, menos probable es que se muevan las manecillas de sus relojes hacia adelante y hacia atrás, ya que el día y la noche son más o menos en partes iguales de 12 horas. Asia y África, por ejemplo, son algunos de los continentes que no lo hacen.

Además de interrumpir los patrones de sueño, estos cambios de hora a veces complican el control del tiempo y pueden perturbar los viajes, la facturación, el mantenimiento de registros y los dispositivos médicos, aunque los programas informáticos suelen ajustar los relojes automáticamente.

Hay muchas formas de ayudar al cuerpo a aceptar el cambio en el ciclo de sueño-vigilia, como evitar las siestas, hacer ejercicio y evitar los ruidos/música fuertes a la hora de acostarse, pero una forma excelente es utilizar un reloj con luz de despertador, que imita el lento aumento de la luz del amanecer en lugar del duro ruido de un despertador para despertarle en las mañanas oscuras, y algunos incluso tienen opciones para incluir sonidos naturales añadidos.

También pueden configurarse para que la luz disminuya lentamente al final del día para garantizar un sueño reparador.

Así que... todos ganamos una hora de luz diurna, ¿es quizá por esto que nos entra la fiebre de la primavera y nos motiva a limpiar los armarios o nos da la locura de la limpieza, porque de repente encontramos una hora extra disponible? En mi caso, ¡no lo creo!




Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.