Puntos esenciales: Los casos que llevaron al PJ al Ayuntamiento de Lisboa

Por TPN/Lusa, in Noticias, Crimen, Lisboa · 22-04-2021 16:22:00 · 0 Comentarios

La PJ realizó el martes 20 de abril registros en el Ayuntamiento de Lisboa (CML) relacionados con el área de urbanismo, por presuntos delitos cometidos en el ejercicio de la función pública, entre ellos el abuso de poder, la participación económica en negocios y la corrupción.

En un comunicado, la PJ dijo que la Operación Olissipus se llevó a cabo en el marco de ocho investigaciones dirigidas por el Departamento Regional de Investigación y Acusación de Lisboa (DIAP), y que "se ejecutaron 28 órdenes de registro, 10 domiciliarias y 18 no domiciliarias, destinadas a recoger documentación relacionada con presuntas prácticas delictivas investigadas".

Los registros en el Ayuntamiento de Lisboa se llevaron a cabo en las oficinas de Campo Grande y Paços do Concelho y "fueron el resultado de varias denuncias, incluso ante el Ministerio Público", relacionadas con procesos urbanísticos, anunció el consistorio.

Entre los procesos en cuestión hay tres que ya habían sido anunciados en 2017 como objeto de investigación, como son las obras anuladas por el ayuntamiento en la Segunda Circular, la Torre de Picoas y el Hospital da Luz.

Según el ayuntamiento, siguen siendo objeto de investigación los procesos urbanísticos de la Operación Integrada de Entrecampos, los terrenos de Petrogal, el Plan de Detalle de Matinha, un edificio en la Plaza de las Flores, el edificio Continente, las 'Torres Gemelas', el Convento de Beato, la reurbanización de la piscina de la Penha de França y las obras del mirador de São Pedro de Alcântara.

El alcalde de Lisboa, Fernando Medina, ha confirmado que uno de los investigados es el ex concejal de urbanismo Manuel Salgado.

Salgado fue concejal entre 2007, con António Costa como alcalde de Lisboa, y 2019, ya con Fernando Medina, habiendo sido sustituido por Ricardo Veludo.

A pesar de haber dejado de ser concejal, se mantuvo al frente de la empresa municipal Sociedade de Reabilitação Urbana (SRU), que dejó en febrero de 2021, tras ser imputado en un caso relacionado con el Hospital CUF Tejo, aprobado cuando era responsable de Urbanismo.

Los 12 casos de urbanismo que llevaron al PJ al Ayuntamiento de Lisboa son:

Ampliación del Hospital da Luz

En 2016, el Ayuntamiento de Lisboa autorizó un proyecto arquitectónico relativo a la ampliación del Hospital da Luz, así como la nueva construcción en los locales vecinos, que pertenecían al Regimiento de Bomberos Zapadores (RSB) y que fueron demolidos sólo unos 10 años después de su construcción.

Para que este proyecto se lleve a cabo, CML tuvo que modificar el Plan de Detalle de la zona y demoler el cuartel del Cuerpo de Bomberos Zapadores de Lisboa, situado en un terreno adyacente al hospital.

El cuartel se vendió en subasta pública en diciembre de 2015 por más de 15 millones de euros a Espírito Santo - Unidades de Saúde (ESUS), una empresa del Grupo Espírito Santo que entonces era propietaria del Hospital da Luz, el único interesado que presentó una oferta.

Un mes antes de esta compra e incluso antes de que se modificara el plan detallado, la presidenta ejecutiva de Luz Saúde, que entretanto sucedió a ESUS, anunció que el Hospital da Luz duplicaría su tamaño hasta 2018 en una inversión de unos 100 millones de euros, lo que representaba la creación de entre 1.000 y 1.200 nuevos puestos de trabajo.

Isabel Vaz anunció que los proyectos de licencia y arquitectura para la ampliación del Hospital se presentarían al Ayuntamiento de Lisboa a finales de 2015 y que las nuevas instalaciones comenzarían a abrirse, de forma escalonada, a partir de 2018.

