Al principio iba a escribir sobre el "problema árabe", porque no hay ni una sola democracia que funcione en el mundo árabe. El golpe presidencial de esta semana en Túnez ha acabado probablemente con la democracia en el único país que realmente la consiguió durante la "primavera árabe" de 2010-11.

Egipto llegó a ser democrático durante un tiempo, pero las mismas personas que hicieron la revolución no violenta en El Cairo en 2011 dieron la bienvenida al golpe del general Sisi en 2013 porque el candidato de los Hermanos Musulmanes ganó la presidencia. Tampoco se opusieron cuando las tropas de Sisi masacraron entonces a unos 4.000 partidarios pacíficos del presidente Morsi en las calles.

En Siria, Yemen y Libia, los intentos de revoluciones democráticas desembocaron en terribles guerras civiles, y ahora Líbano, lo más parecido a una democracia árabe durante la mayor parte del siglo pasado (aunque siempre disfuncional), se está derrumbando. En un país antaño próspero, mucha gente está a punto de morir de hambre, y los refugiados sirios desesperados vuelven a vivir bajo el régimen de Assad.

Supongo que fue el Líbano el que me puso en esta pista. Fuimos allí hace unos años porque quería que mi mujer viera el antiguo Líbano antes de que el ISIS llegara a las montañas y lo destruyera, pero al final eso no ocurrió. En cambio, se lo hicieron ellos mismos. ¿Por qué está maldito el mundo árabe?

Pero eso es demasiado melodramático. El mundo árabe es un caso atípico, pero no muy lejano. Pensemos en Filipinas, heredera no de una sino de dos revoluciones democráticas no violentas y auténtica democracia en la actualidad, con un presidente que fue elegido legalmente hace cinco años y que pronto dejará el cargo pacíficamente al final de su único mandato permitido.

Rodrigo Duterte es también, según su propia admisión, un asesino en masa cuyos escuadrones de la muerte han matado a miles de personas. Algunos eran verdaderos traficantes de drogas y otros eran "falsos positivos", pero como probablemente diría él, no se puede hacer una tortilla sin romper los huevos.

Y en todo ese tiempo los índices de aprobación pública de Duterte nunca han bajado del 70%. Hay mucha gente que admira a un líder "fuerte", aunque sea un asesino.

Dejando de lado a los asesinos reales, el modelo de liderazgo del "macho alfa" sigue teniendo éxito en muchos países que son formalmente democráticos: Putin en Rusia, Orban en Hungría, Erdoğan en Turquía. De hecho, incluso las auténticas democracias de larga data pueden ser seducidas por un "gran" líder, como De Gaulle en Francia. (No, no sé dónde encaja Trump en este panteón).

Y sin embargo, al mismo tiempo tenemos países que siguen siendo democráticos incluso bajo gran presión, como la democracia de Brasil bajo el ataque de Bolsonaro, Sudáfrica bajo Zuma (y durante su reciente asalto al Estado de Derecho), o Indonesia desde Suharto. La cuestión no es por qué la democracia fracasa o por qué tiene éxito. Es por qué hace ambas cosas.

Los únicos que tienen respuestas plausibles son los que estudian la naturaleza humana: los psicólogos y sociólogos, por supuesto, pero sobre todo (porque están llegando a la raíz del problema) los antropólogos, los primatólogos y los etólogos. Y muchos de ellos argumentarían que la raza humana tiene una doble herencia.

Somos miembros de la familia de los primates y particularmente cercanos a los chimpancés, cuyas pequeñas sociedades son generalmente tiranías dirigidas por un macho alfa. Los demás miembros del grupo tienen fuertes reflejos de sumisión para protegerse de su acoso (pero al mismo tiempo los machos subordinados no dejan de hacer alianzas y de intentar destronarlo).

Pero nuestra propia especie, el homo sapiens, probablemente pasó la mayor parte de su carrera viviendo en grupos totalmente igualitarios de menos de cien personas. No tenían líderes formales, tomaban sus decisiones por consenso y compartían casi todo. ¿Cómo lo sabemos? Porque todas las bandas de cazadores-recolectores que sobrevivieron en el pasado reciente vivían así.

Dos herencias: la autocrática y la igualitaria. Tenemos las dos, y podemos cambiar entre ellas, pero el modo por defecto es probablemente el igualitario (es decir, el democrático), porque así es como pasamos la mayor parte de nuestro pasado humano.

Cuando empezamos a vivir en sociedades de masas hace unos cinco mil años ("civilización", como la llamamos), tuvimos que recurrir a la autocracia durante un tiempo, porque no se podía dirigir un
grupo con miles o incluso millones de personas por consenso. Ni siquiera había forma de incluir a todo el mundo en la discusión.

Así que cinco mil años de tiranía, pero tan pronto como conseguimos las comunicaciones de masas (sólo la imprenta, para empezar), el modelo igualitario empezó a volver, porque nos sentimos más cómodos con él.

Ahora lo llamamos democracia, y ciertamente no significa igualdad absoluta. Sí significa que las diferencias de riqueza y poder no deben ser demasiado grandes, o toda la estructura de consentimiento se derrumbará y volveremos a la autocracia. Sin embargo, la democracia es el modo por defecto.