La vicepresidenta de la Convención Nacional de la Salud ha defendido la necesidad de que el SNS avance con la colaboración de los sectores privado y social para crear un "ecosistema saludable de mayor valor" que dé una respuesta cohesionada a los desafíos.

"La reestructuración y el fortalecimiento del sistema de salud deben ser considerados como una prioridad", dijo Ana Paula Martins al final de la conferencia "Recuperar la salud, ¡ya!", que reúne a más de 150 instituciones públicas, privadas y sociales.

Para la Convención Nacional de Salud, los retrasos en la recuperación de la actividad asistencial que se crearon debido a la pandemia del Covid-19 "no pueden ni deben ignorar la necesidad de una estrategia clara para la futura consolidación del sistema".

"Tenemos que hacer varias cosas a la vez", dijo Ana Paula Martins, presidenta del Colegio de Farmacéuticos.

Citando las declaraciones del presidente del Consejo Económico y Social, Francisco Assis, en la conferencia, afirmó que, para fortalecer el Servicio Nacional de Salud, que es central en este sistema, es necesario tener el coraje de reformar.

"Por lo tanto, es imprescindible un instrumento inteligente y transformador en materia de salud para modernizar el SNS y construir, de una vez por todas, con el sector privado y social un ecosistema sanitario de valor reforzado, preparado para dar una respuesta cohesionada a los retos actuales y futuros que tendremos", subrayó.

"Nadie nos perdonará que sigamos en la miopía de no querer ver los recursos que tenemos a nuestra disposición y utilizarlos de manera concertada", dijo.

"Reafirmamos lo que venimos diciendo desde hace años y que la pandemia ha enfatizado: la salud debe tener una ideología, pero no puede ser un espacio de conflicto ideológico, sino que es un objetivo nacional, donde todas las ideologías convergen en lo que es mejor para el ciudadano y para la sociedad".

Dirigiéndose al Presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, que clausuró la conferencia, Ana Paula Martins dijo: "la pandemia nos ha enseñado que la matriz del pasado no resuelve el problema del presente y del futuro".

En este sentido, defendió que es urgente asumir nuevos modelos de gestión y financiación, de prestación de cuidados "con energía, con esperanza y con fuerza".

"El reto es transformar sin cambiar lo esencial, la solidaridad, porque no hay portugueses de primera y de segunda", dijo, "el SNS no es el sistema de salud de los pobres, ni el privado de los ricos o de las rentas bajas. El sistema nacional de salud es un gran ecosistema que atiende a todos según sus necesidades, teniendo en cuenta las preferencias de los ciudadanos que no son agentes pasivos en el siglo XXI".

Asimismo, destacó que la Convención Nacional de Salud otorga "la mayor importancia" al Plan de Recuperación y Resiliencia, que destaca la transición digital como una de las principales prioridades.