Marina Aust no ha tomado pastillas en su vida. En su opinión, hay otras alternativas naturales que obtienen el mismo resultado. Por eso decidió hacerse homeópata en primer lugar y enseñar a otros a disfrutar de lo que ofrece la naturaleza: curar sin efectos secundarios.

"Tengo 66 años y nunca he tomado ningún tipo de pastillas en mi vida, ni antibióticos, ni analgésicos, nada. Nunca quise hacerlo desde que tengo uso de razón", dice Marina Aust, una homeópata alemana.

Trabaja en una clínica dental
Me encontré con ella en una clínica dental, pero no es dentista. Marina trabaja con el Dr. Axel Geiger, un dentista de Carvoeiro, que hace 10 años invitó a Marina a unirse a su equipo en la clínica y empezar a recibir a sus pacientes allí. A cambio, ella ayudaría a sus pacientes dentales -que le piden consejo naturista- con medicinas naturales.

Un dentista y una homeópata trabajando juntos puede parecer extraño al principio, ya que es un enfoque diferente al que estamos acostumbrados. Pero en realidad funciona muy bien. En su clínica, los pacientes pueden optar entre el tratamiento dental tradicional y el seguimiento por parte de un homeópata.

Quizá se pregunte cómo funciona esto, ya que un homeópata no extrae dientes y tampoco repara caries ni coloca implantes. Es simplemente un complemento de lo que ya hace el dentista, no un sustituto.

Beneficios de tener un homeópata en una clínica dental
Marina enumera algunas de las ventajas que ha encontrado a lo largo de los años de este trabajo combinado:

"Cada vez hay más gente interesada en esta combinación; no les gusta tomar antibióticos cada vez después de los tratamientos dentales. A veces el analgésico no funciona y el Dr. Axel me pregunta qué podemos hacer para que funcione".

También ayuda a obtener resultados en pacientes con infecciones: "La homeopatía funciona muy bien para las infecciones. Si tienes una infección en los dientes y decides tratarla con homeopatía es mejor que con antibióticos. De hecho, hoy en día, hay mucha gente a la que no le gusta tomar antibióticos siempre y es una buena forma de evitarlos", explicó.
Otra curiosidad es que en la homeopatía clásica cada diente pertenece a un órgano: "Todos los dientes pertenecen a unos órganos. Tengo un mapa de todos los dientes y órganos. Por ejemplo, si se extraen las muelas del juicio, puede ser una señal de que se tiene sensibilidad estomacal y entonces hay que tener cuidado con lo que se come", dijo a The Portugal News.

Además, después de sacar una muela -una intervención quirúrgica que no hace feliz a nadie- "la homeopatía es estupenda para una mejor recuperación y si en cambio se toman antibióticos se tarda más en curar".

Cuando le pregunté qué funciona mejor en odontología -si las pastillas normales o el tratamiento alternativo- me dijo que siempre depende de la persona a la que se trate. Sin embargo, siempre recomienda empezar con un tratamiento natural y luego, si no funciona, seguir con una prescripción médica.

Médicos y homeópatas trabajando juntos
Una de las razones por las que a Marina le gusta trabajar con los médicos es que pueden contribuir con diagnósticos médicos, algo que sus pacientes prefieren.

"A la gente le gusta tener diagnósticos. La gente que acude a mí suele ir primero al médico, en busca de un diagnóstico, y cuando el médico dice que tienen, por ejemplo, una infección de oído, vienen a mí porque no quieren tomar antibióticos, quieren un enfoque alternativo que es lo que hacemos aquí. Pero a todo el mundo le gusta recibir el diagnóstico del médico", dice.

"En mi opinión, es muy importante que los médicos y los naturópatas trabajen más juntos", aunque lamenta que esta no sea la realidad por el momento, ya que "muchos de los médicos no están de acuerdo con esto".

"Me gusta, pero la mayoría de los médicos no lo quieren. Me gustaría que trabajaran más con nosotros, pero les gusta tener lo suyo. Aprenden mucho en sus estudios y luego no quieren dejarlo de lado", dijo.

Además, en su opinión, cuando los médicos intentan utilizar productos naturales, acaban desistiendo al cabo de un tiempo: "Lo intentan, pero enseguida vuelven a los antibióticos o a otro tipo de medicamentos", afirma.

Según su experiencia, el desconocimiento de la dosis correcta suele llevar a la gente a abandonar los tratamientos naturales: "A veces la gente no toma el producto natural en la dosis correcta, por lo que no funciona rápidamente y entonces la gente recurre a los analgésicos o a los antibióticos", por eso es tan importante contar con asesoramiento profesional y la automedicación, incluso con productos naturales, no es la mejor alternativa.

Marina está en Carvoeiro los martes y los viernes, pero tiene su sede en Aljezur. Si desea obtener más información, póngase en contacto con Marina a través de: +351 965 667 392.