La palabra correcta es "reglamentaria". El Secretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger, que ganó el Premio de la Paz en 1973 por poner fin a la guerra de Vietnam, llegó a admitir que sólo quería un "intervalo decente" de dos años tras la retirada de EEUU antes de que Vietnam del Norte conquistara Vietnam del Sur, cosa que hizo en 1975.

Mientras que Aung San Suu Kyi, la líder birmana prodemocrática que ganó el Premio en 1991, esperó casi veinte años antes de defender el genocidio contra los rohingya cometido por el gobierno que nominalmente dirigía ante la Corte Internacional de Justicia.

Todos ellos deberían recordar la regla de Groucho Marx: "Me niego a unirme a un club que me tenga como miembro". El Club del Premio de la Paz tiene algunos miembros muy dudosos, así que volví a mirar lo que escribí cuando estas luminarias ganaron sus premios por primera vez. (Llevo mucho tiempo en este juego.) Resulta que en cierto modo los defendí a todos.

Henry Kissinger no intentaba ganar un premio. Sabía que Estados Unidos había perdido la guerra en Vietnam y quería salir de ella, pero necesitaba disfrazar la derrota para que los nacionalistas más ignorantes del Congreso y del país se sumaran a su política. Así que firmó un "tratado de paz" que ni él ni su homólogo norvietnamita esperaban que durara.

Cínica realpolitik, si se quiere, pero en realidad estaban tratando de minimizar la matanza, sabiendo muy bien que había más por venir. Esa es la defensa que también ofrecí para Aung San Suu Kyi. No pudo impedir que el ejército masacrara a los rohingyas, y defendió sus acciones a nivel internacional porque pensó que eso podría impedir que volviera a tomar el poder.

Si ese era su motivo, ha fracasado: mira el baño de sangre en Birmania ahora. ¿Era realmente ese su motivo? Es imposible saberlo, porque ha repetido las mentiras racistas de los militares sobre los rohingya con más entusiasmo del estrictamente necesario para aplacar a los generales. Pero tanto ella como Kissinger son personas inteligentes que intentan elegir el mal menor.

Esta defensa no está disponible para Abiy Ahmed, que obtuvo el Premio de la Paz sólo diecisiete meses después de poner fin al "conflicto congelado" con Eritrea y diecinueve meses después de tomar el poder en Etiopía. Al igual que con el absurdo Premio de la Paz para Barack Obama sólo diez meses después de que asumiera el cargo en 2009, el comité de selección simplemente se precipitó.

Al menos, Obama no inició una guerra, mientras que, en retrospectiva, parece probable que Abiy Ahmed firmara un tratado de paz para poner fin a la confrontación militar con Eritrea, que llevaba 20 años latente, porque la veía como un probable aliado en la guerra que ya preveía con sus propios y antiguos aliados de Tigray. (Tigray es una provincia etíope que comparte frontera con Eritrea).

La guerra era casi inevitable, porque la llegada al poder de Abiy marcó el final de un

27 años en los que los miembros del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) dominaban Etiopía. (Abiy pertenece a uno de los dos mayores grupos étnicos del país, los oromos).

Los tigres son sólo el 6% de los 100 millones de habitantes de Etiopía, pero sus combatientes superaban en número a todos los demás en el ejército guerrillero que finalmente derrocó a la dictadura del Derg, por lo que se deslizaron de forma natural a los puestos de poder en 1991, y se quedaron allí de forma semipermanente.

Todos los demás grupos étnicos buscaban una forma de derrocar al TPLF sin una guerra civil, y Abiy parecía una buena opción porque había luchado junto a los rebeldes tigres desde los catorce años y hablaba tigrinya con fluidez. Pero eso no era suficiente para reconciliar a los tigrayanos con su pérdida de poder, por supuesto, y tanto Abiy como el TPLF sabían que probablemente acabaría en guerra.

Y así ha sido, ya que el ejército eritreo se unió a las tropas federales etíopes de Abiy para invadir Tigray. Las fuerzas regulares del TPLF fueron derrotadas en pocas semanas, y la guerra de años, incluso de décadas, contra la resistencia guerrillera de Tigray ha comenzado. También han comenzado los asesinatos masivos, las violaciones masivas, los saqueos y la destrucción aleatoria que son el sello de las guerras étnicas.

Ahora aparecen los primeros vídeos de tropas etíopes disparando a jóvenes tigres desarmados y tirando sus cuerpos por un acantilado. (¿Por qué siempre hacen estos vídeos? ¿Están orgullosos de ello?) A finales de este año, probablemente lo llamaremos oficialmente genocidio, pero eso no lo detendrá. Nada lo hará, durante mucho tiempo.

¿Y puedo defender también a Abiy Ahmed? Entiendo lo difícil que fue su situación, y todas las demás presiones separatistas en Etiopía, y el hecho de que empezó como niño soldado, pero no, no puedo.