Pero ahora los drones son también armas políticas, y la cosa va a empeorar.

Hace dos semanas, tres cuadricópteros se adentraron en la fuertemente fortificada "Zona Verde" de Bagdad para atacar la casa del primer ministro iraquí, Mustafá al-Kadhimi, que ganó las elecciones nacionales del mes pasado y está trabajando para formar un nuevo gobierno de coalición (un regateo que suele durar meses en Irak).

Dos de los drones fueron derribados, pero el tercero lanzó explosivos que volaron la puerta principal de Kadhimi, hirieron al menos a cinco guardias y la muñeca del primer ministro. Si hubiera muerto, habría sido el primer político de alto nivel asesinado por un dron, pero ese honor tendrá que recaer en otro. Probablemente no habrá que esperar demasiado.

Los pequeños drones cuadricópteros fueron utilizados por primera vez por el 'Estado Islámico' durante el asedio a Mosul en 2017, y el escenario principal sigue siendo Irak. Un dron cargado con una munición de 2 kilos fue encontrado en una azotea en el centro de Bagdad en marzo, otro fue encontrado cerca después de que se estrellara en julio, y las fuerzas estadounidenses derribaron un cuadricóptero que llevaba explosivos sobre la embajada de Estados Unidos a finales de ese mes.

Los drones de largo alcance, que cuestan un millón de dólares, llevan más de una década matando gente a distancia, pero se trata de grandes aeronaves que producen grandes explosiones y suelen evitar las zonas urbanas densamente pobladas. El año pasado ganaron la guerra de Azerbaiyán contra Armenia, que fue su primer uso decisivo en una guerra "convencional". Pero ahora estamos viendo algo muy diferente.

"No me refiero a las grandes plataformas no tripuladas, que tienen el tamaño de un avión de combate convencional que podemos ver y tratar con los medios normales de defensa aérea", explicó el general Mackenzie. "Hablo de las que se pueden comprar en Costco ahora mismo por 1.000 dólares".

Si tienes gente que se le da bien fabricar artefactos explosivos improvisados (una habilidad bastante extendida hoy en día), cómprate un puñado de drones lo suficientemente grandes como para transportar dos o tres kilos cada uno y podrás entrar en el negocio de inmediato.

De lo contrario, tendrás que averiguar cómo fabricar "IEDs" por ti mismo por ensayo y error, y ten en cuenta que los errores suelen ser letales. Pero la edad de oro de los asesinatos políticos, adormecida durante un siglo, está probablemente de vuelta.

Se pueden derribar cuadricópteros, por supuesto, pero son objetivos pequeños y que se mueven rápidamente. Pueden ser lanzados en gran número, y pueden evitar ser detectados hasta el último momento manteniéndose bajos en medio del desorden urbano. Si son guiados activamente se puede interferir la señal, pero si siguen una trayectoria de vuelo preprogramada mediante GPS no hay señal que interferir.

También son imposibles de rastrear. Incluso si se encuentran los trozos después de que la cosa haya explotado, no habrá marcas en las piezas que permitan rastrearlas hasta la persona que las compró.

Lo que causó el reciente malestar en Irak fue que el partido de Khadhimi ganó el derecho a formar el nuevo gobierno en las elecciones de octubre, mientras que las milicias proiraníes perdieron dos tercios de sus escaños en el parlamento. Fueron unas elecciones sorprendentemente justas, pero las milicias automáticamente reclamaron una falta. (Incluso tomaron prestado el eslogan de Trump: "Stop the Steal").

El 5 de noviembre, los partidarios de las milicias que lanzaban piedras se manifestaron en la Zona Verde para protestar. La policía abrió fuego, decenas de personas resultaron heridas y al menos un manifestante, quizá dos, murieron. El ataque con drones a la casa de Kadhimi, "segura" dentro de la Zona Verde, se produjo sólo dos días después.

No hace falta mucho en forma de ofensa para motivar a la gente a hacer algo tan barato y seguro (para el atacante). Incluso si el ataque falla, las autoridades probablemente no podrán encontrar al autor. Sólo hay que esperar un mes más o menos, y volver a intentarlo desde una dirección diferente con velocidades y altitudes distintas.

Es inevitable que esta técnica se extienda rápidamente más allá de Irak, y que los políticos y otras figuras públicas destacadas sean vulnerables a ella en todos los países, incluso en los bien gobernados. Necesitarán más seguridad que antes, quizá mucha más, y ni siquiera eso garantizará su seguridad.

Y puede haber un paso más en este baile. Normalmente no es buena idea que un dron asesino esté en contacto directo por radio con la persona que lo lanza, pero si esa persona tiene acceso a un software de reconocimiento facial podría ser posible realizar ataques remotos en el exterior contra personas individuales con relativamente pocos "daños colaterales". ¿No hay nada seguro?

Por supuesto que no. En realidad, nunca lo ha sido. Los reyes necesitaban catadores de alimentos para evitar ser envenenados; los presidentes y primeros ministros sólo necesitan distintos tipos de protección.