No está claro si alguna vez hubo una revolución sexual exitosa en el país, pero la contrarrevolución definitivamente lo está haciendo bien. La palabra con "F" (feminismo) está siendo muy utilizada por los dos principales partidos, y no en el buen sentido.

El conservador Partido del Poder Popular (PPP), como era de esperar, deplora el activismo de las jóvenes feministas. El candidato a la presidencia, Yoon Suk-yeol, afirma que "la discriminación de género ya no existe" y culpa al feminismo de la bajísima tasa de natalidad de Corea del Sur: "Algunos dicen que el feminismo se ha politizado para dificultar las relaciones emocionales entre hombres y mujeres".

Lo sorprendente es que el candidato del Partido Demócrata liberal, Lee Jae-myung, está más o menos de acuerdo. Se muestra un poco avergonzado por ello, pero ha expresado su "desagrado" por el feminismo y recientemente compartió un post en Internet en el que decía que había que poner fin a la "locura" del feminismo.

Esto está muy lejos de la política del presidente saliente, Moon Jae-in, que también es miembro del Partido Demócrata. Cuando Moon asumió el cargo hace cinco años, se autoproclamó el primer "presidente feminista" del país, subió el salario mínimo, redujo la semana laboral máxima de 68 a 52 horas, e hizo todas las cosas que cabría esperar de un antiguo abogado de derechos humanos.

Lee no es necesariamente más conservador que Moon (promete un salario mínimo universal), pero en la cuestión de género ha tenido que retroceder. La mayor parte de la política coreana no ha cambiado -el sureste y los mayores votan conservador, el suroeste y los más jóvenes votan liberal, etc.-, pero en esta cuestión se ha producido una avalancha antifeminista.

En las elecciones parciales celebradas el pasado mes de abril para elegir a los alcaldes de las mayores ciudades de Corea del Sur, un asombroso 72,5% de los jóvenes de 20 años de Seúl votaron al PPP. La segunda ciudad, Busan, no se quedó atrás, e incluso entre los hombres de 30 años los conservadores superaron con creces su puntuación habitual. Hay una enorme reacción masculina, y ni siquiera los demócratas pueden ignorarla.

Su cálculo es tan simple como feo. Las mujeres jóvenes que normalmente votan a los demócratas no tienen otro sitio al que ir políticamente: no hay ningún otro partido de tendencia liberal con posibilidades de ganar elecciones. Así que pueden dar por sentado el voto femenino y tratar de recuperar a los hombres jóvenes con silbidos antifeministas cuidadosamente modulados.

¿Pero qué ha pasado con los jóvenes? Corea del Sur sigue siendo una sociedad fuertemente patriarcal, pero los jóvenes de ambos sexos estaban mucho más abiertos a cambiar todo eso que las generaciones mayores -las mujeres jóvenes más que los hombres jóvenes, por razones obvias, pero ciertamente no había la enorme brecha entre los sexos que se ha abierto hoy.

Quizás parte de la razón fue la primera mujer presidenta del país, Park Geun-hye, que fue destituida en 2017, declarada culpable de cargos de corrupción y condenada a 25 años de prisión. Eso no fue misoginia -realmente deshonró su cargo-, pero puede haber influido en la opinión de algunos jóvenes sobre las mujeres con poder. (Fue indultada el pasado diciembre).

También hay una escasez general de puestos de trabajo adecuados para la generación que sale ahora de las universidades y colegios, el 70% de la cual tiene una cualificación post-secundaria. Las actividades del Ministerio de Igualdad de Género dieron a los jóvenes que no consiguieron buenos empleos una razón para culpar al feminismo.

Apoyó iniciativas como los préstamos para la creación de empresas para las mujeres empresarias, los incentivos a las empresas para que promovieran el equilibrio de género en sus consejos de administración y la promesa de asignar el 30% de los puestos del gabinete a las mujeres. Todo eso era necesario desde hace tiempo, en realidad, pero alimentó el fuego de la misoginia.

Y sobre todo, el propio movimiento feminista dio un giro equivocado hacia 2015. Los sitios feministas radicales en línea adoptaron una estrategia llamada "mirroring", en la que tomaron el peor tipo de abuso despectivo contra las mujeres y lo reformularon como abuso contra los hombres, por ejemplo, "hannam-choong" (plaga masculina) para un hombre y "gisaengchoong" (parásito) para un feto masculino.

Probablemente nunca hubo más de un par de cientos de mujeres involucradas en la campaña de "espejismo", y el principal sitio web feminista radical, "Megalia", se cerró después de sólo dos años. El eslogan de los "cuatro no" sobrevive (no salir con nadie, no tener sexo, no casarse, no criar a los hijos) como una opción de estilo de vida, pero tiene un atractivo limitado (4.000 adherentes autoproclamados).

Sin embargo, lo que hizo la campaña radical fue dar a los misóginos, y al patriarcado en general, suficiente munición para emprender una despiadada y ampliamente exitosa campaña antifeminista, incluso antifemenina, en los medios de comunicación. Por eso el 75% de los jóvenes urbanos votan al PPP, y por eso muchas feministas coreanas se llaman ahora "igualistas".

Esto también pasará al final, pero fue un grave error táctico.