Según un informe de la Autoridad Nacional de Seguridad Vial (ANSR), entre enero y julio se registraron en Portugal continental 14.664 accidentes con víctimas, con el resultado de 185 muertos, 1.044 heridos graves y 16.973 heridos leves.

En comparación con el mismo período del año pasado, el número de víctimas mortales disminuyó un 14,4% (31 menos) y el número de heridos aumentó: 51 heridos graves más (+5,1 por ciento) y 396 heridos leves más (+2,4 por ciento). Los accidentes con víctimas aumentaron un 2,6 por ciento (+373).

Según el informe, el accidente más frecuente fue la colisión (53,6 por ciento), que causó el 37,8 por ciento de las víctimas mortales registradas.

El derrape fuera de la carretera supuso el 34,8 por ciento de todos los accidentes y fue responsable del 48,6 por ciento de las víctimas mortales y del 42,5 por ciento de los heridos graves.

El documento también indica que el 71,4 por ciento del total de víctimas mortales eran conductores, el 13 por ciento pasajeros y el 15,7 por ciento peatones.

Más del 70 por ciento de los accidentes afectaron a vehículos ligeros de pasajeros, según el informe, que indica un aumento de los accidentes de ciclomotores y motocicletas (+2,9 por ciento) y de bicicletas (+22,8 por ciento).

Durante los siete primeros meses del año, se inspeccionaron 65,2 millones de vehículos (en persona o mediante inspección automática).

En estas inspecciones se detectaron 648,2 mil infracciones (un 12,6 por ciento menos), más de la mitad (58,1 por ciento) estaban relacionadas con el exceso de velocidad.

El informe de la ANSR destaca la disminución de algunos tipos de infracciones, destacando el descenso del 21,5 por ciento en las relacionadas con el exceso de velocidad y del 13,4 por ciento en las transgresiones por consumo de alcohol por encima del límite legal.

Las infracciones por no utilizar sistemas de retención infantil aumentaron un 55,2 por ciento y las relacionadas con no utilizar el cinturón de seguridad un 29,9 por ciento.