Operación integrada de Entrecampos

Tras dos intentos de vender los terrenos de la antigua Feira Popular de Entrecampos mediante subasta pública, pero sin éxito, en 2018 el Ayuntamiento de Lisboa dividió los terrenos en tres parcelas al considerar que así sería más fácil encontrar un comprador.

Según el proyecto, denominado Operação Integrada de Entrecampos, dos de las parcelas serían ocupadas por oficinas y una más pequeña por viviendas.

Sin embargo, el Ministerio Público planteó una serie de dudas sobre este proyecto, lo que hizo que el ayuntamiento pospusiera la recepción de propuestas.

En diciembre de 2018, en el cuarto intento de venta por parte del municipio, la inmobiliaria Fidelidade compró todo el terreno que comprendía la subasta pública de la antigua Feira Popular y también una parcela en la avenida Álvaro Pais, por un total de unos 274 millones de euros.

El ayuntamiento esperaba recaudar 188,4 millones de euros con esta subasta pública, pero consiguió 85,5 millones más de lo previsto.

La Operación Integrada Entrecampos, que abarca unas 25 hectáreas, prevé la construcción de 700 viviendas asequibles en esa zona de la capital (515 construidas por el ayuntamiento) y un aparcamiento público en la Avenida 5 de Outubro. La operación está presupuestada en 800 millones de euros, de los cuales 100 millones correrán a cargo del municipio.

Está previsto construir otras 279 viviendas en el solar de la antigua Feira Popular, que se pondrá a la venta de forma gratuita, y oficinas, con lo que la administración local espera que se creen 15.000 nuevos puestos de trabajo.

Torre Picoas

El 14 de enero de 2015, la CML aprobó la construcción de una torre de oficinas de 17 plantas en la Avenida Fontes Pereira de Melo, en una parcela propiedad de una empresa del Grupo Espírito Santo, justificada por el objetivo de atraer a las empresas al centro de Lisboa.

La propuesta, firmada por el concejal de Urbanismo, Manuel Salgado, especificaba que se trataría de una torre con una altura de fachada y edificación de 67,65 metros y un parque con seis plantas de aparcamiento subterráneo, con capacidad para 194 plazas privadas y 49 de uso público, en un área de intervención del proyecto de 2.141,54 metros cuadrados, que abarcaría cuatro edificios urbanos en la Avenida Fontes Pereira de Melo y la Avenida 5 de Outubro.

La propuesta contó con la oposición del PCP, debido a la volumetría de la construcción prevista en altura, y con la abstención del PSD y del CDS-PP, que también plantearon dudas sobre la concesión de créditos a la construcción que permitieron que el edificio alcanzara los 23.000 metros cuadrados, beneficiando al constructor.

Desde la aprobación de la intervención, ésta fue cuestionada en el Pleno Municipal, donde la oposición vio con extrañeza que el edificio ganara más pisos y superficie de construcción, y en julio de 2015 el Bloque de Izquierda recordó la trayectoria de la parcela.

Según el entonces diputado municipal Ricardo Robles, el anterior propietario de la parcela había solicitado "durante décadas" al Ayuntamiento un aumento de la edificabilidad, habiéndole dicho el departamento de urbanismo que el límite era de 14.000 metros cuadrados. Sin embargo, el nuevo propietario, una empresa "participada por el Banco Espírito Santo", pudo construir hasta 23.000 metros cuadrados mediante la compra de créditos de construcción.

En respuesta, el concejal de urbanismo, Manuel Salgado, indicó que había habido un cambio en el PDM vigente, aprobado en 2012.

Parcelas de la antigua Petrogal

El Ayuntamiento de Lisboa dio su aprobación condicionada en abril de 2015 a una solicitud de información previa (PIP) para la construcción de 11 edificios en los terrenos de la antigua Petrogal, junto a la Gare do Oriente, en el Parque das Nações, en una zona en la que quien tenía los derechos de construcción era Gesfimo, del grupo Espírito Santo, en un momento en el que ya era insolvente.

La propuesta fue aprobada por el PS con los votos en contra de la oposición - PSD, PCP y CDS-PP.

