Luego, el ciclón Idai, a finales de marzo, que prácticamente destruye la ciudad de Beira en Mozambique, matando a más de 750 personas. Tres semanas más tarde, la depresión subtropical Issa golpea la costa este de Sudáfrica, matando a 450 personas en la zona de Durban. Literalmente, millones de personas se quedaron sin hogar en Tanzania, Mozambique y Sudáfrica en tres meses.

Y la cuestión es que hace sólo cinco años sólo había una o dos de estas tormentas al año en la región. Hace quince años, la media no era ni siquiera de una al año. "Nos está diciendo que el cambio climático va en serio, está aquí", dijo el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa. Bien visto, señor. Aunque un poco tarde.

Ciclones en el Océano Índico, tifones en el Pacífico occidental, huracanes en el Caribe... es todo la misma bestia, sólo que con nombres diferentes. Lo mismo ocurre con las "tormentas tropicales" y las "depresiones subtropicales"; la misma bestia, pero con una velocidad de viento menor. Sin embargo, es suficiente para arrancar el techo de tu choza, y tal vez ahogarte si vives en la ladera de un barranco.

Lo sorprendente es la sorpresa que se llevan todos cuando llega el futuro que los científicos y los activistas llevan años prediciendo. ¿No han recibido el memorándum?

No es ciencia espacial. Cuando la temperatura global aumenta, se calienta la superficie del océano. Cuando la superficie del mar está por encima de los 26,5 grados Celsius (80°F), tiene suficiente energía para alimentar huracanes/ciclones/tifones. El océano Índico occidental está ahora por encima de esa temperatura a finales del verano y principios del otoño (enero-abril), así que, por supuesto, está generando ciclones.

Los políticos del sur de África no son especialmente negligentes en este sentido. Toda la profesión política es congénitamente incapaz de centrarse en el largo plazo durante más de veinte minutos seguidos, porque las presiones para solucionar los problemas a corto plazo son abrumadoras. No es un fallo del proceso político; es una característica.

No tiene sentido hablar con los políticos japoneses o jamaicanos sobre esto, porque están acostumbrados a que de vez en cuando les afecten estas devastadoras tormentas tropicales. Saben -o creen saber- que no hay nada que hacer al respecto, salvo construir mejores defensas marítimas y refugios más fuertes. Pero pueden estar equivocados.

La gente dice que no se puede hacer nada contra el clima, pero puede ser posible debilitar o incluso detener estas tormentas. Y tal vez el sur de África sea el lugar adecuado para intentarlo, porque aún no se han acostumbrado a una procesión constante de violentas tormentas tropicales. Incluso podrían estar abiertos a la idea de no tener que acostumbrarse.

El año pasado entrevisté a un profesor de ingeniería jubilado llamado Stephen Salter, que empezó a trabajar en un proyecto para enfriar el clima hace varias décadas en colaboración con el profesor John Latham, un renombrado científico del clima. Latham murió el año pasado, pero el proyecto está listo para empezar a construir prototipos, y realmente podría funcionar.

La idea es construir una flota de naves no tripuladas, impulsadas por el viento y guiadas por satélite, que se sitúen bajo las nubes bajas y finas muy comunes en los océanos tropicales - "nubes estratocúmulos marinas"- y rocíen una fina niebla de agua que las espese para que reflejen más luz solar.

Si reflejan más luz solar, se enfría todo el planeta, pero sobre todo la superficie del océano bajo esas nubes. Ya hay un pequeño equipo de la Southern Cross University de Queensland que está experimentando con esta tecnología como medio para enfriar las aguas del noreste de Australia y salvar los corales de la Gran Barrera de Coral.

Las grandes tormentas tropicales "con nombre" suelen formarse en zonas bien delimitadas de los océanos Atlántico, Índico y Pacífico que no son inmanejables para las flotas móviles de buques de fumigación. Basta con que la temperatura de la superficie del mar baje un grado o menos para que la mayoría de las tormentas que se forman no lleguen a ser lo suficientemente grandes como para ganarse un nombre.

Merece la pena intentarlo, y tal vez el sur de África sea lo suficientemente nuevo en este tipo de clima como para creer que podría detenerse. Sudáfrica tendría que tomar la iniciativa, porque es allí donde se encuentra la mayor parte del dinero y los conocimientos científicos y de ingeniería, pero es un asunto que importa a toda la costa oriental del continente.

De hecho, es una tecnología que importa a todo el mundo. Es casi seguro que necesitaremos tecnologías para mantener baja la temperatura global mientras trabajamos para eliminar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, y ésta sería una forma de geoingeniería relativamente suave, controlable y asequible.

Además, sería un proyecto de importancia científica y política mundial liderado por africanos, algo que debería haberse hecho hace tiempo.