Pero han fracasado en todas partes, y toda la ideología islamista se está haciendo vieja.

Las ideologías revolucionarias rara vez prosperan cuando superan los cincuenta años.

Los medios de comunicación hablan mucho en estos momentos de que la victoria de los talibanes inspirará a grupos afines en otros lugares y provocará un fuerte aumento de los atentados terroristas. En parte se trata de pánico periodístico, pero varios grupos de interés militares y políticos también promoverán esta noción para sus propios fines.

Por lo tanto, pronto nos encontraremos con que se nos insta a participar en una nueva "guerra contra el terror". No sería tan grande, larga y contraproducente como la primera, pero se perdería mucho tiempo y dinero y muchas vidas si se pusiera en marcha. Así que piensa en esto como un aide-mémoire sobre por qué sería una cosa muy estúpida.

Los talibanes son afganos, por supuesto, pero el terrorismo islamista es principalmente un fenómeno del mundo árabe. Esa es la parte del mundo musulmán donde los gobernantes son más descaradamente crueles y corruptos. Muchos árabes se han visto atraídos por el islamismo como una posible forma de sustituir a esos regímenes podridos, y algunos de ellos han llegado a la conclusión de que sólo la violencia puede llevar a los islamistas al poder.

Esto no tiene nada de extraordinario. Toda una generación de revolucionarios anticoloniales en África y Asia llegó a una conclusión similar, abrazando la ideología marxista como excusa para la violencia y como garante pseudo-religioso de la victoria. La gran diferencia es que ganaron (y luego abandonaron en su mayoría el marxismo), mientras que en el mundo árabe, los tiranos corruptos siguen en el poder en casi todas partes.

Las mismas familias gobernantes vendidas siguen gobernando en Arabia Saudí, los Estados del Golfo, Jordania y Marruecos. Regímenes militares como el de Siria, Egipto y Argelia, que salieron de sangrientos golpes de Estado, sofocan decididamente la protesta popular. La frustración y la ira populares son intensas.

Por ello, una minoría de árabes se traga el argumento islamista de que el deplorable estado del mundo árabe se debe a que los musulmanes no viven sus vidas como Dios manda, en la versión radical de la observancia islámica que los islamistas creen que es la única interpretación correcta de la voluntad de Dios.

Por lo tanto, la solución a la situación actual del mundo musulmán es instalar regímenes islamistas revolucionarios que impongan esa versión de la voluntad de Dios a la población, con lo que, con la ayuda de Dios, empezarán a ganar. Surgirá un mundo musulmán unido que romperá sus actuales ataduras, alcanzará gran poder y prosperidad y, en algunas versiones, convertirá al mundo entero al Islam.

Una visión atractiva para muchos árabes que estaban al borde de la desesperación, y los años 70, 80 y 90 estuvieron llenos de intentos de revoluciones islamistas, desde Argelia hasta Arabia Saudí, todos los cuales fracasaron. Los islamistas nunca consiguieron convencer a suficientes personas de que merecía la pena morir por esta quimera. Así que, hacia 1999, un líder islamista llamado Osama bin Laden ideó una nueva estrategia.

La única manera de movilizar a suficientes musulmanes en favor del sueño islamista, creía él, era provocar un ataque directo al Islam por parte de los infieles. Y la única manera de motivar a los perezosos infieles para que desempeñaran el papel que les correspondía en esta estrategia era atacarlos directamente, no para conquistarlos, lo cual era imposible, sino para engañarlos para que invadieran los países musulmanes.

Esa fue la estrategia de los atentados del 11-S, y tuvo éxito incluso más allá de las expectativas de Bin Laden. Los indignados Estados Unidos declararon la "Guerra contra el Terror" e invadieron no uno sino dos países musulmanes, Afganistán e Irak. El primero tuvo poco que ver con el 11-S y el segundo nada en absoluto, pero las invasiones tuvieron el efecto que Bin Laden buscaba.

Sin embargo, veinte años después, los beneficios para la causa islamista han sido bastante limitados. Los talibanes han vuelto por fin al poder en Afganistán, y hubo un intervalo en el que el "Estado Islámico" (ISIS) controló gran parte de Irak e incluso se expandió a Siria, pero todavía no hay un solo régimen islamista revolucionario en el mundo árabe.

La conclusión obvia es que esta estrategia ha fracasado definitivamente. Incluso con la ayuda de las invasiones occidentales y la "Guerra contra el Terror", los islamistas han sido incapaces de convencer a suficientes árabes de que son la solución correcta a los problemas del mundo árabe.

No cabe duda de que seguirán produciéndose atentados terroristas islamistas dispersos dentro y fuera del mundo árabe durante muchos años, aunque probablemente ninguno tan dramático como los del 11-S. Pero la idea de que la toma del poder por parte de los talibanes en Afganistán dará lugar a una nueva y enorme ola de terrorismo islamista es absurda.

La victoria de los talibanes estaba descontada de antemano hace años, y la idea de provocar invasiones estadounidenses como herramientas de reclutamiento para revoluciones islamistas es ya muy antigua. Incluso Washington se da cuenta de ello.