La propuesta, firmada por el concejal Manuel Salgado, señalaba que se trataba de una urbanización con 11 lotes, para uso de servicios, equipamientos y viviendas, junto a la Avenida Infante D. Henrique, en el Parque das Nações, en una operación de subdivisión que abarcaba una superficie de 71.193,60 metros cuadrados, de los cuales 3.401,80 metros cuadrados pertenecían al ayuntamiento y el resto a entidades privadas.

La oposición criticó la aprobación del PIP, dada la insolvencia de Gesfimo, el hecho de que la propuesta permitiera al promotor aumentar el índice de construcción, cuestionando el PDM, y la cesión de créditos de construcción por parte del ayuntamiento.

Manuel Salgado justificó el aumento de la superficie con la modificación del PDM verificada en 2012.

Sin embargo, esta no fue la primera polémica en torno a los terrenos de la antigua refinería.

En 2007, el entonces concejal del BE, José Sá Fernandes, exigió la anulación de la adjudicación de los terrenos, aprobada por el Ayuntamiento de Lisboa en noviembre de 2006 tras una solicitud de información previa sobre la adjudicación por parte de Gesfimo, y presentó una denuncia ante el Departamento de Investigación y Acción Penal por considerar que la iniciativa perjudicaría al Estado y al municipio.

El terreno se vendió al sector privado en 2005, cuando estaba clasificado como industrial, por 25 millones, y si se adjudicaba, el Estado podría tener que pagar 100 millones de indemnización al promotor para expropiar la zona, situada en un área reservada para el entonces proyectado corredor ferroviario de alta velocidad (TGV).

Plan detallado de Matinha

El Plan de Detalle de Matinha fue entregado por Gesfimo al estudio Risco, del arquitecto Manuel Salgado, en 2004, cuando aún no era concejal, para la reconversión de una antigua zona industrial en Matinha, en la parroquia de Marvila.

El proyecto para la zona, que aún hoy se está transformando, preveía la reconversión de las antiguas naves industriales principalmente para viviendas, con bloques de torres que, en algunos casos, superaban los parámetros urbanísticos, con edificios que alcanzaban los 50 metros de altura.

El Plan inicial cambió los usos previstos en el PDM para la zona y también modificó los parámetros de los aparcamientos públicos, reduciéndolos para las viviendas y aumentándolos para el comercio y el sector terciario.

Cuando Salgado se convirtió en concejal, el proyecto siguió siendo desarrollado por el atelier, ahora bajo la responsabilidad de su hijo, Tomás Salgado, y el concejal puso el proyecto de Matinha en una lista de intereses sobre los que no tomaría decisiones.

En 2010, el Ayuntamiento, entonces dirigido por António Costa, aplazó la votación del Plan de Detalle de Matinha, para que la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional de Lisboa y del Valle del Tajo (CCDR-LVT) pudiera evaluar las dudas jurídicas expresadas por los concejales del PSD, CDS-PP y PCP sobre la obligación de elaborar un plan de urbanismo en ese proyecto y los desacuerdos con el Plan Director Municipal (PDM), como la volumetría o la altura.

La versión final del Plan fue finalmente aprobada por la CML en febrero de 2011, pero en ese momento el concejal del PSD remitió al consejo asesor de la Fiscalía las dudas que tenía sobre la regularidad del proceso de elaboración del plan.

Ya en 2015, una investigación del diario Público reveló que un proyecto inmobiliario para la zona de Matinha, que estaba siendo evaluado en CML desde 2013, había recibido dictámenes desfavorables de la Autoridad Portuaria de Lisboa y de la CCDR-LVT debido a la contaminación de los suelos donde se pretendía construir.

Según Público, la solicitud inmobiliaria era del fondo Fimes Oriente, del universo Espírito Santo, para una subdivisión de 771 pisos, en edificios que alcanzan las 21 plantas, que se construirían en los terrenos de la antigua fábrica de gas Matinha. Esta urbanización sería la primera de un total de cuatro que se ejecutarían en la zona del plan detallado de Matinha, desarrollado por Gesfimo y el atelier Risco.

