Aprender compartiendo

Por TPN/Lusa, in Negocios, Escuela, Compartir · 09-04-2021 01:00:00 · 0 Comentarios

Un nuevo enfoque del aprendizaje está ayudando a la Escuela Internacional Compartida, situada en Lisboa, a crear alumnos de por vida en un espacio especialmente dedicado a un enfoque único de la educación.

Miguel Ladeira Santos, director general y presidente del consejo de administración de la International Sharing School compartió con The Portugal News la historia y la visión de la escuela en Taguspark, en el valle de Oeiras.

Aunque la escuela en Lisboa se abrió recientemente en 2019, el equipo detrás de la escuela tiene muchos años de experiencia en la educación, ya que los padres de Miguel compraron por primera vez la Escuela Británica en Madeira hace unos 15 años.

"En aquel momento había 40 alumnos en el colegio, de los cuales cuatro éramos yo y mis hermanos, lo que significaba que éramos el 10% de los alumnos", explica Miguel.

"Mis padres compraron la escuela y desde entonces han trabajado para desarrollar el plan de estudios y también para ampliar la escuela, abriendo otras cuatro escuelas en África inicialmente antes de identificar el mercado en Lisboa y la necesidad de una nueva escuela internacional en la capital."

En 2018, el equipo compró una escuela privada portuguesa y desde entonces la han convertido en un importante campus que se abrió a los estudiantes en 2019.

El International Sharing School pertenece a una ONG sin ánimo de lucro en la que la sostenibilidad, la innovación, la creación y el arte son claves no solo para el desarrollo de los alumnos sino también de los profesores. Actualmente la escuela acoge a alumnos de 50 nacionalidades diferentes con clases de hasta 20, trabajando en inglés además de enseñar portugués, alemán, español, francés, mandarín, italiano y ruso y aprendiendo idiomas no sólo como una forma de comunicación, sino también como una manera de sumergirse en diferentes culturas.

En el centro de la escuela hay tres valores fundamentales que se extienden por todo el plan de estudios, que ha sido diseñado para acoger a niños desde los 4 meses hasta los 18 años. Estos valores son la multiculturalidad, el cuidado y la hospitalidad.
"Con tantas nacionalidades diferentes en el colegio, la multiculturalidad es fundamental para nuestros alumnos y sus familias", explica Miguel.

"Promovemos la ciudadanía global, el fomento de la lengua materna, pero también la interacción cultural y la colaboración entre distintos ámbitos y nacionalidades como escuela internacional".

El cuidado es la vertiente holística de la escuela, en la que los alumnos aprenden a cuidarse a sí mismos y a los demás, a la vez que se preocupan por la naturaleza, la sostenibilidad, los animales y también por fomentar la confianza.

Por último, la hospitalidad abarca el intercambio de recursos, el empoderamiento, las habilidades sociales y la construcción de una comunidad y una familia.

El aspecto familiar y comunitario de la escuela es de gran importancia en la International Sharing School, y se demuestra con la política de puertas abiertas del equipo, que siempre está disponible para ayudar a las familias y a los niños. La escuela también está dirigida por una familia que incluye a Miguel y a sus dos hermanos en la gestión de la escuela y también a su hermana menor y a sus sobrinos que asisten como alumnos, lo que crea un verdadero ambiente familiar.

"La estructura de nuestro programa permite la asistencia de niños desde los cuatro meses hasta los 18 años. A menudo nos encontramos con que los padres quieren que todos sus hijos puedan asistir a la misma escuela al mismo tiempo y esto lo permite".

Aunque el pensamiento que subyace al plan de estudios y sus valores fundamentales se basa en la investigación, la experiencia y el conocimiento, al entrar en la escuela hay una verdadera sensación de espacio y libertad para el aprendizaje.

"Hemos trabajado para eliminar los espacios y las paredes, de modo que no haya aulas fijas; para ser sinceros, la escuela se parece más a una oficina de Google que a un aula, lo que permite a los alumnos aprender de la forma en que se sientan más seguros y ser lo mejor que puedan".

El mobiliario de la escuela está hecho a medida y es flexible, y los espacios destilan creatividad, al tiempo que se hace hincapié en la tecnología, algo que se ha acentuado desde la pandemia. Ahora los alumnos pueden conectarse y aprender en línea con una experiencia de aprendizaje en línea completamente inmersiva que permite llevar el aula directamente a casa.

La escuela combina una mezcla de métodos de aprendizaje que incorporan habilidades duras y blandas para ayudar a crear ciudadanos del mundo.

"No estamos tratando de reinventar la rueda, lo que intentamos hacer en la escuela es que los niños tengan confianza en sí mismos y fomentar la curiosidad de los estudiantes", dijo Miguel.

Cada alumno de la International Sharing School se beneficia de una estructura personalizada que permite a los estudiantes aprovechar al máximo los diferentes enfoques de aprendizaje de la escuela con el objetivo final de hacer que los estudiantes sean lo mejor posible.

En última instancia, la misión de la International Sharing School es muy sencilla: "Formar a estudiantes de por vida, curiosos, con conocimientos y de mente abierta, que aspiren a construir un mañana mejor, a través de un entorno solidario, respetuoso y atento que promueva el aprendizaje a través del intercambio."




Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.