El 5 de noviembre la Asamblea de la República rechazó dos propuestas de los partidos políticos BE y PAN que planteaban la posibilidad de que los caballos fueran registrados como animales de compañía, también conocidos como mascotas.

Los partidos BE y PAN argumentaron que los caballos pueden ser considerados como animales de compañía en casos específicos, pero que el registro nacional de equinos (caballos, mulas y burros) no permite considerarlos como tales, por lo que no están contemplados en la legislación específica para animales de compañía, que prevé, por ejemplo, sanciones en caso de maltrato, consagradas en el Código Penal.

"Estos animales son objeto de abusos que según la ley de maltrato a los animales [de compañía] serían sancionables y en estos casos no lo son", dijo la diputada del Bloque de Izquierda, María Manuel Rola, para quien "la limitación de la protección de los animales cuando son objeto de maltrato a los que ladran y maúllan no es adecuada para la ciencia ni para la preocupación social".

Los partidos PS, PSD, PCP y CDS-PP votaron en contra de los dos proyectos, que se debatieron junto a una petición firmada por más de 11.000 personas que reclaman la aprobación de una legislación que proteja a los equinos, con el argumento de que son objeto recurrente de abandono y maltrato.

El PS, a través de la diputada Palmira Maciel, consideró que si los caballos son "en ocasiones" utilizados como animales de compañía, "esto es reversible y debe compaginarse con otras funciones", por lo que "de momento, no es necesario incluirlos en el documento de identificación".

A la espera de Europa

La diputada socialista añadió que se está llevando a cabo un proceso con los organismos europeos con el fin de crear una legislación específica para los equinos, ya que la "necesidad de protección" de estos animales es una "cuestión transversal a la mayoría de los países de la Unión Europea".

En este contexto, Palmira Maciel afirmó que la legislación nacional no debe ser revisada "hasta que se conozcan las nuevas disposiciones europeas".

Los partidos PSD, PCP y CDS-PP también consideraron que la legislación vigente es "suficiente" para garantizar la protección y el bienestar de estos animales, mientras que deben existir medios para que se pongan en práctica de forma efectiva los recursos adecuados para la inspección y recepción de animales abandonados o maltratados.

La diputada del PAN Bebiana Cunha lamentó que la Asamblea de la República rechace sistemáticamente las propuestas relacionadas con el bienestar de los equinos y destacó los casos de animales "abandonados, hambrientos o muertos al lado de la carretera" que "siguen siendo una realidad" en Portugal, así como el "mercado ilegal" de sacrificio y venta de carne de equinos.

En cuanto a la base de datos de registro de equinos en vigor, consideró que no funciona y tiene lagunas, con cientos de animales en el país aún por identificar y registrar.