Espacio comercial de las Torres Gemelas

En octubre de 2019, los vecinos de las Twin Towers, dos torres de 26 pisos en Sete Rios, avanzaron una denuncia penal por presuntas irregularidades en la concesión de la licencia para la instalación de un centro comercial en el condominio, lo que finalmente llevó a la apertura de una investigación.

Los residentes argumentan que cedieron un espacio de tres mil metros cuadrados al holding inversor The Edge Group porque les había presentado, en 2014, un proyecto de centro comercial, pero solo en 2018 se enteraron de que el espacio sería ocupado mayoritariamente por oficinas.

En relación con la denuncia de los vecinos, The Edge Group dijo que impugnó la acción y solicitó una indemnización contra los demandantes.

Contactado en su momento por Lusa, el Ayuntamiento de Lisboa reveló que en 2014 entró en el municipio una Solicitud de Información Previa para la ampliación y reforma del centro comercial Twin Towers, que fue aprobada por mayoría ese mismo año.

En 2015, se presentó al ayuntamiento un proyecto de la inmobiliaria Sete Campos, que también fue aprobado ese mismo año.

En tanto, en 2018, "se ingresó un proceso de alteración en el curso de la obra (comunicación previa), habiendo tenido una orden de admisión", dijo el consejo, agregando que "fue al sitio para verificar el cumplimiento del proyecto, que fue verificado".

En una entrevista concedida a Lusa, en 2013, el entonces director ejecutivo de The Edge Group, José Luís Pinto Basto, explicó que el objetivo de la rehabilitación del espacio comercial de las Torres Gemelas, adquirido por el 'holding', era dar cabida al comercio local y ser "una alternativa a los grandes centros comerciales".

El nuevo concepto ocuparía unos 8.000 de los entonces 15.000 metros cuadrados del centro comercial de las Torres Gemelas, y el espacio restante se transformaría en un centro de oficinas vinculado al emprendimiento y al pequeño comercio, una zona de restauración y un gimnasio.

En ese momento, dijo que el proyecto estaba en la fase de obtención de permisos en 2013, que se esperaba que la construcción comenzara en la segunda mitad de 2014, con una duración prevista de entre nueve y doce meses, y que esperaba que el desarrollo abriera en la segunda mitad de 2015.

Edificio de la Praça das Flores

En 2016, el concejal Manuel Salgado aprobó la demolición de un edificio histórico en la Praça das Flores que sería sustituido por uno más moderno, con cinco plantas acristaladas, basado en una estructura de hormigón armado y hierro, diseñada por el arquitecto Souto de Moura.

La nueva estructura fue contestada por los vecinos, que temían que alterara el carácter del lugar, y también contó con el dictamen negativo de los servicios técnicos de la ciudad.

La asociación Fórum do Património interpuso un recurso contra la demolición del edificio y la construcción del nuevo, que fue rechazado inicialmente por el Tribunal Administrativo Central (TCA) de Lisboa.

Los vecinos interpusieron un nuevo recurso ante el Tribunal Administrativo del Sur, pero al no tener éste efectos suspensivos, el antiguo edificio fue demolido por el promotor.

En junio de 2018, el Tribunal Administrativo del Sur se pronunció por la suspensión de la licencia de obras, al considerar que la concesión municipal no había respetado varias disposiciones del PDM de Lisboa relativas a la defensa de los inmuebles y conjuntos de edificios amparados por la Carta del Patrimonio Municipal.

También decidió que la demolición del antiguo edificio no era motivo para la construcción de un nuevo edificio, ya que eso era lo que los vecinos pretendían evitar con su acción.

El ayuntamiento y la promotora recurrieron y una sentencia de enero de 2019 desestimó este recurso, confirmando la decisión de impedir la construcción del edificio que pretendía CML en el solar.

Edificio Continente

El Ayuntamiento aprobó el 15 de abril de este año la construcción de un mega hipermercado Continente en el edificio Garagem Liz, clasificado como bien de interés público, en la Rua da Palma, junto a la Avenida Almirante Reis, en el centro de Lisboa.

