La empresa estadounidense de relojes, que tenía una moderna planta de montaje a 15 millas al sur de Lisboa, empleaba a unas 2.000 personas, en su mayoría mujeres y adolescentes.

El reloj Timex era una famosa marca de relojes de pulsera de bajo coste. Se fundó en 1854 con el nombre de Waterbury Clock Company. En 1901 sacaron su primer reloj de bolsillo, que se vendía por un dólar. Mark Twain compró dos. Hoy en día se puede conseguir un reloj TIMEX en Amazon en Europa por menos de 50 euros. Timex produce piezas para marcas de volumen en Asia, mientras que su división de lujo fabrica en Suiza. Entonces, ¿qué hacían en Portugal y qué salió mal?

La fábrica fue inaugurada por el entonces presidente Almirante Américo Tomás en marzo de 1970, inicialmente con 400 trabajadores. Timex se sintió atraída por el Portugal anterior a la revolución, ya que veía estabilidad política (es decir, una dictadura) y mano de obra barata. Como filial de Timex America, comenzaron a ensamblar relojes mecánicos, pero la evolución de los relojes digitales lo cambió todo. La producción de relojes digitales se trasladó principalmente a Extremo Oriente, donde la mano de obra era barata.

La revolución lo cambió todo

En mayo de 1974, tras la revolución, Timex anunció planes de despido de 668 trabajadores, la reducción de la semana laboral a tres días y el cierre de la fábrica durante dos semanas a partir de ese momento. Los trabajadores de Timex tomaron la fábrica en protesta por los bajos salarios y por lo que decían eran malas condiciones de trabajo y largas jornadas. Esto se conoce como "saneamento", los trabajadores de muchas industrias desalojaron a sus jefes y asumieron la dirección de la empresa. Los trabajadores de Timex siguieron fabricando y vendiendo relojes. Sus demandas de cuarenta horas semanales en lugar de las cuarenta y cinco que trabajaban fueron rechazadas por la dirección y los trabajadores siguieron ocupando la fábrica durante un mes.

La huelga y la toma de la fábrica causaron una considerable publicidad en su momento, sobre todo por el nombre de Timex y la gran cantidad de trabajadores. La empresa suspendió el transporte regular en autobús a la fábrica. Los trabajadores -en su mayoría mujeres y adolescentes- acudieron en autobuses y coches prestados por el Astillero de Lisboa y otras empresas, o hicieron autostop.

El general Antonio de Spínola, que asumió la presidencia de Portugal tras el golpe militar, fue una de las personas que participó en la resolución de estas huelgas que se desarrollaban en todo Portugal. Se informó de que también se recurrió a la "pulseada" militar para poner fin a un paro de un mes en la planta de Timex.

"No fui yo ni Microsoft quienes creamos el cambio cultural que permitió que el ordenador se fuera a casa. Fueron Sinclair y Timex". Bill Gates

Lo que se hizo evidente es que se necesitaba un nuevo producto ahora que los relojes mecánicos tenían poca o ninguna demanda. Aquí es donde Clive Sinclair y el ordenador Spectrum ZX entran en escena. El ordenador Spectrum fue un éxito de ventas. Los microordenadores eran una novedad y todo el mundo quería uno.

Sinclair tenía una gran fábrica en Dundee, pero la demanda superaba a la oferta y había una lista de espera de varios meses, por lo que Sinclair buscó en Portugal la fábrica de Timex. La mano de obra seguía siendo relativamente barata y la fábrica de Timex contaba con excelentes instalaciones y una mano de obra altamente cualificada. Era una opción natural.

¿Qué fue lo que falló?

Sinclair Escocia había atado el suministro a Europa, (excepto Polonia), pero América quería estas nuevas máquinas caseras milagrosas. Portugal era la respuesta. Como ocurre con muchos de los nuevos "inventos", el microordenador u "ordenador doméstico" llegó con más de un problema. La máquina se haría famosa por los juegos que entretuvieron a toda una generación de pioneros. El primer problema era que sólo tenía 48k de RAM. Más tarde se aumentó a 72k. El problema número dos era que la única forma de cargar el software era mediante una cinta de casete, muy lenta y poco fiable. Los ingenieros portugueses se propusieron resolver muchos de estos problemas y empezaron a desarrollar su propio disquete de 3". Estas máquinas no eran capaces de realizar ninguna aplicación empresarial, los juegos eran su límite.

ElT/S 1000 se presentó en julio de 1982, y Timex Sinclair lo promocionó como el primer ordenador doméstico que costaba menos de 100 dólares en el mercado estadounidense. A pesar de los defectos de las primeras versiones, a finales de año se habían vendido 550.000 unidades. La fábrica portuguesa producía más de 5.000 unidades al día.

Entonces aparecieron en el mercado empresas como IBM, Atari y Commodore. Supieron ver una buena idea y tenían los recursos y el poder de marketing para llevarla a la siguiente fase. El ingenioso "invento" de Sinclair se vio pronto eclipsado por los nuevos actores que supieron ver el futuro de los ordenadores para el mercado de masas. Es interesante señalar que Clive Sinclair fue un gran inventor, también inventó la primera calculadora de bolsillo e incluso el "coche de tres ruedas" eléctrico, el Sinclair C5. Sus ordenadores ZX Spectrum llevaron la informática personal asequible a las masas y se vendieron por millones en todo el mundo hasta que los grandes fabricantes se dieron cuenta del potencial del microordenador. Ninguno de sus inventos duró mucho, otros los copiaron y mejoraron.

La conexión con Maggie Thatcher

Lo que sigue es un rumor que se ha mantenido "en secreto", no se puede confirmar definitivamente. Se rumorea que en 1991 Margaret Thatcher vino a Portugal para reunirse con el entonces Primer Ministro Cavaco Silva. Personas cercanas a la operación de Timex Portugal afirman que Maggie convenció a Cavaco Silva para que transfiriera toda la tecnología y experiencia que Timex Portugal había desarrollado a la fábrica de Sinclair en Escocia. Así se salvaron los puestos de trabajo en Dundee, pero se perdieron empleos en Portugal, aunque según algunos informes algunos trabajadores de la fábrica portuguesa volvieron a fabricar relojes durante algún tiempo.

Las existencias restantes del ZX Spectrum se enviaron a Argentina. ¿Cómo lo consiguió Maggie? Tal vez "metió en la bolsa" a Cavaco Silva para que perdiera muchos puestos de trabajo y la experiencia de Portugal. La ganancia de Escocia fue la pérdida de Portugal.

Para saber más sobre el desarrollo del ordenador doméstico Sinclair en Portugal, vea el siguiente vídeo:

La historia no contada de los clones oficiales del ZX Spectrum por TIMEX Computers