Utilizando estas técnicas desde 2008, Willem y Celma Ras tratan a personas que sufren diversas patologías causadas por bacterias, virus, protozoos, hongos, etc., pero también fibrosis y problemas psicológicos como depresiones, ansiedades, estrés, trastornos del sueño y ataques de pánico.

Y la cosa no acaba ahí. No sólo tratan a los humanos, sino que también eliminan enfermedades como la leishmaniosis en los perros y la leucemia y el VIF en los gatos.

Tratamientos de frecuencia

En realidad, cuando le pregunto qué enfermedades pueden curar con las frecuencias me responde que sería mejor preguntarle qué no pueden. (Por ejemplo, huesos rotos o cualquier cosa que necesite cirugía).

Cuando pienso en el tratamiento con frecuencias, siempre se me pasa por la cabeza la radioterapia. Sin embargo, se trata de un enfoque totalmente diferente. Según el terapeuta: "Nuestra terapia de frecuencia es indolora, sin efectos secundarios y 100% segura. Estas frecuencias se sitúan entre 100 y 1.000 kiloHerz, lo que difiere de la radioterapia (activa), en la que las frecuencias que se utilizan son mucho más altas y peligrosas para el cuerpo humano".

El tratamiento de frecuencias se realiza a través de un aparato que emite una frecuencia que puede entrar en nuestro cuerpo con electrodos de mano -o de pie-, y/o con las llamadas bobinas de pancake de Tesla. La frecuencia -según el terapeuta- tiene que ser específica para el problema, porque "cada organismo, molécula o material se desintegrará cuando encuentre su propia frecuencia -específica- que lo pondrá en oscilación/resonancia"

Después de averiguar la frecuencia específica para el problema, el dispositivo enviará una señal con esta frecuencia en un voltaje entre 6 y 9 voltios de CC. "De esta manera la señal viajará al cuerpo donde el hierro de la sangre (hemoglobina) conduce la señal. Para glándulas como la tiroides, las suprarrenales y órganos como el hígado y el páncreas utilizamos las bobinas de Tesla localmente", explicó Willem.

Kinesiología (aplicada)
Por ello, Willem tiene que encontrar una forma rápida de descubrir qué problema hay detrás de la enfermedad para poder utilizar/sincronizar la frecuencia adecuada.

En el pasado (1934 - 1936), el creador de la terapia de frecuencia Raymond Rife -cuyo trabajo sigue la pareja junto a Hulda Clark y Meg Patterson- tardó muchos días en determinar con su microscopio las frecuencias que mataban las bacterias o los virus que causaban las enfermedades y con qué frecuencia y durante cuánto tiempo había que tratarlas. Llamó a esa frecuencia específica: "Tasa Oscilatoria Mortal" (M.O.R.) Ahora la pareja utiliza una técnica alternativa: una aplicación de la kinesiología (1976, Prof. Dr. Goodheart) para diagnosticar el problema de los pacientes y determinar la "frecuencia curativa".

La pareja lleva 25 años utilizando la kinesiología para cuestiones personales: "Mi mujer Celma estaba muy enferma y la kinesiología era la única forma que conocíamos de ayudarla a encontrar los complementos alimenticios adecuados para mantenerla con vida. Los médicos la habían abandonado".

La kinesiología aplicada es una terapia que utiliza pruebas musculares para buscar desequilibrios que puedan causar enfermedades en el cuerpo. Esta práctica se basa en la idea de que el cuerpo da las respuestas a través de la fuerza de sus músculos. En realidad, se basa en un modelo energético de la salud (no occidental).

Al introducirme en el tema, Willem me dijo "hace mucho tiempo un kinesiólogo experimentado me dijo que el cuerpo funciona como un ordenador, tu cabeza es el teclado con un simple chip que hace las conexiones con tus órganos, sistema linfático, etc. y tu cuerpo mismo es el disco duro, que contiene toda la información que necesitas saber. La comunicación pasa por un sistema binario en el que la pregunta al paciente -y la respuesta de éste- pasa por una doble conversión analógica/digital. Finalmente mi pregunta (analógica) recibe una respuesta (analógica): sí = músculo fuerte y no = músculo débil. Así que sólo puedo hacer preguntas cerradas. Así es como funciona, al menos así me lo han dicho".

"Usando la kinesiología de esta manera podemos averiguar la mayoría de las veces cuál es la razón detrás del problema, si podemos tratarlo y cómo, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo debemos tratarlo".

Willem es médico jurista jubilado y está registrado para esta actividad como "paramédico outros técnico". Trabajan a tiempo parcial con 5 personas. Me han acogido en su casa de campo que llaman "Vivenda Celma" en Vala Lobito, Silves. Si quieres saber más sobre sus tratamientos de bajo coste y la ubicación de su casa, entra en: Google Maps Portugal Silves Vivenda Celma donde también puedes encontrar algunas opiniones de pacientes.

Para más información: envíe un correo electrónico a viv.celma@sapo.pt