Una brumosa historia paleolítica de Portugal

in Curiosidad · 10-05-2021 11:56:00 · 0 Comentarios

Roberto Knight Cavaleiro

Capítulo 1. Los años 400K a 5K AEC

Los migrantes de la especie homo heidelbergensis entraron por primera vez en Europa occidental hace unos 400.000 años y algunos eligieron sabiamente trasladarse a una tierra de abundancia que ahora se conoce como la región de Tomar, en el centro de Portugal. Allí encontraron una propiedad vacante en forma de complejo de cuevas de Aroeira por el que corría el arroyo Almonda para proporcionar agua fresca y saneamiento, mientras que los alrededores estaban bien arbolados con abundante combustible y alimentos.Cuando se excavó este laberinto de pasajes y cavernas en 2002, se encontraron muchas pruebas de la antigua ocupación en forma de herramientas de piedra, detritus y huesos de animales rotos, pero no fue hasta 2017 cuando se descubrió un cráneo completo que permitía una composición precisa de los rasgos faciales, como las cejas bajas, la mandíbula prominente y los ojos hundidos.

Se desconoce cómo sobrevivieron y evolucionaron estos hominoides durante tantos años, pero lo que sí es cierto es que los neandertales estaban presentes en otra madriguera cercana cuando los primeros humanos modernos emigraron de África hace unos 40.000 años y decidieron que esta caverna, conocida como la Lapa do Picareiro, sería un nuevo hogar ideal. A partir de las pruebas descubiertas durante las excavaciones arqueológicas realizadas entre 1994 y 2018, se conjetura que los neandertales y los Homo Sapiens primero entraron en conflicto y luego vivieron de forma bastante armoniosa durante 3.000 años, hasta el punto de cohabitar.Pero lo que parece más probable es que la ocupación fluctuó entre los dos grupos hasta que finalmente el homo sapiens dominó y los neandertales se trasladaron a otro lugar para extinguirse posteriormente ; antes de que esto ocurriera se produjo el entrecruzamiento de modo que las características genéticas se trasladaron a los humanos de hoy.En 1998, los arqueólogos que trabajaban en el cañón calcáreo de Lapido, situado a unos 15 km de Leiria, encontraron un refugio rocoso llamado Lagar Velho que se utilizaba como cámara funeraria y entre cuyos restos se halló el esqueleto casi intacto de un niño cromañón de cinco años, cuyo cráneo presentaba características de ambas razas y podía datarse en unos 24.000 años.

Parece ser una suposición aceptada que el homo sapiens se expandió considerablemente en número después de la primera llegada y formó varios asentamientos tribales a lo largo de la costa atlántica y siguiendo los cursos de los ríos que nacen en el noreste de Iberia. Al mismo tiempo, probablemente sobrevivieron bolsas de neandertales en los lugares menos poblados.

El asombroso conjunto al aire libre de cinco mil dibujos de arte rupestre paleolítico en el valle del río Coa, en el noreste de Portugal, es testigo de la vida económica, social y espiritual de las tribus que ocuparon este territorio durante más de tres milenios.Su creación comenzó probablemente hacia el 20.000 a.C. y los temas son predominantemente animalistas, con caballos, ciervos, bisontes y algunas criaturas como el rinoceronte lanudo, hoy extinto. Esta primera manifestación de la creación simbólica humana refleja una cultura que se estaba alejando de una existencia nómada de cazadores/recolectores hacia el establecimiento de comunidades con moradas permanentes donde se hicieron los primeros intentos de domesticación de animales y de agricultura.

Si el complejo de la Coa merece el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, también hay que incluir los asombrosos ejemplos de construcciones megalíticas, en forma de dolmen y menhires, que se distribuyen de norte a sur a lo largo del litoral atlántico, pero con ejemplos especialmente finos presentes en el Alentejo Central y el Algarve Occidental.Los datos actuales indican que las piedras aisladas (menhires) se encuentran entre las más antiguas de la historia paleolítica de Europa occidental, pero las tumbas de cámara y otras estructuras cubiertas (dolmen) parecen ser de construcción más reciente. Gran parte de estas obras monumentales se encuentran en lugares aislados de la vida urbana, por lo que puede observarse plenamente la ingeniería evidentemente inteligente que permitió su construcción; pero algunas han sido desgraciadamente destruidas por su uso como canteras y por la difusión de grafitis.Aunque los restos habituales de huesos, cerámicas rotas y herramientas de sílex/cabezas de flecha pueden encontrarse en sus proximidades, hay muy pocos detalles antropomórficos que indiquen los atributos físicos y la estructura social de las distintas tribus.

Por eso son tan interesantes los recientes descubrimientos en el yacimiento de Alentenjo, en Perdigões. Aquí, un estudio aéreo reveló quince fosas circulares cuya excavación produjo una masa de cerámica rota, astillas de piedra y, sorprendentemente, tallas en marfil que incluían veinte representaciones de seres humanos o sus deidades.El detalle es asombroso: cuerpos delgados y cuidadosamente perfilados, frentes altas, narices rectas, tatuajes faciales y grandes cuencas oculares redondeadas que probablemente contenían piedras semipreciosas.Pero lo más notable es que el marfil se atribuye al elefante africano, lo que indica que las bestias, o sólo sus colmillos, se importaban a través de las rutas comerciales establecidas, confirmando así el establecimiento del comercio.

La actual exposición "Ìdolos - Olhares Milenares", en el Museo Nacional de Arqueología de Lisboa, arroja más luz sobre la naturaleza de nuestros antepasados neolíticos, ya que quince entidades españolas han cedido fragmentos de piedra y herramientas de hierro encontradas en túmulos ibéricos.

En el capítulo 2 se estudiará el desarrollo social en el suroeste de Iberia durante los años 5K a 0 AEC.



Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.