"Hasta el momento, se ha identificado como sospechoso a un ciudadano extranjero, que ya ha cometido actos de naturaleza similar en otros lugares y que, mientras tanto, se ha ausentado del país", dijo la PSP en un comunicado.

La investigación del acto vandálico contra el Padrão dos Descobrimentos (Monumento de los Descubrimientos) está siendo investigada por la PJ, que recibió la denuncia del suceso en la mañana del 9 de agosto y procedió a las "diligencias investigativas y periciales necesarias a través de la Dirección de Lisboa y Vale do Tejo y del Laboratorio de la Policía Científica, para la recogida de pruebas y para el descubrimiento de la autoría del ilícito".

Según el PJ, "la investigación continúa con la adopción de medidas procesales adecuadas a la situación".

El 9 de agosto, el Ayuntamiento de Lisboa publicó un comunicado de prensa en su página web en el que informaba de que el Padrão dos Descobrimentos, un monumento situado en la parroquia lisboeta de Belém, había sido objeto de vandalismo el domingo y que la limpieza del monumento había comenzado por la tarde "tras la conclusión de las investigaciones en el lugar de los hechos por parte de la Policía Judicial".

Según el ayuntamiento, que se hizo cargo de la limpieza de los cerca de 20 metros de grafitis a lo largo del monumento, "todo acto de vandalismo contra el patrimonio colectivo de la ciudad es inaceptable".

El Padrão dos Descobrimentos, en Lisboa, fue vandalizado el domingo con pintadas en uno de los lados del monumento, que cubren una longitud de unos 20 metros y están escritas en inglés, informó la Policía de Seguridad Pública (PSP) a Lusa.
El mensaje dice, en inglés, "Blindly sailing for monney [sic], humanity is drowning in a scarllet [sic] sea lia [sic]".

El suceso fue registrado por la PSP alrededor de las 11:30 horas del domingo, y el incidente fue comunicado al Ayuntamiento de Lisboa, que supervisa el monumento.

Proyectado por el arquitecto Cottinelli Telmo, el Padrão dos Descobrimentos fue construido para la Exposición del Mundo Portugués, en 1940, pero fue rehecho en hormigón armado y piedra rosa de Leiria, entre 1958 y 1960, habiendo sido inaugurado en enero de ese mismo año, durante el quinto centenario de la muerte del Infante Dom Henrique.