Según el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Enseñanza Superior, el curso pasado se matricularon 411.995 estudiantes, "un nuevo máximo histórico".

En comparación con el año anterior, hay 15.000 estudiantes más, lo que representa un aumento del 4 por ciento, que también es un récord: en este caso, la tasa de crecimiento anual más alta de la última década.

"También muestra una evolución creciente y continua del ciclo de expansión de la educación superior verificado desde 2015, un año en el que el número de estudiantes matriculados en la Educación Superior fue inferior a 350.000", añade la nota del ministerio.

Hasta ahora, el máximo número de alumnos matriculados en educación superior se había registrado en el curso 2010/2011, con cerca de 403.000 estudiantes.

Otros datos de la Dirección General de Enseñanza Superior (DGES) muestran que ocho de cada diez universitarios están matriculados en la enseñanza superior pública, pero en términos porcentuales el incremento respecto al año anterior fue ligeramente superior en la privada (5 por ciento frente al 4 por ciento de la pública).

Con un 16 por ciento de los matriculados, los másteres también crecieron el año pasado y el número de estudiantes de doctorado aumentó por encima de la media (8 por ciento), registrando también un nuevo máximo histórico, con 23.544 matriculados.

El número de estudiantes que eligieron Portugal para cursar estudios superiores después de terminar la enseñanza secundaria en el extranjero también ha aumentado en los últimos años, llegando a 47.000 en el último año.

"Estos estudiantes crecen un 179% respecto a 2015 y un 7% respecto al año anterior, lo que es especialmente relevante en un año marcado por las fuertes restricciones a la movilidad internacional", destaca el ministerio.