El primer paso debe ser aclarar los aspectos de la compra, en cuanto al precio y lo que se incluye en el trato, así como exigir al vendedor todos los documentos legales para proceder.

Antes de comprar una propiedad en Portugal, cada otorgante necesita tener un número fiscal portugués, que es un número de identificación fiscal emitido por las autoridades fiscales portuguesas. Si está casado, su cónyuge también necesita emitir ese número, lo que es la condición de los bienes. Tenga en cuenta también que este número le identificará siempre como contribuyente.

Antes de seguir adelante, debe saber cuánto va a gastar con los impuestos relacionados con su adquisición. Los impuestos se basan en el precio de la propiedad o en el importe de la evaluación de la propiedad en el departamento de impuestos. Puede cuantificar para el impuesto de actos jurídicos documentados el 0,8 por ciento y para el impuesto de transmisiones patrimoniales entre el 0 y el 6 por ciento si el precio de compra es inferior a 1.000.000 de euros, y el 7,5 por ciento para más de 1.000.000 de euros.

Después de reunir los documentos legales y su número fiscal, para asegurar el trato el siguiente paso es otorgar un contrato de reserva o un contrato de promesa de compraventa, en el que se harán constar todas las condiciones de la venta acordadas con el vendedor, incluyendo la fecha de finalización, el precio del inmueble, las condiciones de pago, la fecha y circunstancias de finalización, el aviso de tanteo si lo hubiera, la obligación de gastos, las garantías, los retrasos, los incumplimientos del contrato, la jurisdicción, la agencia inmobiliaria que interviene y el inventario de muebles y enseres si está incluido en el precio, y otros según la situación del inmueble.

La intervención de un agente inmobiliario debe ser declarada en Portugal. En caso de omisión de esta información en el trato, se incurre en la pena aplicable del delito de desobediencia.

En el contrato de promesa se acuerda una fianza entre las partes a pagar a la firma de dicho contrato, y todas las condiciones tienen que ser respetadas por ambas partes.

Una vez finalizado todo el proceso, se otorgará la escritura de compraventa y se le transferirá la propiedad y se registrará formalmente en el departamento de registro de la propiedad y en el departamento de impuestos, lo que le otorga plena seguridad de propiedad.

En el caso de que no pueda asistir a todos los trámites burocráticos, su abogado puede representarle, analizando todos los aspectos legales del proceso de compra, incluyendo la confirmación de que la propiedad está libre de hipotecas, deudas u otros contratos.