Con la subida del precio de la gasolina, los consumidores son cada vez más conscientes de la eficiencia en la conducción y de su importancia. De hecho, hay técnicas que parecen pequeños detalles, pero no lo son. Por ejemplo, "un calzado plano y cómodo aumenta la sensibilidad al acelerar, lo que evita una velocidad innecesaria", señala DECO

Además, "aumentar la distancia con el siguiente coche evita los frenazos bruscos y da tiempo a reducir la velocidad con sólo levantar el pie del acelerador. Si necesitas frenar mucho, significa que gastas mucha energía en la aceleración. Como solución, mantén las revoluciones más bajas utilizando la marcha más alta posible del motor", dicen. Además, la aceleración intensa desgasta los neumáticos, el embrague y el motor. Por eso, respetar los límites de velocidad y mantenerla -por ejemplo, utilizando el control de crucero en carretera- ayuda mucho a ahorrar.

Mucha gente conduce en punto muerto, lo cual es un error. Con la marcha en punto muerto, el motor sigue consumiendo. Lo correcto es mantener el coche en marcha y utilizar el motor como freno. Cuando se quita el pie del acelerador, no se consume combustible.

Además, es importante conducir en la marcha más alta posible: "A 40km/h ya se puede poner la cuarta marcha y utilizar la sexta a 60km/h. Sin embargo, a partir de 80km/h, incluso utilizando la sexta, se presionará el acelerador, lo que significa que se inyecta más combustible en el motor, aumentando el consumo", señalan desde DECO.

Estos sencillos consejos, como utilizar una marcha superior y evitar las aceleraciones y frenadas bruscas, pueden ayudar a conducir de forma eficiente. De hecho, el ahorro puede representar un 20%, unos 380 euros si se recorren 30.000 kilómetros al año.

Si quieres saber más, consulta la página web de DECO o sigue sus plataformas en las redes sociales.