(incluso a una mesa de distancia) y salir de casa por un rato, mientras que para los negocios esto fue un gran impulso.

El primer día de la segunda fase de flexibilización del cierre estuvo más concurrido de lo esperado. En Carvoeiro, en el Algarve, el sol brillaba e invitaba a visitar la plaza con la promesa de tomar algo sentado en la terraza, con vistas al mar o a la calle para observar a la gente.

Así fue para muchos, sobre todo para las parejas, que salieron de sus casas después de seguir las normas de encierro durante meses y que poco a poco fueron retomando sus rutinas.

Una de las parejas que disfrutaba de la relajación de las normas de cierre era la de Nikky y Roy West. Se sentían muy felices con la oportunidad de hacer algo fuera. Nikky dijo: "Necesitamos interactuar con otros seres humanos y sólo estar en casa -tú y tu marido- es duro", dijo sonriendo, mientras que Roy también se reía y añadía: "es aburrido, hacer lo mismo todos los días".

Cuando les pregunté si se sentían seguros estando en una terraza bebiendo su cerveza, respondieron que sí, que se sentían seguros saliendo, pero admitieron que las recientes cifras de Covid son preocupantes: "Pensaba que todo era seguro, pero en las últimas dos semanas las cifras de Portimão y Lagoa han aumentado, da bastante miedo", dijo Nikky.

Kevin y Hilary Taylor, una pareja de jubilados que vive permanentemente en Vale d'el Rei desde hace cuatro años, también se sienten seguros y contentos de poder comer por fin fuera de su casa: "Hemos cocinado en casa durante las últimas 11 semanas, ¡así que durante las próximas 11 semanas no vamos a cocinar en casa! Todo lo que comamos será en un restaurante o en un bar", dicen.

Con esta actitud, también apoyan la economía local que ha tenido problemas debido al cierre: "Nos encanta estar aquí, y queremos que todos los restaurantes y bares sobrevivan, por lo que sentimos que debemos apoyarlos a todos", dijeron a The Portugal News.

Sin embargo, afirmaron que esperan que Portugal "no meta la pata": "Cuando abran las fronteras, deberían tener cuidado con quién dejan entrar. Hasta ahora, creemos que el gobierno ha hecho las cosas bien, pero ahora es el momento de tener cuidado, si no todo habría sido una pérdida de tiempo", dijo la pareja que esperaba la llegada de su comida.

Al avanzar por la calle, encontramos el restaurante y bar Hemingways. Dentro, los propietarios, Sandro y Teresinha, cuentan a The Portugal News su alivio y esperanza: "Estoy aliviado de poder abrir por fin, con la esperanza de poder trabajar para, al menos, pagar las facturas. Sin embargo, somos cautelosos, porque nadie quiere dar pasos atrás, pero también es necesario empezar a trabajar".

Sandro y su madre, Teresinha, confiesan que han echado de menos el contacto con sus clientes, algunos de los cuales se han convertido ya en firmes amigos: "He mantenido el contacto con ellos durante el cierre, son clientes habituales, gente que tengo como amigos. A veces les mando mensajes, les pregunto cómo están y hay gente que a veces me dice que tengo ganas de ir a tomar una cerveza, ganas de vivir y de poder por fin tomar el sol, porque esa rutina de estar en casa... está bien para algunos días, pero dos meses es demasiado tiempo", comenta Sandro.

Por su parte, Lena, propietaria de la Pastelaria Lé Doce, nacida y criada en Carvoeiro, tiene la esperanza de que las cosas mejoren y adopta una actitud positiva ante la adversidad: "Agradezco que vengan los clientes, los estamos esperando", dijo, y añadió que también es consciente de lo importante que es respetar las normas vigentes. Durante el cierre, Lena había estado vendiendo comida para llevar en la puerta, pero ahora por fin puede abrir también la terraza.

El plan de flexibilización del cierre, en vigor desde el 15 de marzo, entró en su segunda fase el lunes 5 de abril. Esta fase ha incluido la apertura de terrazas, 2 y 3 ciclos en colegios y gimnasios, con la excepción de las clases colectivas, entre algunas de las actividades que ahora pueden tener lugar. Los propietarios de los negocios están esperanzados con estas nuevas normas, mientras que los clientes están contentos de poder contribuir a la economía local mientras disfrutan de su tiempo en las terrazas de todo el país.

Los vecinos disfrutan de la primera copa tras el cierre

Sandro y Teresinha, propietarios del restaurante y bar Hemingways, se sienten aliviados de volver a abrir y contentos de ver a sus clientes habituales: "La comunicación con la gente..." es muy importante para ellos: "Nuestros clientes son habituales desde hace muchos años. Hoy no ha habido una cara que no haya conocido porque todos los clientes son gente de aquí de Carvoeiro", dijo Sandro

Simon y Nicole están en una estancia prolongada. Simon es un nómada digital que trabaja a distancia por todo el mundo y desde diciembre ha elegido Carvoeiro para vivir y trabajar: "Tengo ganas de bailar, me siento muy feliz. Estaba muy triste con todo cerrado. Ahora todo vuelve a estar vivo y es bueno. Es como debe ser la vida, conocer a la gente, saludar y ser feliz. Hoy me siento emocionada. Realmente hemos respetado todas las reglas, ahora es el momento de ser libres".

Robert Colin y Loraine se han trasladado recientemente al Algarve desde los EE.UU. y están aquí desde octubre: "Tardamos en llegar, debido a Covid-19 no pudimos conseguir vuelos", dijeron. Ahora que están aquí, por fin pueden estar al aire libre y disfrutar de la libertad que les da Portugal: "Podemos ver a la gente, los coches, y a las personas que suben y bajan. Estar fuera, socializar. Durante el encierro no ha habido ninguna actividad social, ahora los restaurantes están abiertos, el golf está abierto, mañana el golf".

Nikky y Roy West, que viven en Sesmarias, en el Algarve, desde hace tres años, "sentimos alivio con la reapertura. Creo que el cierre de 2020 fue duro, pero este ha sido mucho más duro", dijo la pareja que antes del cierre solía visitar el bar Harrys en Carvoeiro dos o tres veces a la semana y están contentos de volver a ver a sus amigos (aunque estén a una mesa de distancia). "Necesitamos interactuar con otros seres humanos", dijeron.