La mayoría de las hambrunas son en realidad un resultado directo y a veces deliberado de la guerra, como el actual bloqueo de Tigray, una región sin salida al mar, por parte de los regímenes de Etiopía y Eritrea, y el bloqueo de Yemen por parte de Arabia Saudí y sus aliados regionales y occidentales. Pero es el final de una guerra lo que está provocando el hambre aguda en Afganistán.

Hubo una sequía en Afganistán en los dos últimos años de la ocupación estadounidense, por lo que muchos afganos pobres ya eran vulnerables antes de los acontecimientos del pasado verano. (Siempre son los pobres los que pasan hambre o se mueren de hambre cuando los alimentos escasean y los precios suben). Pero la causa próxima de la inminente hambruna fue el caos de la evacuación estadounidense en agosto.

A medida que el pánico se reproducía en las pantallas estadounidenses y el sentimiento de humillación aumentaba, la administración Biden dejó una cosa clara: "Cualquier activo del Banco Central que el gobierno afgano tenga en Estados Unidos no se pondrá a disposición de los talibanes", dijo un funcionario de la administración el 15 de agosto, y con ello la hambruna se hizo inevitable.

Es comprensible que el gobierno estadounidense y las instituciones dominadas por Estados Unidos, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, dejaran de verter ayuda en Afganistán después de que los talibanes tomaran el poder. Esto supuso un gran problema para el nuevo régimen, ya que la ayuda exterior cubría las tres cuartas partes del gasto público del país, pero no fue una sorpresa.

Otra cosa muy distinta es congelar todo el dinero propio de Afganistán que está depositado en bancos estadounidenses y otros occidentales (9.500 millones de dólares sólo en el caso de Estados Unidos). Se trata, en su mayoría, de dinero de ayuda no gastado que el régimen anterior aún no había gastado o robado, pero sigue siendo dinero afgano y ahora pertenece al nuevo gobierno de Afganistán: los talibanes.

Esa es la congelación que realmente importa. La economía nacional de Afganistán se ha hundido prácticamente, pero hay suficiente dinero en esas cuentas congeladas para pagar los alimentos importados que permitirían a 40 millones de afganos pasar el próximo invierno sin muchas muertes por inanición. Entonces, ¿por qué el gobierno estadounidense no lo libera?

Los cínicos sugerirían que es porque Estados Unidos nunca perdona a los gobiernos y países que le desafían con éxito, y señalan a Cuba como la prueba número uno: un embargo comercial de sesenta años. Pero el cinismo es perverso. Deberíamos aceptar la explicación de los países occidentales para retener el dinero de Afganistán al pie de la letra.

El propio Joe Biden evita abordar esta cuestión, pero el Departamento de Estado, Ned Price, dijo el mes pasado que estos fondos se encuentran entre las "zanahorias y palos" que Estados Unidos tiene para influir en la conducta de los talibanes.

Otro funcionario de la administración dijo que "la liberación de las reservas no es garantía de que los talibanes vayan a utilizarlas eficazmente para resolver los problemas", y el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, explicó que "no podemos... extender un cheque completamente en blanco a las autoridades talibanes, tenemos que asegurarnos de que ese país no vuelva a ser un refugio para el terrorismo y un narcoestado".

¿Quién se cree esta gente? Es el dinero de Afganistán, y algunos afganos ya se están muriendo de hambre. ¿Qué derecho tienen a retener el dinero hasta que Afganistán demuestre que no será "un refugio para el terrorismo"? ¿Cómo podrían los talibanes demostrar que no se convertirán en uno, y cuánto tiempo llevaría eso? ¿Hasta que el primer millón se muera de hambre? ¿El segundo millón?

Además, es probable que haya gente en el Departamento de Estado, y ciertamente en los servicios de inteligencia estadounidenses, que sospechan que los talibanes nunca han estado involucrados en ningún ataque contra la patria estadounidense.

Washington lleva veinte años afirmando que los talibanes conocían de antemano los planes de Osama bin Laden para los atentados del 11-S, pero nunca ha habido pruebas y no tiene sentido. Bin Laden no utilizó el territorio afgano para el ataque, y habría sido una profunda violación de la seguridad que los talibanes lo supieran de antemano.

Esta narrativa ha servido a los propósitos de Estados Unidos en el pasado y sigue sirviéndoles ahora, pero el propósito actual es simplemente castigar a los talibanes por haber ganado. Es una forma lamentable de comportarse, pero las grandes potencias a menudo se comportan como niños rencorosos cuando no hay un gran castigo por hacerlo.

"El dinero pertenece a la nación afgana. Sólo hay que darnos nuestro propio dinero", dijo la semana pasada el portavoz del Ministerio de Finanzas, Ahmad Wali Haqmal. "Congelar este dinero no es ético y va en contra de todas las leyes y valores internacionales".