El proyecto del inmueble de 2.500 metros cuadrados fue aprobado con los votos a favor del PS, PSD y CDS-PP y los votos en contra del PCP y el BE.

En un comunicado, el BE, cuya sede del partido está al lado del inmueble, acusó a los promotores de haber iniciado las obras en el solar el 12 de abril, antes de que el proyecto hubiera sido aprobado por la CML y se hubiera obtenido el permiso, por lo que "cuestionará formalmente a Fernando Medina sobre la legalidad de este inicio de obras".

Sonae, propietaria de Modelo Continente Hipermercados, es ya uno de los inquilinos del edificio, que data de 1933, representativo de la arquitectura Art Nouveau en Lisboa y de propiedad privada.

Según la propuesta, a la que ha tenido acceso Lusa, "esta operación urbanística pretende cambiar el uso del antiguo 'Garaje Liz' para un nuevo establecimiento comercial (supermercado), proponiendo la sustitución de las carpinterías exteriores, manteniendo el diseño del alzado original, la demolición de la compartimentación interior existente (para que el supermercado se instale en la planta baja y el aparcamiento de apoyo en la planta superior), con la reconstrucción de la cubierta (eliminando los materiales nocivos allí colocados y optando por soluciones actuales)".

El documento destaca que la transformación del edificio contó con tres dictámenes favorables condicionados de la Dirección General de Patrimonio Cultural (en septiembre de 2019 y en agosto de 2020), tres dictámenes -dos desfavorables (en 2020) y uno favorable (ya en marzo de 2021)- de la Concejalía de Gestión de la Movilidad y el dictamen favorable del Ayuntamiento de Santa María Maior (PS).

Convento de Beato

El Ayuntamiento de Lisboa renunció al derecho de tanteo en la adquisición de la urbanización donde se encuentra el Convento do Beato, un inmueble clasificado como patrimonio de interés público, que fue vendido en 2018 por el Grupo Cerealis al grupo suizo Larfa Properties por 21 millones de euros.

El nuevo propietario construyó en el solar un condominio residencial, cuyo proyecto fue entregado al atelier coordinado por Tomás Salgado, hijo del entonces concejal de Urbanismo Manuel Salgado.

La falta de interés del ayuntamiento fue muy contestada por la oposición y el CDS-PP llegó a presentar una propuesta para cambiar las reglas del derecho de tanteo del ayuntamiento, de forma que éste tenga que pronunciarse siempre que, a partir de un determinado valor, el ayuntamiento decida no ejercer el derecho de tanteo.

Obras de construcción de la piscina de la Penha de França

La piscina de la Penha de França, cerrada desde hace cerca de 10 años, se reabrirá en mayo, según ha anunciado este mes el teniente de alcalde de Lisboa, João Paulo Saraiva, después de polémicas que incluyen defectos detectados en la obra, desacuerdos con el contratista, un falso ingeniero y varios pleitos.

El Ayuntamiento de Lisboa, la Junta Parroquial de Penha de França y la Asociación Centro Cultural e Desportivo Estrelas S. João de Brito firmaron en 2014 un contrato programa para las obras de renovación de la piscina municipal situada en esta parroquia lisboeta.

La piscina lleva cerrada desde 2011 y las obras, responsabilidad del club y entregadas a la empresa Tanagra, deberían haber terminado a finales de 2016.

Sin embargo, ese mismo año, el ayuntamiento informó de que la piscina no se reabriría a tiempo y que el retraso se debía a "defectos en la obra" y a un conflicto con el contratista.

En febrero de 2020, a raíz de las informaciones sobre un falso ingeniero de la empresa Tanagra, Fernando Medina consideró que el club, promotor de la obra, "es responsable de un grave daño al interés público, un grave daño al Ayuntamiento de Lisboa y a los ciudadanos".

