A medida que la población envejece, hay menos productividad y también menos recursos disponibles, por lo que nuestro mayor reto como sociedad es cómo mantener la calidad de vida cuando vivimos cada vez más tiempo. Lar no Lar espera resolverlo con la ayuda de algo que muchas personas mayores ya tienen: una habitación vacía en casa.

¿Por qué elegir Lar no Lar?

Hace poco tuve el placer de hablar con la fundadora y presidenta de Lar no Lar, Joyce Craveiro, que lanzó el proyecto en diciembre. Joyce me dijo que "Portugal es el tercer país europeo con mayor porcentaje de personas mayores y el que menos invierte en ellas; nuestras políticas han permanecido prácticamente inalteradas desde nuestra independencia en 1974". "Si miramos sólo a los expatriados británicos que residen en el Algarve, el 44% de ellos tiene 65 años o más, ¿no sería estupendo que algunos de ellos compartieran su casa con alguien más joven?"Además de ganar un nuevo amigo, la persona mayor puede convertirse en un mentor con la ventaja añadida de tener compañía y alguien que le ayude con el idioma y la cultura. "Los estudios han demostrado el impacto negativo que la soledad puede tener en nuestra salud general y esto significa que necesitamos medidas preventivas para ayudar a las personas a mantenerse sanas y autónomas durante más tiempo".

¿Cómo surgió la iniciativa?

Esta iniciativa surgió a partir de la experiencia personal de Joyce, que me contó que "hace unos años yo vivía en Londres, mientras que mi padre vivía solo en Portugal y cada día se sentía más solo", y que tenía una habitación vacía en casa, por lo que deseaba encontrar a alguien de confianza que se hiciera cargo de esa habitación y viviera con él para hacerle compañía y ayudarle en ciertas cosas. Mientras esto ocurría, oyó hablar de los programas para compartir casa en Londres, se inscribió y le asignaron un caballero. El proceso de emparejamiento estuvo muy bien hecho, ya que tenían muchos intereses en común, lo que facilitó la convivencia, ya que siempre tenían cosas de las que hablar y actividades en las que querían participar juntos, como visitar exposiciones o ver juntos The Crown: "Como parte del acuerdo, tenía que contribuir con un mínimo de 10 horas semanales de compañía y ayuda, pero como teníamos tanto en común, fue muy fácil conseguirlo. Nos convertimos en los mejores amigos y seguimos en contacto".

Como organización sin ánimo de lucro, Lar no Lar sigue necesitando fondos para llevar a cabo su labor, por lo que ambas partes pagan una inscripción y una cuota mensual para participar en el programa; esa cuota es muy inferior a lo que supondría el precio de mercado de un alquiler de una habitación o la contratación de ayuda a domicilio, y sin embargo conlleva muchos más beneficios. Actualmente se centran en el crecimiento en el Algarve con la intención de ampliar su alcance. Su objetivo es asociarse con el gobierno y convertirse en una de las opciones que ofrece la seguridad social.

¿Cómo funciona?

Aquí con Lar no Lar lo que hacen es que piden un mínimo de 8-10 horas a la semana que ayudan a "pagar" lo que se ahorra en la habitación: "En esencia se trata de animar a la gente a devolver y a utilizar su tiempo para una causa, pero esto lo hace de una manera fructífera porque se empareja a dos personas que tienen algo en común"."No se trata de sustituir a los servicios y en ningún caso eres un cuidador, sino un acompañante social de la persona mayor y, de hecho, uno de los requisitos es que la persona mayor sea independiente y pueda hacer todo por sí misma o tenga otra persona que la cuide. La organización somete a la persona que va a vivir con los ancianos a un exhaustivo proceso de investigación, por lo que comprueban sus antecedentes y solicitan referencias, pero también piden lo mismo al anciano anfitrión. Son responsables ante ambas personas y se aseguran de que sean de confianza. También se comprueba que la vivienda de la persona mayor está en condiciones de ser habitada.

¿Quién puede solicitarlo?

Las personas que pueden solicitar vivir con un anfitrión anciano tienen que ser mayores de edad y deben ser consideradas responsables, lo que se hace a través de la comprobación de antecedentes y el proceso de entrevista. Tienen que ser capaces de ofrecer parte de su tiempo como voluntarios cada semana y tienen que tener una prueba de ingresos.

Actualmente, Lar no Lar colabora con el programa de emprendimiento de la Universidad del Algarve, y el proyecto Lar no Lar fue presentado en una de sus clases de estudios sociales. En el futuro, tienen planes para que Lar no Lar participe en el programa de voluntariado de la universidad. También tienen planes para trabajar con la universidad en estudios científicos sobre el envejecimiento, ya que quieren ser capaces de medir el impacto de lo que están haciendo y ver los efectos y demostrarlo a través de la investigación. ¿Participan más las personas mayores en la sociedad? ¿Cómo es su salud mental cuando tienen una persona viviendo con ellos? Joyce afirma que "es una calle de doble sentido y que la persona mayor tiene mucho que dar y quieren que se sienta valorada y empoderada", por lo que les gustaría pensar en las personas mayores que participan en este proyecto como mentores potenciales y como alguien que está animando y contribuyendo a una vida mejor para la persona que se muda con ellos. "Si pensamos en estudiantes o profesores internacionales que se han trasladado y no conocen a nadie, ¿no sería estupendo que se mudaran a un lugar en el que esa persona pudiera ayudarles a instalarse y transmitirles sus conocimientos sobre su país y dónde conseguir las mejores cosas? Da a los profesionales la opción de alejarse de su casa, pero encontrar una vivienda asequible, y son capaces de insertarse en una comunidad porque viven con personas mayores que ya viven en la comunidad".

Promover Lar no Lar

Si está interesado en saber más sobre Lar no Lar, consulte su página web informativa en www.larnolar.org o si desea hacer una donación, tiene los detalles en su página web. También te agradeceríamos que compartieras su página web y su folleto, que está en su página web y que sería estupendo imprimir y compartir con una persona mayor que pueda utilizar sus servicios. Además, si hay empresas que tienen objetivos sociales y quieren devolver algo o sienten que se alinean con su misión y su visión para un mundo mejor y una mejora de los servicios sociales y la calidad de vida, entonces sería genial si pudieran ayudar a donar o promover Lar no Lar a través de los medios sociales.