¿Y qué hicieron los países ricos del mundo? Al igual que el borracho que busca las llaves perdidas de su coche bajo la luz de la calle - "¿Dónde se te han caído?" "Allí" "¿Entonces por qué las buscas aquí?" "Aquí hay más luz"-, prohibieron viajar desde los países del sur de África.

El 23 de noviembre, los científicos de Botsuana subieron 99 secuencias del genoma del Sars-CoV-2 al Instituto Wellcome Sanger del Reino Unido, que ha funcionado como centro de intercambio de información para más de un millón de secuencias de este tipo procedentes de docenas de países desde marzo de 2020. Observaron que tres de los genomas parecían diferentes de la variante Delta habitual.

Ese mismo día, otro equipo de Sudáfrica subió los genomas de siete muestras de Covid con las mismas mutaciones sospechosas en la proteína de la espiga que el virus utiliza para infectar las células humanas. En cuestión de horas, los científicos de todo el mundo pudieron estudiar esos genomas en la web, y en 72 horas la Organización Mundial de la Salud declaró que teníamos una quinta "variante preocupante" en nuestras manos.

A continuación, los países ricos del norte global cerraron de golpe sus puertas a los viajeros de Sudáfrica y otros nueve países de la misma región. Ni siquiera está claro que sea aquí donde surgió la variante, pero eso no importa.

El profesor Tulio de Oliveira, el científico con sede en Durban que lidera los esfuerzos por comprender la nueva variante, señaló que Sudáfrica ha sido "muy transparente con la información científica... El mundo debería apoyar a Sudáfrica y a África y no discriminarla o aislarla".

El domingo, el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, advertía de que la prohibición de viajar "no está informada por la ciencia, ni será efectiva para prevenir la propagación de esta variante". Lo único que hará la prohibición de viajar es dañar aún más las economías de los países afectados y socavar su capacidad de responder y recuperarse de la pandemia."

¿Por dónde empezar? Quizás con el hecho de que no hay ningún país llamado "África". Por ejemplo, en realidad no hay escasez de vacunas en Sudáfrica, un país semidesarrollado donde el principal problema es la reticencia a las vacunas. El acceso a Internet es alto y la desconfianza en la autoridad es aún mayor, por lo que sólo el 27% de los sudafricanos están totalmente vacunados.

Es lo que podríamos llamar el problema del "campesino digital", y lo comparten algunos países plenamente desarrollados como Rusia (solo el 43% de la población está doblemente vacunada) y Alemania (68%), así como los partidarios de Trump en Estados Unidos (aproximadamente el 50%).

Los cínicos podrían decir que este es un problema que se resuelve solo. Como dijo el ministro de Sanidad saliente de Alemania, Jens Spahn, "probablemente para el final de este invierno, casi todo el mundo en Alemania estará vacunado, recuperado o muerto", pero no se trata sólo de un problema local.

El riesgo de que surjan nuevas variantes sigue existiendo incluso en los países ricos donde el virus Covid sigue circulando ampliamente. En la mayoría de los países africanos, y también en los países asiáticos más pobres, el riesgo es muy alto y seguirá siéndolo, porque simplemente no pueden conseguir suficientes vacunas. Un año después de que las primeras vacunas estuvieran disponibles, sólo el 6% de los africanos están totalmente vacunados.

A finales de este mes (diciembre) se habrán producido en el mundo 12.000 millones de dosis de vacunas, lo que es más que suficiente para todos los seres humanos mayores de 18 años. Pero el racionamiento se hace principalmente por el precio, de modo que los niños en edad escolar se vacunan y los adultos reciben una tercera dosis en los países ricos, mientras que varios miles de millones de adultos aún no se han vacunado por primera vez en el sur del mundo.

En efecto, los ricos están manteniendo una reserva a largo plazo de nuevas variantes potencialmente devastadoras en los países más pobres para estar un poco más seguros a corto plazo. Todo el mundo sabe que ser rico tiende a hacer que la gente sea codiciosa y no se preocupe por el bienestar de los demás; es menos conocido que también los hace estúpidos.

Y mientras tanto, también están castigando las economías de los pobres imponiendo prohibiciones de viaje a toda una región de África bajo la sospecha de albergar el virus Omicron, a pesar de que todos sabemos que ya se ha confirmado en Europa y Asia, y que sin duda también está presente (aunque todavía no se ha detectado) en América.

Lo correcto, incluso a estas alturas, es centrar todas las energías del mundo en hacer llegar las vacunas a los países más pobres: "nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo". Omicron parece ser un gran problema, y podría haber otros aún mayores detrás.