La empresa minera se llamaba DeepGreen, pero está en proceso de convertirse en una entidad mayor llamada simplemente The Metals Company. Los pobres son los once mil habitantes de Nauru, una minúscula isla independiente en el Pacífico occidental sin medios de subsistencia visibles.

Y los reguladores, lentos y distantes, son la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), con sede en Jamaica, un organismo creado en 1994 en virtud del Derecho del Mar de la ONU para regir las actividades en los fondos marinos en las zonas fuera del alcance de las leyes nacionales (es decir, la mayor parte del planeta).

En principio, la función principal de la ISA es controlar la minería en ese fondo marino, pero hasta ahora sólo ha expedido permisos de exploración. Nadie ha querido hacer minería propiamente dicha, y la actividad ha sido tan lenta que, después de 27 años, ni siquiera ha finalizado las normas que regirían la minería de aguas profundas.

Pero las nuevas tecnologías vitales, desde los teléfonos móviles y los ordenadores hasta las baterías para vehículos eléctricos y el almacenamiento de energía, han creado una enorme demanda de cobalto, níquel, cobre, manganeso y tierras raras, que se encuentran en grandes cantidades en "nódulos polimetálicos" del tamaño de una patata en algunas partes del fondo marino.

Por ello, DeepGreen se asoció con el presidente de Nauru, Lionel Aingimea, cuyo país tiene el control exclusivo de 75.000 km2 de lecho marino en la zona Clarion-Clipperton del Pacífico Norte (entre Hawai y México), y comunicó a la ISA el 30 de junio que quiere empezar a explotar la zona en dos años.

Lo bueno de esta estrategia es que, si la AIS no ha completado su aplazado "Código Minero" en los dos años siguientes a la recepción de la solicitud, el país que la solicita puede seguir adelante y comenzar la explotación minera con las normas actuales (casi inexistentes).

Hay que sentir pena por Nauru. Sólo tiene el tamaño de Manhattan hasta la calle 42, y el 80% de ese minúsculo territorio fue explotado en busca de fosfatos por las potencias coloniales durante el siglo XX. Casi la mitad de su población padece diabetes de tipo 2 (el 70% es obeso), y no le quedan recursos dignos de mención.

Uno siente menos pena por la empresa DeepGreen, con sede en Vancouver, que sólo quiere ganar mucho dinero, pero su director general, Gerard Barron, sí sabe cómo hablar: "El mundo está en un impulso masivo para alejarse de los combustibles fósiles, y ¿qué necesitamos si queremos hacerlo? Necesitamos construir muchas baterías".

Llama a los nódulos polimetálicos "baterías en una roca", pero no es tan sencillo. Los nódulos serían aspirados en una mezcla de agua y sedimentos por enormes máquinas submarinas desde una profundidad de hasta 6.000 metros, subidos a la superficie en un elevador gigante, y luego separados del sedimento y el agua de mar (que se bombearía de nuevo al fondo).

"Esperamos arrastrar sólo 5 cm de sedimento submarino y volver a depositar más del 90% de este sedimento en el fondo del mar", dijo Barron. "Esperamos que la mayor parte de este sedimento se restablezca en cuestión de horas o días a decenas o miles de metros de su origen".

"El sedimento de la llanura abisal almacena 15 veces menos carbono que la media en tierra y no se conocen mecanismos para que este carbono se libere a la atmósfera desde 4 km de profundidad", añade, así que no es el típico promotor de la minería de choque.

Pero, ¿por qué tiene tanta prisa Barron? Quizá porque DeepGreen va a cotizar en el Nasdaq y necesita mostrar algún "progreso" a los posibles inversores. Pero la iniciativa de DeepGreen/Nauru ha desencadenado una reacción que significa que es probable que no haya ninguna actividad minera real durante al menos cinco años. Más bien hasta dentro de diez.

Más de 450 expertos en ciencias y políticas marinas de 44 países respondieron a la iniciativa DeepGreen/Nauru firmando una declaración en la que se pide una moratoria inmediata de la minería de aguas profundas. Países regionales más grandes, como Papúa Nueva Guinea, Vanuatu y Fiyi, han pedido una pausa preventiva de las actividades mineras en aguas profundas.

Importantes clientes potenciales de los metales de los fondos marinos, como el Grupo BMW, el Grupo Volvo y Samsung SDI (fabricantes de baterías), han declarado que no permitirán la entrada de ningún mineral de los fondos marinos en sus cadenas de suministro hasta que esté claro que son ambientalmente defendibles.

Es posible que acabemos teniendo que hacer minería en el fondo del mar, porque el cambio de los combustibles fósiles a la energía sostenible requerirá sin duda una gran cantidad de esos metales. Pero hay un gran margen de mejora en el reciclaje, y si eso no es suficiente, todavía tenemos que sopesar los costes medioambientales de las operaciones en el fondo marino frente a la minería en tierra.

Una moratoria es, sin duda, el camino correcto, y DeepGreen, sin quererlo, lo ha hecho más probable.