El próximo domingo hay elecciones en Hungría, y parece que Orbán podría ganarlas. Hace un mes iba a la zaga de la oposición, pero entonces Rusia invadió Ucrania.

Hungría es uno de los nuevos modelos de dictaduras "blandas" que parecen democracias para el transeúnte medio. Al fin y al cabo, no hay policía secreta, se puede criticar al gobierno públicamente y se cuentan todos los votos en las elecciones. A veces también encuentran algunos votos de más, pero Orbán realmente ha ganado tres elecciones más o menos justas seguidas.

Sin embargo, en realidad es un dictador ("El Viktator", le llaman algunos) a pesar de las elecciones libres. No es necesario amañarlas de antemano, porque Orbán controla casi todos los medios de comunicación de los que se informan los votantes. Y ni siquiera necesita ganar la mayoría de los votos, porque las circunscripciones electorales están manipuladas a su favor.

Eliminó los medios de comunicación "liberales" haciéndolos poco rentables (sin publicidad gubernamental, con costosas demandas judiciales, etc.), y luego consiguió que amigos ricos los compraran a precios de ganga y cantaran sus alabanzas en ellos. Más del 90% de los medios de comunicación húngaros son pro-Orbán, aunque no hay censura formal.

Se salió con la suya ampliando el tribunal constitucional y llenándolo de incondicionales de su partido "Fidesz". También se hizo con el control de los tribunales inferiores obligando a todos los jueces mayores de 62 años a jubilarse y nombrando en su lugar a miembros del Fidesz. Y a veces crea partidos políticos falsos en años electorales para atraer parte del voto anti-Orbán.

El mayor éxito de Orbán fue ampliar la ciudadanía a más de un millón de húngaros étnicos que viven como minorías en los países vecinos, y también darles acceso a generosas prestaciones sociales húngaras. Puede que nunca hayan estado en Hungría, pero constituyen una décima parte del electorado, se llevan el dinero - y el 95% de ellos vota a Fidesz.

En los medios de comunicación hay un torrente incesante de propaganda de odio contra las minorías (judíos, gitanos y homosexuales) y especialmente contra los inmigrantes. Durante una docena de años se ha dicho al país que Fidesz es su única defensa contra una Hungría islamizada en la que los verdaderos húngaros serían una minoría oprimida, aunque ningún musulmán en su sano juicio elegiría voluntariamente vivir allí.

Un número deprimente de húngaros, en su mayoría de edad avanzada, con escasa formación o del medio rural, se creyó todo el paquete, pero las victorias de Orbán también dependían del hecho de que los partidos de la oposición estaban crónicamente en guerra entre sí. Esta vez tenía serios problemas, porque los seis habían conseguido unirse y apoyar al mismo candidato.

No pudieron ponerse de acuerdo en mucho más, así que el aspirante que eligieron fue un político de centro-derecha bastante incoloro llamado Péter Márki-Zay. Sin embargo, la gente estaba harta del amiguismo y las mentiras, y hace un mes el Fidesz y la alianza de la oposición iban a la par. Y entonces Rusia invadió Ucrania.

Esto debería haber sido un desastre para Orbán, que rivaliza con Donald Trump en su adulación a Putin. Incluso tuvo que dar marcha atrás y dejar entrar en el país a 450.000 refugiados ucranianos. Es sólo una quinta parte de los que ha acogido Polonia, pero es treinta veces más de los que ha aceptado el Reino Unido, por lo que está a salvo en medio del pelotón europeo.

También se apresuró a cambiar la narrativa de su política exterior. En lugar de frenar a las hordas musulmanas, ahora mantenía a Hungría fuera de la guerra en Ucrania: "La oposición ha perdido la cabeza", dijo en un mitin el 15 de marzo.

"Quieren entrar en una guerra cruel, sangrienta y prolongada y quieren enviar tropas y armas húngaras a la primera línea. No podemos permitir que esto ocurra. Ni un solo húngaro puede quedar atrapado entre el yunque ucraniano y el martillo ruso".

Todo esto es una tontería, por supuesto. La coalición de la oposición nunca dijo tal cosa, y Hungría es miembro de la alianza de la OTAN, que declara constantemente que bajo ninguna circunstancia se involucrará directamente en la guerra de Ucrania. Hungría no podría enviar tropas a Ucrania aunque quisiera.

Pero funcionó. A mediados de marzo, Fidesz aventajaba a la alianza de la oposición con un claro 8%, aunque las encuestas más recientes han mostrado que la ventaja de Orbán se está reduciendo. Para un pueblo con reputación de ser inteligente, incluso astuto - "los únicos que pueden entrar por una puerta giratoria detrás de ti y salir por delante"- los húngaros son vergonzosamente ingenuos.

¿Podría ser ésta una pista de por qué algunos países se dejan seducir por estos manipuladores aspirantes a autócratas y otros no? ¿Son los estadounidenses más ingenuos que los canadienses? ¿Son los rusos más fáciles de engañar que los ucranianos? Es para reflexionar, pero ya he dicho bastante.