¡Preparar, preparar, preparar! Es muy importante hacer esto primero. Selecciona tu pintura, pero ¿cuánto debes conseguir? Para calcularlo tienes que hacer algunas mediciones. Suma la anchura de todas las paredes y luego multiplica este número por la altura de la habitación, desde el suelo hasta el techo. El resultado son los metros cuadrados de la habitación. Como es probable que utilices una pintura diferente en las puertas y las ventanas, resta esas superficies del total de la habitación; sólo tienes que restar unos 2 metros cuadrados por cada puerta y unos 1,5 metros cuadrados por cada ventana de tamaño medio de la habitación. Así obtendrás una cifra cercana a la superficie real de la pared que vas a pintar.

Como regla general, un litro de pintura cubre entre 6 y 6,5 metros cuadrados de pared. Por lo tanto, para calcular cuántos litros de pintura necesitará, divida la superficie total que se puede pintar por 6,5.

Recuerda que los paneles de yeso absorben más pintura, lo que significa que tendrás que comprar un poco más de pintura, incluso si los has cubierto con una imprimación. ¿Pintas en un color claro u oscuro? Si el color es oscuro, es probable que necesites una imprimación tintada o que tengas que dar dos capas de pintura. No te olvides de los futuros retoques. Redondea siempre la cantidad de pintura necesaria, ya que podrás utilizarla en el futuro para retocar y eliminar manchas y zonas de desgaste.

Regla de oro

Una regla de oro para pintar es empezar desde arriba y trabajar hacia abajo, así que los techos primero. Si vas a pintar las paredes de forma diferente al techo, puedes pasar una línea de cinta adhesiva a lo largo de la pared hasta cerca del techo, lo que te dará una línea limpia entre los dos colores o tipos de pintura que hayas elegido.

Pero antes de coger una brocha o un rodillo, es posible que tengas que raspar ligeramente con una cuchilla la pintura vieja que se haya descascarillado y utilizar masilla en las grietas; como en Portugal siempre hay un ligero movimiento, las grietas finas son bastante comunes y fáciles, pero las grietas más grandes tendrán que rellenarse con cuidado y alisarse con papel de lija antes de empezar a pintar.

Un rodillo es fácil de usar y cubrirá un área grande rápidamente, pero comience los bordes primero con una brocha, "cortando" cerca de una línea de cinta adhesiva en el techo ahora, y las esquinas donde se unen dos paredes.

A continuación, cambie a un rodillo: para paredes planas, utilice un rodillo liso; para paredes con textura, uno con una cubierta de pelo áspero.

Humedece el rodillo antes de empezar con un trapo húmedo, ya que esto ayudará a que el rodillo absorba la pintura. Resiste la tentación de hundir el rodillo en la pintura. Basta con tocar la pintura con el rodillo en una bandeja de pintura y pasarlo un poco para que quede suficiente en el rodillo y no gotee. Empezando por el borde, empieza a rodar en forma de zigzag, pero no demasiado rápido o tendrás salpicaduras de pintura por todas partes, y gira el rodillo hacia los lados para acercarte al techo y al zócalo o al suelo. Si te quedas sin tiempo y no puedes terminar todo en una sola sesión, volver a tapar la pintura puede evitar que se forme una "piel", y un consejo práctico es envolver el rodillo en film de plástico, luego en una bolsa de plástico, y colocarlo en la nevera, y estará listo para el día siguiente.

Una vez que las paredes estén secas, puedes empezar a pintar el zócalo o los marcos de las ventanas. Una vez más, el uso de cinta adhesiva en las paredes recién pintadas merecerá la pena cuando consigas un borde limpio y nítido donde se unen las dos pinturas diferentes.

Por último, limpia. Sigue las instrucciones de la lata de pintura y asegúrate de eliminar toda la pintura antes de secar al aire las brochas y los rodillos. Ahora siéntate y disfruta del nuevo aspecto de tu habitación.