El jueves 8 de abril, Jonathan Silva, activista y miembro del movimiento DiEM25 y presidente de Solemage(https://www.solemage.org/), entregó una carta a la Cámara de Lagos firmada por más de 500 ciudadanos que pretenden proteger la Ponta da Piedade, una zona de belleza natural en el Algarve.

Según Jonathan Silva, nacido y criado en Lagos, cuando regresó a la ciudad durante el año pasado, encontró una situación extraña en la Ponta da Piedade, con vallas que no respetaban la separación obligatoria de 50 metros de la costa.

"La zona a menos de 50 metros de la costa se considera de dominio público, pero estaba cerrada sin acceso al público. Me sorprendió cuando lo vi. Se trata de un patrimonio natural y todo el mundo tiene derecho a disfrutarlo, como yo lo disfruté cuando era más joven".

"Este movimiento se basa en el deseo de proteger esta zona para las generaciones futuras y también para la comunidad local actual", declaró Jonathan Silva a The Portugal News.

A pesar de todos los meses en los que el activista envió correos electrónicos a la Cámara de Lagos preguntando por los proyectos para Ponta da Piedade y fueron ignorados, según Jonathan Silva, el resultado "fue positivo". Muchas de las cosas parecen coincidir con lo que la comunidad también quiere: no hay planes para un hotel o para grandes construcciones", dijo.

La campaña para salvar los acantilados de Ponta de Piedade comenzó con tres reivindicaciones: Un acceso seguro a los acantilados mediante la retirada de las vallas; la retirada de cualquier plan de desarrollo actual para los acantilados, o de los permisos de construcción; una consulta pública para que la comunidad pueda decidir con el municipio lo que debe suceder con la zona: "La comunidad debe tener derecho a votar las diferentes propuestas de proyectos en cuanto a la mejor manera de utilizar o desarrollar la zona".

El Ayuntamiento de Lagos ya reaccionó con un comunicado en el que dice que están elaborando un proyecto para mejorar la zona, que incluye la construcción de pasarelas para mayor seguridad de los ciudadanos que disfrutan del lugar.

La comarca también anunció que harán plazas de aparcamiento y que harán la Ponta da Piedade más peatonal para preservar la flora autóctona. También pondrán alumbrado público, nuevos miradores y un monumento en honor a Sophia de Mello Breyner Andresen, dijo el municipio.

La cámara añade que estos proyectos costarán aproximadamente 2,7 millones de euros, de los cuales el 60% será financiado por la Unión Europea.

En cuanto a las vallas ilegales colocadas a menos de 50 metros de la costa, que en estos momentos tiene un cartel que dice "se vende", fue colocado por el propietario del terreno, según Jonathan, que también argumenta que esta zona de dominio público no se puede vender. Por lo tanto, el alcalde le dijo a Jonathan que el condado ya está tratando con el propietario.