Por curiosidad, volvimos a mirar fotos anteriores de Putin, y nos pareció ver el mismo fenómeno. Evidentemente, ha sido culturista durante gran parte de su vida, y muchos, quizá la mayoría de los culturistas, toman esteroides en algún momento. Y algunos consumidores de esteroides a largo plazo, incluido el padre de Tina (aunque no era culturista), se enganchan.

Para ser sinceros, Charl se convirtió en un adicto a los esteroides, de lo que nos dimos cuenta por primera vez después de que se perdiera su maleta cuando le llevamos de viaje a Rusia, precisamente. Fue el clásico pánico del drogadicto: no podía pensar en otra cosa hasta que volviera a tener sus esteroides. Me merecía una medalla por haberle encontrado esteroides sin receta en Moscú en un día, pero nunca me la dieron.

Ojalá hubiera prestado más atención al comentario de Tina sobre Putin, pero en lugar de eso seguí prediciendo que Putin no invadiría Ucrania hasta pocos días antes de hacerlo, basándome en que ningún líder racional, por despiadado que sea, haría eso. Puede que se tire un farol para hacerlo, pero hacerlo de verdad no tiene más que desventajas para Putin, y no es estúpido.

Incluso escribí: "El problema para el público objetivo, los espectadores, y a veces los propios asociados del líder, es que no pueden distinguir entre un acto de "locura" y las acciones de un verdadero loco, a menos que el gobernante haga realmente algo irrevocable y claramente loco. Con Vladimir Putin aún no hemos llegado a ese punto", y realmente no creía que estuviera loco.

Así que invadió. Tres días después escuché a Lord David Owen, ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores del Reino Unido, pero también un experimentado médico formado en neurología y psicología, decir a Radio Londres que había detectado la misma hinchazón que Tina en la cara de Putin, y que había llegado a la misma conclusión. Pero luego fue un poco más allá.

"Miren su cara, vean cómo ha cambiado", dijo Owen, "ahora tiene una cara ovalada. La gente decía 'Oh, es cirugía plástica o Botox', pero yo no lo creo en absoluto. O bien toma esteroides anabólicos como culturista -y está muy orgulloso de sus músculos y tiras hasta la cintura y todo eso- o bien toma corticosteroides".

"Si tomas estos fármacos, te ponen esta cara. Reducen tu inmunidad y te hacen más vulnerable al Covid. Este hombre ha estado en completo aislamiento, bastante extraordinario, no ve a nadie, se mantiene a kilómetros de distancia, tremendas presiones. Lo que indica que está tomando un esteroide y probablemente, tal vez, una combinación de ambos".

Como diagnóstico televisivo, es bastante convincente. Y explicaría muchas cosas: no sólo las mesas de 15 metros con él en un extremo y sus generales en el otro, sino también la invasión de Ucrania. Los esteroides anabólicos se asocian a un aumento de la irritabilidad y la agresividad; los corticosteroides se relacionan a veces con la manía y la psicosis.

Yo no haría política únicamente en base a este diagnóstico, pero tiene que entrar en la mezcla cuando se piensa en cómo tratar a Putin. Un hombre que destruyó Grozny y ayudó a arrasar el este de Alepo también podría borrar Kiev y sus habitantes estando bastante cuerdo, pero la cordura de un hombre que insinúa usar armas nucleares si alguien intenta frustrarlo es cuestionable.

Los sospechosos habituales de los medios de comunicación se han desbocado con esta historia, y algunos explican que se podría utilizar una bomba nuclear "táctica" en una ciudad ucraniana "para animar a los demás" a rendirse. Otros publican mapas que ilustran un arma nuclear rusa detonada sobre el medio del Mar del Norte como advertencia a la OTAN para que no ayude a Ucrania.

En realidad no hay mucho que nadie en Ucrania o sus amigos extranjeros pueda hacer al respecto. Nadie va a sugerir que se rindan por si acaso Putin lo dice en serio (y no ha amenazado explícitamente con usar armas nucleares, sólo ha hecho referencias a ellas que implican que el tema está en su mente).

Un precedente que puede estar siendo considerado en Washington es el tipo de declaración que el presidente John F. Kennedy hizo durante la crisis cubana de 1962, simplemente cambiando los nombres para decir que "cualquier misil nuclear lanzado desde Rusia contra cualquier nación de Europa será considerado como un ataque de Rusia contra Estados Unidos, requiriendo una respuesta completa de represalia por parte de Rusia".

Puede que eso no disuada a Putin, pero sin duda aterrorizaría a los generales que le rodean. Por otro lado, también aterraría a los generales que rodean a Joe Biden. No lo hagas por ahora.