La flexibilidad, el menor tiempo de desplazamiento y el ahorro de dinero son algunas de las principales ventajas de trabajar desde casa. Sin embargo, el trabajo a distancia no es para todo el mundo y puede afectar a nuestra salud mental, según Jeremy Moore, que lleva más de 20 años como coach en Zoomcow.

Intrusión e inseguridad

El hogar debe sentirse como tal. Es un lugar donde deberíamos relajarnos después de un largo día de trabajo y donde podemos estar con nuestra familia y amigos: un refugio. Sin embargo, cuando se trabaja desde casa, todo se desordena. "Los que dicen que trabajar desde casa es cien por cien estupendo están negando los efectos de trabajar en una oficina".

Incluso en el trabajo a distancia seguimos necesitando algunos límites, de lo contrario puede llegar a ser perjudicial. "Trabajar desde casa puede ser intrusivo porque, como la gente sabe que estás en casa, puede querer hacerte una llamada rápida a las 19:00 o a las 8:00 horas. Esto no es saludable. La vida debe ser más flexible que antes, está bien, pero hay que tener cuidado porque puede convertirse en algo intrusivo si no se respetan los límites", dijo.

En este sentido, es interesante que Portugal, tras dos años de pandemia, haya actualizado recientemente el código laboral para dar a los empleados el derecho a descansar.

Según Jeremy, la gente necesita estar tranquila todo el tiempo y éste es el segundo problema cuando alguien trabaja desde casa: "Si no me hablas y yo no te hablo y no estamos en la misma oficina. No sé si no estás hablando a mis espaldas. Sólo tienes tu pantalla para mirar, pero si no ves un correo electrónico en 30 minutos o en una hora, piensas que no estás incluido porque no tienes ese tipo de conexión que los humanos necesitan a diario", dijo.

El mito del amor propio

¿Cuántas veces has escuchado que el ser humano necesita aprender a ser feliz solo? Pues bien, según Jeremy, eso es un mito: "Uno de los mayores mitos es que hay que aprender a quererse a uno mismo, hay que aprender a estar solo. Es una absoluta tontería. ¿Cuáles son las pruebas de que los seres humanos realmente quieren estar solos? No hay ninguna prueba de esta afirmación. Los humanos formaron naturalmente tribus, las tribus se convirtieron en pueblos, los pueblos se convirtieron en ciudades".

Además, estar solo no es algo natural para el ser humano. Según él, obligarse a estar solo en casa todo el día durante semanas o incluso meses sólo conectado por el ordenador no es natural, al menos para la mayoría de los seres humanos. "Un porcentaje muy pequeño lo disfruta, pero no es bueno para la mayoría de nosotros", añadió.

Aprovechemos lo mejor de ambos

A pesar de este punto de vista experto, los tiempos han cambiado, hay que admitirlo, la vida no será como antes y Jeremy también lo sabe. Por ello, dijo que ambos enfoques tienen beneficios si se conectan, por lo que el futuro podría ser una combinación de estos dos enfoques de trabajo.

"El trabajo a distancia es algo muy práctico y eficiente. Los beneficios son una flexibilidad increíble, podemos hacer una videollamada, podemos hacer las cosas muy rápidamente, no pierdes tiempo haciendo cola, pero no es una solución a largo plazo. Por lo tanto, tiene beneficios a corto plazo, pero a largo plazo los seres humanos necesitan interacción. Además, al mezclarse con otros, se tienen mejores ideas", dijo.

En definitiva, "creo que el futuro a largo plazo será una combinación de ambos, pero las oficinas nunca desaparecerán. Por ejemplo, se puede trabajar desde casa sólo dos días a la semana o se puede trabajar desde casa quizá a primera hora de la mañana para evitar el tráfico", sugirió.