La CoCasa de Lisboa, el lugar del verano

Por Kimberley Lestieux, in Lisboa, Negocios, Comida y Vinos · 11-06-2021 01:00:00 · 0 Comentarios

Cuando el australiano Jackson Erwin llegó a Lisboa por primera vez hace nueve años, vio la ciudad como su "hogar lejos de casa". Ahora, él y su equipo han creado CoCasa -un espacio de coworking/café de día, y un restaurante/bar de noche- para todos los que quieran conectarse con otros y desconectar de la tecnología.

"¿Esto es un bar? No, parece que alguien está organizando una fiesta en su casa". Eso es lo que se dicen algunos turistas franceses al pasar por el nuevo local de moda de Lisboa. Porque así es como te hace sentir CoCasa. Como si estuvieras en la fiesta de un amigo. Es íntimo, chill y refrescante. No hace falta invitación, basta con seguir las luces de hadas por la calle del frecuentado Miradouro de Santa Catarina, en el barrio de Bica. Allí encontrará una casa amarilla que solía ser el albergue para mochileros Oasis. Hoy es un espacio de coworking, una cafetería, un bar y un restaurante.

El Oasis Backpacker Hostel solía ser el lugar al que acudían todos los viajeros que visitaban Lisboa. Sin embargo, cuando Covid-19 golpeó la ciudad, el Oasis, como muchos albergues de todo el mundo, cerró y se dirigió a la quiebra. Uno de los muchos extranjeros que pisaron el albergue fue Jackson Erwin, que había regresado a Lisboa para trabajar allí durante un breve periodo tras vivir nueve años en el extranjero. Este australiano de 32 años llegó a la ciudad el primer día de cierre. "Los albergues están en declive", me dice, ¿y la razón, según él? No es por Airbnbs ni por la pandemia, sino principalmente por "los teléfonos y el wifi".

"La gente solía venir a los albergues para conocer a otras personas, a otros viajeros", explica Jackson, pero ahora todo eso está bastante obsoleto. Con el wifi disponible en todas partes y un teléfono en el bolsillo de todos, estamos constantemente conectados en línea y con la gente a través de las redes sociales. Entonces, ¿qué sentido tiene un lugar como un albergue en estos tiempos? Bueno, Jackson llegó como "un forastero que miraba hacia dentro", como él dice, tratando de "detener la hemorragia". Fue entonces cuando tuvo la idea de crear CoCasa. Un lugar que reuniera a la gente, que nos permitiera desconectar de la tecnología y reconectar con los demás.

"Necesitamos el contacto humano".

"El objetivo es juntar a locales y extranjeros", dice Jackson, pero al contrario que un hostal el objetivo es que la gente se quede aquí. Básicamente, "aquí lo hacen todo: trabajan, comen, beben y luego se van a casa a dormir". El equipo de CoCasa ha creado espacios muy acogedores para la tecnología... y también para nada. En la segunda planta, hay tres salas, con cuatro mesas cada una, que se alquilan al mes (200 euros la mesa, o 250 euros con una mesa normal, una de pie y un tope de 100 euros para gastar en comida). Estos espacios están pensados para "conectar con el trabajo, sin distracciones". Si quieres descansar un poco del wifi, la planta cuenta con una sala destinada a la desconexión, donde se celebran eventos, talleres y proyecciones como la del documental "Can Art Stop A Bullet", durante su semana de lanzamiento.

El antiguo salón del albergue es también un lugar donde la gente puede desconectar del trabajo durante unos minutos y tomar un café de su socio Buna Portugal, o una de las cervezas artesanales que ofrecen. En el salón se puede trabajar casualmente por 10 euros al día y siempre se fomenta la colaboración con los demás. Para tomar una copa después del trabajo entre amigos o una sabrosa comida de uno de sus muchos colaboradores, dirígete al exterior, a otra "zona de desconexión".

Del trabajo al juego, pasando por la colaboración, el objetivo es "elevar a los demás", dice Jackson. "Queremos ser el centro que conecte a la gente", insiste. "Covid fue como la gota que colmó el vaso, demostró que necesitamos el contacto humano". Al reagrupar todas estas marcas y creativos bajo un mismo techo, el equipo de CoCasa muestra cómo serán las comunidades en el futuro. Colaborar no sólo está en su nombre, es su lema. Jackson es el soñador detrás del proyecto, pero hay todo un equipo que trabaja junto a él para hacer realidad ese sueño.

"Nada se puede hacer solo".

Cuando la idea de CoCasa empezó a gestarse, todo el mundo pensó que Jackson estaba loco, pero en su mente, "todo estaba muy claro", dice, "sólo pongo la visión ahí fuera, a ver quién se agarra a ella". Hasta ahora, mucha gente lo ha hecho. Durante el día, de 9 a 15 horas, el espacio de coworking es también una cafetería de la marca Buna Portugal. Cada noche, puedes probar la sabrosa comida de un colaborador diferente de CoCasa, como Hungry4Pasta, Beauty Burgers, Bonitas Burritos, los kebabs veganos de Kendrick Kendrick o OysterPoint. Punto extra: ¡muchas de estas marcas son de origen vegetal!

Además de la comida, la casa ha acogido una discoteca turca, una venta/intercambio de ropa y alberga la tienda Janvier, propiedad de Claire y Noemie, que venden plantas de interior y exterior. Las encontrarás a la derecha de la calle, en el garaje de la casa, ahora convertido en una jungla interior. Sus macetas se fabrican en Portugal, hechas a mano por ceramistas portugueses que también promocionan en su página web.

Pronto, CoCasa planea organizar noches de lectura de poesía, noches de comedia, conciertos con músicos y DJs en directo, e incluso eventos con activistas. Para el final del verano, el objetivo es colaborar con unas 50 marcas y realmente "acelerar la visión", dice Jackson, porque "nada se puede hacer solo, si no, no estás construyendo una comunidad".



Artículos relacionados


Comentarios:

Sé el primero en comentar este artículo
Temas interactivos, envíanos tus comentarios / opinión sobre este artículo.

Ten en cuenta que The Portugal News puede utilizar comentarios seleccionados en la edición impresa del periódico.