Todo el mundo en el ejército nacional afgano sabe ya que la guerra está perdida. Así que los informes de la inteligencia estadounidense que predicen que el gobierno títere de Ashraf Ghani (el término no es demasiado duro) podría caer en un plazo de seis a doce meses tras la retirada de las tropas estadounidenses son demasiado optimistas.

Las últimas tropas alemanas, italianas y británicas salieron de Afganistán la semana pasada, y las últimas tropas estadounidenses se están marchando ahora mismo, aparte de unos 650 soldados para vigilar la embajada estadounidense y el aeropuerto. (Siempre hay que custodiar el aeropuerto, porque la gente alineada en el tejado de la embajada esperando a que salga el último helicóptero da mala imagen).

Pero Kabul puede caer en mucho menos de seis meses. Los talibanes ya tienen en su poder al menos la mitad del país y actualmente están tomando nuevos distritos literalmente todos los días, incluidos algunos que se encuentran a sólo una hora en coche al norte y al sur de la capital. El ejército se está deshaciendo, y la fuerza aérea quedará en tierra en cuestión de semanas, una vez que el apoyo técnico extranjero regrese a casa.

Tuvieron que pasar casi tres años desde que la Unión Soviética se retiró de Afganistán en 1989 para que el régimen comunista local fuera expulsado del poder por los muyahidines (antes armados y pagados por Estados Unidos).

Después, los muyahidines se enfrentaron entre sí, y hubo otros cuatro años de guerra civil antes de que los talibanes derrotaran finalmente a los otros grupos y tomaran el poder en Kabul en 1996. Y nunca controlaron todo el país: la mayoría de los talibanes eran pastunes, y las milicias étnicas rivales se mantuvieron en las provincias del norte hasta la invasión estadounidense de 2001.

El grupo de muyahidines que se convirtió en los talibanes pasó diez años luchando contra la ocupación rusa, luego siete años luchando contra el régimen local y los grupos de muyahidines rivales; después cinco años en el poder; y luego otros veinte años luchando contra la ocupación estadounidense. No es de extrañar que hayan aprendido algunas cosas en ese tiempo.

Lo más importante es que han ampliado su número de miembros y su influencia entre los grupos no pastunes: las provincias del norte que ahora les están cayendo tan rápido son las zonas que nunca controlaron durante su última etapa en el poder. Esta vez no sólo ganarán rápidamente. Ganarán por completo.

Entonces habrá un periodo de venganza en el que se perseguirá y matará a los "traidores" que hayan trabajado para los estadounidenses u otros países de la OTAN.

Se expulsará a las mujeres de la fuerza de trabajo, se cerrarán las escuelas para niñas, se prohibirá la música y se golpeará a los hombres por no llevar barba. Los perversos comportamientos extranjeros que fueron introducidos por la ocupación rusa y traídos de vuelta por la ocupación estadounidense serán eliminados, y la versión extrema del Islam de los talibanes reinará sin oposición.

Es una tragedia para Afganistán, pero no tendrá mucha importancia para el mundo. Los talibanes nunca han tenido ningún interés en el resto del mundo. Su agenda era y sigue siendo totalmente doméstica y religiosa: hacer de Afganistán un lugar debidamente temeroso de Dios, y todas las demás cosas buenas vendrán automáticamente.

La idea de que Afganistán volverá a ser una base terrorista importante una vez que los talibanes recuperen el poder se basa en la estúpida creencia de que fue una base importante para la actividad terrorista la primera vez. En realidad, los terroristas no necesitan "bases"; la esencia de la empresa es ser invisible hasta que se ataca, y las armas que se necesitan no son grandes ni difíciles de conseguir.

La mayoría de los secuestradores del 11-S recibieron cierto "entrenamiento" en el campamento de Osama bin Laden, pero eran árabes, no afganos, y ¿cuánto entrenamiento se necesita para secuestrar un avión? Bueno, vale, cuatro de ellos necesitaron entrenamiento de vuelo, pero lo hicieron en Estados Unidos.

Bin Laden sólo estaba en Afganistán porque la presión estadounidense hizo que lo expulsaran de su anterior "base" en Sudán. El líder talibán, el mulá Omar, le permitió establecerse en Kandahar porque los dos hombres se habían hecho muy amigos cuando trabajaban en la década de 1980 en la yihad contra los rusos en Afganistán, apoyada por Estados Unidos.

Pero, ¿le contó Bin Laden a Omar su plan de matar a miles de estadounidenses secuestrando aviones comerciales? El primer principio de todo trabajo secreto es la "necesidad de saber", y Omar no necesitaba saberlo. De hecho, podría haber objetado si lo hubiera sabido, porque se habría dado cuenta de que Afganistán sería invadido si el ataque del 11-S seguía adelante.

Afganistán no fue una "base terrorista importante" en el pasado, y probablemente no lo será en el futuro. Y si lo hace, ¿qué más da? Por lo menos se sabrá dónde están.