Lo primero que queremos hacer es presumir de ella, ya sea ante los suegros, los forasteros o los buenos amigos. ¿Y qué es lo que hacemos antes de que lleguen? Limpiar. Limpiar el polvo. ¡Pulir! De todos los trabajos inútiles inventados por el hombre (o la mujer), las tareas domésticas deben estar a la cabeza de la lista.

Mi otra mitad ayuda si hay una herramienta de por medio: pasar la aspiradora se convierte de repente en una novedad. Odio quitar el polvo. En cuanto se termina, hay que volver a empezar. Me confieso una evasora de las tareas domésticas, y admito libremente que las ignoro hasta que puedo escribir literalmente mi nombre en ellas.

¿Qué es el polvo? El polvo doméstico es una mezcla de células de la piel desprendidas, pelo, fibras de la ropa, bacterias, ácaros del polvo, trozos de insectos muertos, pelo y caspa de perro, partículas de tierra, polen y motas microscópicas de plástico... Qué asco, murmuro, sobre todo porque a veces se dice que un porcentaje específico del polvo es de piel, ¡hasta el 70 u 80 por ciento!

Pero, ¿por qué es gris? Cada vez que barres, el polvo acaba siendo gris en el recogedor. Aunque sean las células de mi piel las que recoja del suelo (otra vez), ¡no soy gris! Resulta que las partículas del polvo son muy pequeñas, de hecho son partículas microscópicas, y no reflejan muy bien la luz ni individual ni colectivamente, por eso el polvo es gris. Como conjunto de pequeñas partículas, dispersan aleatoriamente la luz mediante un proceso conocido como dispersión de Mie. Y está en todas partes, incluso en el espacio.

Entonces, ¿qué pasa con las motas de polvo, esos cúmulos que se acumulan bajo la cama? Resulta que se componen de fibras de tela, pelo, células de la piel (de nuevo) y polvo, que se unen por medio de la electricidad estática para formar estas visibles bolas de pelusa.
Cada vez que abrimos una ventana o una puerta, levantamos y movemos diminutas partículas en el aire que acaban depositándose en la casa. Yo vivo en el campo, y el polvo se desplaza continuamente, y de hecho tiene un tono rojizo que puedo ver al recubrir mi coche. Si el viento viene del sur, todos recibimos el polvo del Sahara que sopla sobre Portugal, a veces tan pesado que es visible y un peligro para la respiración.

Se dice que la última ayuda para la limpieza son los paños de microfibra. Me pregunto qué tienen de especial. Al parecer, con millones de fibras, los paños de microfibra levantan y retienen la suciedad, la grasa, la mugre, los líquidos y las bacterias. Estas fibras incluyen tanto fibras de poliéster con carga positiva como fibras de nylon con carga negativa que atraen y arrancan lo que sea que haya en la superficie que estás limpiando.

Me parece bien! Pero no todas las microfibras son iguales. Con la microfibra, se obtiene lo que se paga, y la microfibra de oferta tiene menos fibras, alrededor de 50.000 por pulgada cuadrada. Dado que son las fibras las que hacen el trabajo, los paños de oferta no limpian tan bien como los de calidad, ni duran tanto: sólo unos 50 lavados. Los paños de calidad tienen 3,1 millones de fibras por pulgada cuadrada, que es el estándar de oro en microfibra, y duran 300 lavados.

Los humanos desprendemos piel muerta, pero la mayor parte es arrastrada por el agua cuando nos afeitamos o bañamos, y no acaba en el suelo, sino en las alcantarillas. Ahora, ¿no te sientes mejor?