En el primer semestre de este año, Caixa Geral de Depósitos (CGD),BCP, BPI, Santander Totta y Novo Banco perdieron 240 sucursales en Portugal en comparación con el mismo periodo de 2020.

A finales de junio del año pasado, los bancos contaban en conjunto con 2.343 sucursales, viendo reducido ese número en un año a 2.103.

A mitad de este año, BPI tenía 386 sucursales, CGD 543, Santander Totta 368, Novo Banco 348 y BCP 458.

En cuanto a los empleados, la reducción fue de 1.474 personas en los cinco mayores bancos que operan en Portugal.

A finales de junio de 2020, las cinco mayores entidades contaban con un total de 29.701 empleados, y un año después este número se redujo a 28.227, confirmando la tendencia de los últimos años.

Al final del primer semestre, en Portugal, CGD tenía 6.515 empleados, Santander Totta 5.765, BCP 6.937, BPI 4.562 y Novo Banco 4.448.

Los cinco principales bancos que operan en Portugal registraron unos beneficios agregados de 708,4 millones de euros en el primer semestre, siendo el BCP el que menos aportó.