En el último artículo, hablamos de las ventajas de comprar un coche eléctrico. A continuación, me propuse probar por mí mismo la sensación de conducir el nuevo Peugeot e-208 - versión 100% eléctrica.

En el pasado, los coches eléctricos se veían como algo diferente a los demás y a menudo se consideraban feos. Pero en este caso Peugeot ha diseñado un coche precioso, con un diseño deportivo, cómodo, moderno y sofisticado que se ha adaptado a diferentes tipos de vehículos, siendo el eléctrico uno de ellos. También puedes encontrar este coche en versiones diésel, gasolina e híbrida.

Confort y velocidad

El coche eléctrico tiene dos modos muy diferentes entre sí: eco y sport.

El modo eco es una experiencia de conducción suave, muy apropiada para la ciudad, en la que no recibes un impulso desagradable como el de un coche normal al arrancar. En el modo eco, el acelerador es un poco más pesado, al igual que el freno. La aceleración es estable y cómoda.

El modo Sport es lo contrario: el acelerador responde más rápido, el freno es menos sensible. En el modo sport te da un empuje casi de coche de carreras, con la fuerza suficiente para poder arrancar rápido si es necesario y facilitando los adelantamientos con gran seguridad y rapidez. Es un coche muy cómodo de conducir y transmite una pizca de adrenalina a alta velocidad.

De hecho, lo primero que noté fue la velocidad de arranque. A los pocos kilómetros me di cuenta de que de 0 a 62 era muy rápido, con una aceleración (0-62 mph) de 8,1 s, concretamente. La velocidad máxima es de 93 mph.

Mi opinión entre estos dos modos: En cuanto a confort, el eco es mejor, pero en cuanto a sensación de conducción el sport te da una sensación más potente, mejor que un coche de combustión. Sin embargo, en el modo sport los consumos son mayores. Por lo tanto, puede ser mejor cambiar. Además, existe el modo B y el modo D: el B recupera más potencia que el modo D, lo que significa más dinero y kilómetros ahorrados.

Interior y diseño

Los nuevos Peugeot en general tienen un interior muy agradable y bonito, y el e-208 no es una excepción. Además de la apariencia, es muy intuitivo, incluso para aquellos que nunca han conducido uno antes, es fácil de aprender.
Todo el diseño es muy aerodinámico, un aspecto totalmente diferente a los habituales vistos en Peugeot a lo largo de los años y cada línea está muy bien pensada.

Conducción e-silence

Conducir este e-208 te da toda la sensación de conducir un vehículo de combustión. La única gran diferencia es el nivel sonoro (o la falta de él).

¿Te has preguntado alguna vez cómo es conducir un coche sin hacer ruido? Esto no sólo es bueno para nosotros los conductores. Llegar a casa de madrugada y aparcar el coche sin hacer ruido es estupendo para todos: ¡sus vecinos y su familia se lo agradecerán!
Y hablando de la familia, desde la ergonomía hasta los materiales y la conectividad, es un coche muy cómodo -a pesar de su tamaño, porque el 208 es una versión pequeña- pero tiene espacio suficiente para cinco personas.

Y cuando vayas a hacer la compra, siéntete libre también porque el maletero tiene mucho espacio. El volumen del maletero es idéntico al de la versión de combustión, a diferencia de otros coches eléctricos de otras marcas, esto se debe a que las baterías en el e-208 están situadas en la parte inferior del coche, bajo los asientos, no alterando ni reduciendo el espacio del maletero.

Además, la parte trasera tiene un estilo interesante, con la banda horizontal en negro brillante y destaca por las luces full LED con tres garras que permanecen encendidas, tanto de día como de noche, lo que además de darle más visibilidad, le da un aspecto deportivo.

A pesar de tener una autonomía de 211 mph que ya permite realizar viajes más largos sin parar a cargar las baterías, es un coche que en mi opinión está orientado a un uso urbano, no tanto para largas distancias. Un e-208 es perfecto para aquellos que no necesitan hacer viajes largos y constantes (como es el caso de la mayoría de la gente en realidad). Por ejemplo, es súper cómodo para hacer la compra, llevar a los niños al colegio, ir a la playa, etc.

Además, es un coche divertido de conducir, y como es diferente, algunas personas tienen reacciones interesantes al ver el coche y se sorprenden por la ausencia de ruido.

En otras palabras, un coche eléctrico no es sólo para las personas que respetan el medio ambiente. De hecho, es para quienes les gusta tener un coche cómodo y con velocidad para adelantar, a la vez que moderno y actual.