Debido a los problemas detectados y al impasse creado, el Ayuntamiento de Lisboa aprobó en junio de 2020 la revocación del contrato-programa de desarrollo deportivo de la piscina, alegando incumplimientos por parte del club, propietario de la obra, al tomar posesión administrativa del equipamiento.

Sin embargo, en octubre de ese año, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) decidió anular la decisión municipal, argumentando que el Ayuntamiento de Lisboa no había garantizado el derecho de audiencia previa al club, decisión confirmada tras un recurso del Ayuntamiento.

El club alegó, en una comunicación enviada al Defensor del Pueblo, que, ya después de la sentencia del TAD, el ayuntamiento firmó "un contrato ilegal" para iniciar las obras de renovación de la piscina "cuando no podía hacerlo, ya que el único con poder para hacerlo es el propietario de la obra", que era el propio club.

El 1 de abril de este año, el Ayuntamiento de Lisboa aprobó, por mayoría, la rescisión del contrato de acondicionamiento de la piscina de la Penha de França con el club, al considerar que la Asociación Centro Cultural e Desportivo Estrelas São João de Brito ya había "ejercido el derecho de audiencia previa", al haber protestado el "10 de febrero".

A pesar de la anunciada reapertura de la piscina para el próximo mes, el proceso podría no detenerse aquí, ya que el martes 20 de abril, Fernando Medina reveló que el Ayuntamiento aún presentará una denuncia sobre este caso.

Obras de la Segunda Circular

En julio de 2016, el concejal Manuel Salgado anunció en una entrevista con Lusa que esa semana comenzaría la primera de las dos fases de las obras de reurbanización de la Segunda Circular, pero la licitación de estas obras fue finalmente anulada por el propio Ayuntamiento menos de dos meses después.

Según el concejal, las obras se iban a realizar en un tramo de unos tres kilómetros de la Segunda Circular, entre la Avenida de Berlim y la entrada norte de Lisboa, con un presupuesto de 750 mil euros y un plazo máximo de 90 días.

A éste le siguió un segundo contrato de mayor envergadura, valorado en 9,5 millones de euros y con un plazo de ocho meses, con intervenciones desde el cruce de Buraca hasta el Aeroporto (unos 10 kilómetros).

Esta intervención preveía la forestación (con unos 500 fresnos) y la ampliación de la zona de la mediana (muy contestada durante la fase de debate público), la repavimentación, la renovación de la señalización, el alumbrado y el drenaje, la creación de un sistema de contención de vehículos, la introducción de guardias de seguridad y la creación de zonas de transición en los accesos.

Sin embargo, en septiembre, el Ayuntamiento de Lisboa anunció que anulaba este concurso y suspendía también el contrato que ya estaba en marcha, abriendo una investigación para comprobar la existencia de posibles "conflictos de intereses" por parte de un proyectista.

Según Fernando Medina, el jurado del concurso detectó "indicios de conflictos de intereses debido a que el autor del proyecto de pavimentación es también fabricante y comercializador de uno de los componentes utilizados" en la mezcla bituminosa.

Contrato de obras en el Miradouro de São Pedro de Alcântara

El contrato de estabilización de grietas en los andenes del Miradouro de São Pedro de Alcântara fue adjudicado por acuerdo directo en 2017 por el Ayuntamiento de Lisboa a la constructora Teixeira Duarte por 5,5 millones de euros.

La obra tenía un plazo de ejecución de cinco meses y la adjudicación directa fue justificada por el entonces concejal de Urbanismo, Manuel Salgado, por la urgencia debido al grave riesgo para la seguridad de las personas y los bienes que representaban las grietas en el mirador, una zona con más de 250 años de existencia.

Un informe del Laboratorio Nacional de Ingeniería Civil (LNEC) no señalaba ninguna urgencia en la realización de las obras de estabilización de las grietas, que, según piezas publicadas en su momento por la agencia de noticias Lusa, ya habían sido detectadas al menos en 2006.

Sin embargo, el alcalde de la ciudad, Fernando Medina, justificó que otros dictámenes solicitados a otras entidades señalaban riesgos "en caso de aumento de las lluvias y en caso de un evento sísmico".



Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.