Empezar una nueva etapa siempre es emocionante: comprar una propiedad, tal vez iniciar un negocio o aprender un idioma diferente. Sin embargo, desde el comienzo de la pandemia, muchas personas han tenido que suspender estos sueños por un tiempo.

Esto no es una sorpresa. Desde marzo de 2020, el número de citas disponibles en elServicio de Extranjería y Fronteras (SEF) ha disminuido drásticamente, lo que ha causado dificultades a muchos inversores con visados dorados.

Citas biométricas del SEF: 3 experiencias diferentes

Día tras día, la espera es interminable. A Daniel, ciudadano estadounidense, le preocupa que, aún faltando seis meses, su visado no se complete a tiempo y no pueda obtener la residencia según las normas vigentes.

Esta situación ocupa sus pensamientos de la mañana a la noche: "Apenas puedo concentrarme en otra cosa que no sea la espera de mi cita biométrica en el SEF, el tren que nunca llega. Compruebo si hay nuevas vacantes una docena de veces al día, y nunca están disponibles", dice.

"He solicitado el programa "visado de oro" porque mi trabajo me obliga a viajar con frecuencia, y no puedo estar en Portugal a tiempo completo hasta más adelante".

Desde entonces, su vida ha sido una pesadilla: "No he podido viajar a Portugal desde que solicité la residencia. Estoy contento y agradecido de que el SEF haya aprobado mi solicitud de residencia en sólo dos meses, antes de los tres meses de tramitación previstos. El siguiente paso es reunirme con el SEF para una cita de biometría, pero el SEF no ha aceptado nuevas citas desde que se aprobó mi solicitud".

A Daniel le encanta este país del sur de Europa y está deseando empezar una vida normal en Portugal. Por normal se refiere a tareas muy sencillas como abrir una cuenta bancaria o conseguir un certificado de vacunación, pero esta situación le dificulta la planificación de su vida. Sin embargo, su pasión por Portugal sigue siendo más fuerte que nunca, y está decidido a leer y escribir portugués con fluidez.

"Mantengo conversaciones significativas y cómodas con amigos portugueses en su propio idioma, veo programas portugueses y abrazo una identidad 100% portuguesa. Si algún día tengo hijos, aprenderán muchos idiomas, pero quiero que el portugués sea su primera lengua."

En una situación similar se encuentra Ted, que lleva más de un año esperando una cita con el SEF: "Estoy solicitando el ARI o "Golden Visa" de inversión. Mi solicitud se presentó allá por mayo de 2020 (todo el papeleo, los dólares de la inversión ya están en Portugal) y todavía estoy esperando una cita para la biometría".

Ted se enamoró de Portugal desde el principio y espera mudarse al país lo antes posible, pero ese día parece estar lejos de producirse: "Desde que nos inscribimos, pasó lo de Covid, así que no es culpa del SEF. Pero desde entonces las citas biométricas básicamente no están disponibles". Por ello, cree que el SEF debería dejar de recibir más solicitudes hasta que esto se resuelva.

Pero Ted no es el único. Otro norteamericano que habló con The Portugal News está pasando por una situación similar y le preocupan los efectos negativos que esta situación puede acarrear para la inversión del país.

"Es frustrante porque oigo hablar de las dificultades que tiene mucha gente en Portugal por la falta de turismo y muchos extranjeros tienen un deseo sincero de ayudar. Muchas personas que buscan el visado ARI son las que pueden venir a Portugal y crear empresas, crear puestos de trabajo, gastar dinero, invertir en Portugal, pero es desalentador cuando oímos hablar de irregularidades".

"2021: 445 permisos de residencia concedidos por inversión"

The Portugal News ha hablado con el SEF para obtener algunas aclaraciones. Según el SEF: "Debido a la situación de pandemia y a las medidas de seguridad que el SEF tuvo que adoptar, se redujo el número de servicios posibles. Aunque los ciudadanos que vieron anuladas sus citas por la suspensión del servicio, entre el 13 de febrero y el 16 de abril, fueron notificados de nuevas citas, en un total de unas 41.400."

Además, "se concedieron 445 permisos de residencia por inversión, por un importe de 237.650.555,33 euros desde el inicio del año hasta el 30 de junio".

Preguntado por la falta de citas para los solicitantes de visados dorados, el SEF respondió que en el marco del ARI (Permiso de Residencia por Actividad de Inversión), entre el 1 de enero y el 29 de julio de 2021, se facilitaron 1.955 citas, señalando que "hasta finales de septiembre se han programado 1.627 citas ARI".

El SEF señaló que "en el mismo periodo, 2.400 personas con cita previa para el ARI no acudieron, acabando por ocupar una plaza que estaba destinada a otros ciudadanos."

Sin embargo, cada experiencia puede ser diferente. Hay personas que han pasado por un proceso mucho más fácil. En general, todo el mundo parece estar de acuerdo en que tener un buen abogado en Portugal (que esté acostumbrado al sistema nacional y a las normas sabrá informarte mejor sobre el mejor programa, etc.) podría ser un buen comienzo.